keyboard_arrow_uptop
2023 SABR Analytics Conference Research Awards: Voting Open Now!
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Las pelotas de béisbol están siendo lanzadas con más velocidad que nunca antes. Esta es una tendencia que no ha pasado desapercibida. En apenas 12 años que llevamos en la era del PITCHf/x, la velocidad promedio de la bola rápida de cuatro costuras ha aumentado su velocidad casi dos millas por hora (3.1 kph) y el sinker promedio ha incrementado una milla y media (2.2 kph). Esto podría sonar como un pequeño incremento, pero cuando el común denominador se compone de decenas de miles de lanzamientos por temporada, se necesita mucha gasolina para mover la aguja del velocímetro.

Lanzar más fuerte no es algo que se hace porque si. Más torque en los hombros y codos probablemente no sea algo bueno para la longevidad de un lanzador. Como mínimo, esto los pone en un mayor riesgo de lesiones si toda esa fuerza extra no se maneja adecuadamente. Pero los beneficios de esa velocidad extra pueden hacer la vida de un lanzador mucho más fácil. Un ponche es el mejor resultado que un lanzador puede producir. Esos están incrementándose y lo han estado haciendo durante varios años. La estrategia es parte de la explicación aquí, pero la velocidad también lo es.

El problema para los bateadores enfrentándose a mayor velocidad es multifacético. Un lanzamiento de 97 mph (155 kph) llegará al plato antes que un lanzamiento de 91, reduciendo el tiempo de reacción de un bateador y, tal vez, forzando más abanicadas al azar. Esa velocidad, de 97 mph, inevitablemente forzará al bateador a estar listo para batear un poquito antes y podría hacerlo más vulnerable a los lanzamientos lentos. Con la velocidad extra, las probabilidades parecen favorecer al lanzador más y más. Pero eso es lo interesante: algunos bateadores saben manejar bien la velocidad y realmente parecen preferirla.

Una cosa es hacer contacto con lanzamientos que viajan a 95 millas por hora o más rápido, y otra cosa es hacer daño en esos lanzamientos. Ser un buen bateador de bolas rápidas ciertamente ayuda, dado que la gran mayoría de los lanzamientos en esa banda de velocidad son rectas rápidas.

Desde 2017 hasta la fecha, varios bateadores han conectado bien contra la velocidad (mín. 300 bolas en juego):

Slugging contra lanzamientos 95+ de LD
Nombre Batea SLG en contacto Nombre Batea SLG en contacto
J.D. Martinez R 1.400 Logan Morrison L 1.109
Aaron Judge R 1.122 José Ramírez L 0.926
Matt Kemp R 1.054 Yonder Alonso L 0.889
Paul Goldschmidt R 0.974 Jake Lamb L 0.860
Khris Davis R 0.940 Eric Thames L 0.848
Slugging contra lanzamientos 95+ de LD   
Nombre Batea SLG en contacto
Nombre Batea SLG en contacto
Brandon Crawford L 1.750 Zack Cozart R 1.556
Scott Schebler L 1.286 Justin Upton R 1.429
Jay Bruce L 1.167 Brian Dozier R 1.364
Corey Seager L 1.065 Tim Beckham R 1.333
Cody Bellinger L 1.050 Josh Donaldson R 1.222

Seguramente hay muchos nombres familiares aquí. Muchos de estos bateadores son de élite, pero hay algunos nombres que también pueden sorprender. Logan Morrison acaba de firmar un acuerdo de ligas menores con los Yankees y ha demostrado que puede manejar la velocidad cuando se beneficia de la división de pelotón. Brandon Crawford lidera una lista de zurdos a los que no les importa batear contra lanzadores  zurdos. El comienzo de temporada candente de Tim Beckham podría tener algún sentido si puede seguir produciendo al enfrentar a este tipo de lanzamientos.

Pero el porcentaje de slugging al contacto puede enmascarar otros problemas, tales como hacer contacto con lanzamientos de 95 mph en primer lugar. Usando los mismos parámetros, estos son los jugadores que se elevan y se hunden desde una perspectiva de contacto contra lanzamientos rápidos:

Líderes y anti-líderes en contacto vs. lanzamientos de 95+mph
Líderes vs. LD   
Nombre  Porcentaje de contacto globa Porcentaje de contacto vs. 95+
Danny Valencia 68.5% 83.8%
Maikel Franco 77.0% 89.6%
Jay Bruce 74.0% 85.7%
Nicholas Castellanos 71.8% 83.2%
Mark Trumbo 69.4% 79.7%
Anti-líderes vs. LD
Nombre  Porcentaje de contacto globa Porcentaje de contacto vs. 95+
Avisaíl García 70.9% 67.1%
Josh Harrison 77.7% 71.7%
Corey Dickerson 72.8% 65.2%
Logan Morrison 70.8% 62.7%
Scott Schebler 69.0% 59.0%
Líderes vs. LZ
Nombre  Porcentaje de contacto globa Porcentaje de contacto vs. 95+
Nelson Cruz 69.8% 89.7%
Brian Dozier 75.2% 95.0%
Gregory Polanco 72.6% 90.9%
Mike Moustakas 78.5% 95.8%
Brandon Drury 76.2% 93.3%
Anti-líderes vs. LZ
Nombre  Porcentaje de contacto globa Porcentaje de contacto vs. 95+
J.D. Martinez 67.8% 54.0%
Gary Sánchez 75.5% 57.1%
Orlando Arcia 74.4% 54.2%
Eddie Rosario 73.1% 51.4%
Corey Dickerson 69.9% 46.2%

Los líderes aquí son quizás buenos cazadores de bolas rápidas. No les molesta la velocidad y, de hecho, están listos para cuando llegue. Nuestros anti-líderes, por otro lado, revelan algo insinuado anteriormente. Tipos como Morrison y Scott Schebler han hecho daño con lanzamientos de alta velocidad, pero sólo cuando han hecho contacto. Contra los zurdos, las muestras son ciertamente pequeñas dado cuan pocos zurdos quienes lanzan fuertemente hay en el juego. Pero a algunos todavía les puede sorprender que a un toletero diestro como J.D. Martinez no le haya ido mejor desde 2017, de todos modos, contra la velocidad zurda.

Porcentaje al campo natural en lanzamientos de 95+ de LD
Nombre  Batea Porcentaje en 95+ Nombre  Batea Porcentaje en 95+
Byron Buxton R 46.0% Logan Morrison L 41.3%
Martín Maldonado R 40.0% Curtis Granderson L 36.76%
Todd Frazier R 39.3% Shin-Soo Choo L 36.54%
José Altuve R 34.5% Yonder Alonso L 35.56%
Brian Dozier R 34.4% Jose Ramirez L 35.19%
Porcentaje al campo natural en lanzamientos de 95+ de LZ 
Nombre  Batea Porcentaje en 95+ Nombre  Batea Porcentaje en 95+
Charlie Blackmon L 57.1% Ryan Braun R 50.0%
Mike Moustakas L 30.0% Nolan Arenado R 50.0%
Kyle Seager L 28.6% Trevor Story R 46.2%
Joe Panik L 25.0% Mark Reynolds R 45.5%
Jason Heyward L 25.0% Andrew McCutchen R 41.7%
*min. 10 bolas en juego

Adivinando correctamente llevará a un bateador sólo hasta cierto punto, y jalar bolas rápidas de 95 mph con cualquier módico de regularidad parece tremendamente difícil. Contra lanzadores diestros, es interesante que la división de pelotón parece ser de poco beneficio entre los líderes de la liga. Esto puede explicar cómo los lanzadores diestros atacan a los bateadores diestros y a los zurdos, prefiriendo mantenerse alejados de los zurdos. Contra los zurdos, las muestras son de nuevo pequeñas, pero la división de pelotón es mucho más frecuente.

En total, hay cuatro jugadores de los Rockies en la muestra, y dado que a muchos lanzadores no les gusta lanzar pelotas rompientes en Coors Field, parece que Colorado ha tomado intencionalmente un enfoque que encaja bien contra las pelotas rápidas, y en este caso, las pelotas rápidas duras.

El béisbol está viendo bolas rápidas más firmes que nunca antes y sin embargo hay muchos bateadores que pueden batearlas. Algunos han sido capaces de hacer daño extremo en estos lanzamientos, mientras que otros han hecho un estupendo trabajo al no dejarse llevar por lanzamienots de 95 mph o más. Otros han sido capaces de hacer algo más que simplemente hacer contacto: están llevando el bate a través de la zona y jalando las bolas rápidas. Es impresionante que al tiempo que los lanzadores han incrementado su velocidad, también lo han hecho los bateadores. Esos ajustes sirven como un buen ejemplo de lo que hace que nuestro querido juego sea siempre fascinante.

Un agradecimiento especial para Lucas Apostoleris por su investigación y ayuda para este artículo.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe