keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Saiz Domínquez 

La situación: Después de que un gran entrenamiento de primavera lo hiciera entrar en el equipo por méritos propios, Scott Kingery firmó una extensión a largo plazo a principios de esta semana que le garantizaban 24 millones de dólares en seis años, con la opción de que el equipo pueda extender el acuerdo a 65 millones de dólares en nueve años. Los Phillies no tienen ningún interés en manipular su tiempo de servicio, por lo que, aunque todavía no le han cedido un puesto de titular, aquí está, la excepcional promesa que tiene permitido hacer su debut en Grandes Ligas en el roster del Opening Day en la era moderna.

Antecedentes: Los Phillies seleccionaron a Kingery, un destacado miembro de la universidad en Arizona, con la selección número 48 en la segunda ronda absoluta del Draft 2015. Principalmente un jardinero central hasta ese momento, se trasladó a tiempo completo a la segunda base en el momento de firmar. Después de un duro debut profesional en una asignación agresiva durante una temporada completa en la Low-A de Lakewood, estuvo en consideración y se perdió del top ten del sistema de Phillies por detrás de Ben Lively, que sigue siendo un quinto abridor. Kingery fue promovido a High-A para comenzar el 2016 y volvió a mostrar un fuerte perfil al bate y velocidad, pero una vez más se vio involucrado en una promoción de final de temporada para Doble-A. Lo ubicamos en el puesto “elige tu propia aventura” para el décimo puesto en el sistema que entra en 2017 con Rhys Hoskins, Dylan Cozens y Kevin Gowdy. (Bueno, ganas un poco y pierdes un poco en el juego del ranking) Después de conectar un total de ocho home runs en 868 apariciones en el plato combinadas en 2015 y 2016, Kingery conectó 26 home runs en las divisiones alta de las menores en 2017, mientras estaba expuesto a tercero y corto por primera vez. Finalmente hizo su debut oficial en los diez primeros de los Phillies en el tercer puesto este año, junto con el ranking como el 31º mejor prospecto en el juego del recientemente lanzado BP 101.

Informe del ojeador: Llegando a 2017, Kingery tenía una merecida reputación como un tipo que usaba un gran control del tubo y sorprendente velocidad de bate para alinear la bola en cualquier zona del estadio, pero también un tipo que mostraba poco poder sobre la valla y se sentía como si tuviera poca proyección física en un cuadro de 5-10 pies para llegar allí. Luego terminó compitiendo por el título de home run de la liga menor durante gran parte de la temporada. ¿Qué es lo que pasa?

Kingery ganó alrededor de 15 libras en 2017 después de sentirse fatigado hacia el final de 2016, y ese buen peso fue el resultado de un nuevo enfoque en su entrenamiento con pesas y su dieta. Siempre ha tenido un swing corto y duro, y es sorprendente lo que el aumento de la fuerza y ​​un poco de uppercut pueden desencadenar en un tipo de este perfil. Kingery pasó la mayor parte de su temporada en la Doble A de Reading, amistosa para los bateadores, y eso probablemente infló un poco su total de home runs, pero la mayoría del resto de la Liga Este apesta para batear. Estaríamos escribiendo las mismas cosas sobre él si hubiera bateado 23 cuadrangulares en lugar de 26, y sus actuaciones en la carretera fueron un poco mejores que el rendimiento en casa durante la temporada 2017.

Defensivamente, Kingery se ha convertido en un excelente segunda base en el transcurso de su carrera en ligas menores, y realmente hay pocas dudas sobre su capacidad para permanecer allí, si los Phillies así lo desean. Sus manos y rango podrían ser lo suficientemente buenos para el servicio ocasional en el campo corto, pero su brazo se limitará allí y podría incluso ser un problema en tercera. A pesar del aumento de peso, sigue siendo un corredor con muchas ventajas que proyecta robar más de 25 bases al año a gran velocidad, al menos al principio de su carrera. Dada su velocidad y experiencia en el jardín durante su etapa universitaria, esperaríamos que estuviera bien si jugase allí, pero aún no ha jugado en el césped en un juego profesional de temporada regular.

Kingery fue la fuente de un poco de discusión de clasificación interna tanto a mitad de temporada como para el 101 el año pasado. Es una promesa bastante única debido a su edad, más avanzada de lo habitual, para un gran inicio (que cumple 24 en un mes) y la incertidumbre inherente en cuánto de su ganancia de potencia a medida que avanza. En consecuencia, fuimos un poco conservadores al clasificarlo en comparación con un perfil de promesas similares que obtienen una ganancia similar a una edad más temprana. Pero no se equivoque: si ahora se trata de una verdadera potencia de más de 25 home runs -y los resultados limitados de esta primavera sugieren que no se desvaneció en la noche del Valle de Lehigh el pasado otoño- va a ser una estrella o superestrella. Hemos visto a demasiados de estos tipos de jugadores dar de verdad ese tipo de salto como para descartarlo aquí. E incluso la desventaja razonable de un jugador de utilidad de alto nivel o un regular decente en segundo lugar tampoco no es tan mala.

Futuro inmediato en las Grandes Ligas: Los Phillies simplemente no tienen un lugar fijo para Kingery en este momento, y hay indicios de que inicialmente será un regular sin una posición habitual, jugando en cinco o seis puestos durante la semana. Pero francamente, si es tan bueno como creemos que puede ser, va a forzar decisiones a largo plazo, más pronto de lo esperado, a jugadores como Cesar Hernandez en la segunda o Maikel Franco en la tercera. No me sorprendería del todo si Kingery terminara en un papel del tipo de Ben Zobrist (¿o ahora es un papel del tipo de Chris Taylor?) tapando cualquier hueco que exista en un momento dado en una actuación a nivel de All-Star, y esa no es una competencia que en absoluto uso a la ligera. Jarrett Seidler

Impacto en Fantasy: Incluso antes de que los Phillies decidieran añadirlo a la lista del Opening Day, Kingery tenía el potencial de ser uno de los mejores reclamos de fantasy del bando de Ronald Acuna. El promedio de bateo podría ser una ligera resistencia, pero la combinación de potencia/velocidad más que compensa esta limitación. El enigma para los propietarios de la fantasy es averiguar si los Phillies serán capaces de trabajar Kingery en la alineación con la frecuencia suficiente para que valga la pena añadirlo en estándar o mezcladores poco profundos. Una temporada completa de apariciones en el plato de Kingery podría darte 15 home runs y 20 robos en 2018, pero si apenas sobrepasa las 400 apariciones en el plato, una campaña de 10/15 es el resultado más probable. Una ventaja oculta es el papel proyectado de Kingery como un súper-submarino que lo convertirá en un buen tipo para conectar en su alineación después de que haya una lesión en casi cualquier posición.

El problema con Kingery es que, aunque debe agregarse en 15 equipos mixtos y más profundos, ya está incluido en la mayoría de estos formatos. Si todo sale bien y Kingery rompe las 500 apariciones en el plato para Filadelfia, es una opción de mitad de ronda en 12 equipos mixtos, pero lo último que quieres en este formato es un jugador de media jornada en tu alineación, incluso si ese parcial un techo tan alto como Kingery. Es mejor que algunas de las opciones de IM activas en 12 equipos mixtos, pero no hagas un agujero en tu FAAB para que se vuelva a draftear. -Mike Gianella

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe