keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: © John Hefti-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

En esta serie, estoy analizando cómo la forma en que se juega el béisbol profesional hoy en día está modificando nuestra comprensión del papel de los lanzadores abridores. Según las reglas, los lanzadores abridores deben lanzar cinco innings para poder optar al triunfo. Deben lanzar 162 innings para poder optar al título de ERA. Eso implica que un lanzador abridor de tiempo completo lanza al menos cinco innings por salida y abre unos 32 partidos, aproximadamente uno cada cinco días, o tras cuatro días de descanso.

En la primera parte de esta serie exploré el tema de los días de descanso. Estamos en camino de, en 2021, convertirnos en la primera temporada en la que más lanzadores arrancan con cinco días de descanso que con cuatro.

En la segunda parte, miré a los innings por apertura. Nos encontramos en el punto más bajo de innings por apertura.

…y promedio de aperturas que duran cinco o más innings.

Estos dos factores reunidos—más días entre aperturas, menos innings lanzados por apertura—nos han llevado a una disminución precipitosa en el número de innings lanzados por los abridores.

(Este análisis cubre la era del Juego Divisional, que comienza en 1969, y excluye la temporada de huelga de 1981 y la temporada de pandemia de 2020).

¿Qué está pasando? ¿Por qué los abridores están soportando una carga más ligera que en el pasado? Empecemos por ver las razones que no explican la diferencia.

No son las lesiones. Mi colega en BP, Derek Rhoads, ha ilustrado que las lesiones de los lanzadores, medidas por los viajes a la lista de lesionados, están en su punto más alto. Eso ha obligado a los mánagers a improvisar rotaciones de abridores. Los Dodgers han utilizado 19 abridores en lo que va de año. (Excepto cuando se indica, todos los datos del año en curso son hasta el lunes 30 de agosto). Es la mayor cantidad de lanzadores en la historia de los Dodgers, empatando al club de 1944, agotado por la Segunda Guerra Mundial. En la historia de la MLB, ha habido 159 equipos que han utilizado 15 o más abridores en una temporada. Seis—los Dodgers, los Mets, los Marlins, los Diamondbacks, los Mariners y los Blue Jays—siguen jugando este año. Y, como sabes, aún falta un mes.

Pero los lanzadores que salen con cinco días de descanso en lugar de cuatro no están lesionados. Aquí están los 10 lanzadores que han lanzado más innings en lo que va de 2021.

Lanzador    IL 4 días de descanso
5 días de descanso
Zack Wheeler 182.7 12 13
Adam Wainwright 169.7 10 12
Walker Buehler 169.0 10 12
Sandy Alcantara 165.3 15 8
Zack Greinke 159.7 10 14
Robbie Ray 159.3 14 7
Luis Castillo 157.0 14 10
Kyle Hendricks 156.3 13 10
German Márquez 156.0 12 11
Lucas Giolito 154.0 11 8

Compáralo con los 10 primeros en innings hace apenas una década, en 2011.

Pitcher IP 4 Days Rest 5 Days Rest
Justin Verlander 251.0 21 12
James Shields 249.3 17 13
Dan Haren 239.3 24 6
Chris Carpenter 237.3 18 14
CC Sabathia 237.3 19 12
Jered Weaver 235.7 18 9
Roy Halladay 233.7 18 10
Félix Hernández 233.7 17 14
Clayton Kershaw 233.3 16 15
Cliff Lee 232.7 18 10

Hace 10 años, los 10 lanzadores más utilizados (y, podemos deducir, más sanos) abrieron 1.62 partidos con cuatro días de descanso por cada partido que empezaron con cinco días de descanso. En lo que va de año, esa proporción se ha reducido a 1.15. Cinco días de descanso se está convirtiendo en la norma.

No son los relevistas abridores. Los relevistas abridores, que sólo se enfrentan a la parte superior del orden del equipo contrario durante una o dos entradas, estropean este análisis de dos maneras. Por un lado, pueden y lanzan con menos días de descanso que otros abridores. Ryne Stanek abrió 29 juegos para los Astros en 2018: cuatro sin días de descanso, nueve en un día, 10 en dos días, dos en tres días, tres en cuatro días, uno en cinco días. Por otro lado, sus salidas cortas—Stanek promedió poco más de una entrada y un tercio por inicio en 2018—bajan el promedio de entradas por inicio.

Pero hay tres tendencias compensatorias. En primer lugar, obviamente, el impacto de los abridores no ha impedido que el promedio de días de descanso de los abridores en general se haya hinchado. En segundo lugar, incluso con los abridores, los lanzadores no están lanzando un número récord de salidas cortas.

 Como ya he escrito, incluso con los abridores, las salidas cortas son menos comunes ahora que hace décadas. Los mánagers, preocupados por preservar sus brazos del bullpen, mantienen a los abridores con problemas durante más tiempo que en el pasado. Cualquier impacto negativo de los abridores en las entradas por salida se ve mitigado por la reticencia a sacar a los abridores ineficaces tan pronto como en el pasado.

Finalmente, y lo más importante, los relevistas abridores están en retirada. Nuestros amigos de Baseball Info Solutions (a través del Bill James Handbook) han contabilizado las salidas de los relevistas abridores. En 2018, estos representaron el 1.32% de las aperturas. Eso aumentó al 2.9% en 2019, pero cayó al 0.6% el año pasado. BIS no tiene datos de 2021 todavía, pero en cualquier caso, no va a ser lo suficientemente grande como para influir en algo.

No es porque los abridores sean peores. Se puede entender que los buenos lanzadores abridores duren más que los menos fuertes. Los Dodgers tienen un ERA de 2.86 como equipo. El de los Orioles es de 6.27. Los abridores de los Dodgers tienen un promedio de 5.21 entradas por salida. Los de Baltimore están en 4.58. Tal vez los mánagers están sacando a los abridores antes porque lo están haciendo mal.

Para comprobarlo, le pedí a Lucas Apostoleris que comprobara el marcador de cada partido en el que un abridor que hubiera completado menos de cinco innings fuera sacado de un partido. Aquí están los resultados.

Hasta 2014, si un lanzador abridor era retirado de un juego antes de completar cinco entradas, el 80% de las veces su equipo estaba detrás en el marcador. Desde entonces, el porcentaje ha caído al 77% en 2015 y 2016, al 76% en 2017, al 69% en 2018, al 66% en 2019 y, hasta el 19 de agosto, al 64% este año. Dicho de otro modo, el récord de victorias y derrotas de los equipos en el momento en que se sacaba a un abridor antes de cinco entradas era de .113 hasta 2016 (.146 si se cuentan los empates como media victoria). Saltó a .213 (.260 sumando los empates) en 2019 y a .223 (.270) en lo que va del año.

Esto no quiere decir que los lanzadores sacados antes de completar cinco entradas lo estén haciendo bien.  Pero están en mucha mejor forma que en el pasado reciente (y no tan reciente). Tienen más del doble de probabilidades de ser retirados de un partido en el que no van perdiendo que hace unos años. El hecho de que los lanzadores no duren cinco entradas no se debe a un aumento de las salidas feas.

Podría ser la pandemia. El año pasado, el líder de las Grandes Ligas en entradas lanzadas fue Lance Lynn con 84. Todos sabemos por qué sucedió eso. Pero aún así, esa es una cifra muy baja. Los mánagers, los entrenadores de lanzadores y las oficinas centrales son comprensiblemente reacios a duplicar la carga de trabajo de un lanzador de un año a otro, y mucho menos a triplicarla. Mi colega Russell Carleton escribió la última palabra definitiva sobre el Efecto Verducci hace casi nueve años. Pero el Efecto Verducci se aplica a los lanzadores menores de 25 años que aumentan su carga de trabajo en 30 o más entradas de una temporada a otra. Ya este año, 225 lanzadores—67 de ellos exclusivamente relevistas—han aumentado su carga de trabajo en al menos 30 entradas de temporada regular en comparación con la temporada pasada. De ese total, 37 tienen 25 años o menos. Proporcionar más días de descanso y entradas por salida mitiga el aumento de entradas lanzadas.

Toma como ejemplo a los Brewers. Se están quedando con la División Central de la Liga Nacional, en gran parte por la fuerza de su rotación, encabezada por Brandon Woodruff, Corbin Burnes y Freddy Peralta, todos con ERAs inferiores a 2.50. Aquí hay algunos números relevantes para ese trío. (DR = días de descanso para una salida, ERA Qual = número de veces en la carrera lanzadas al menos 162 entradas)

Lanzador 5 DR 4 DR IP/GS 2021 IP 2020 IP ERA Qual
Woodruff 19 2 6.05 151.3 73.7 0
Burnes 15 2 6.04 139.0 59.6 0
Peralta 16 3 5.51 121.3 29.3 0

Puedes ver por qué los Brewers querrían pisar los frenos en tres lanzadores que, entre ellos, tienen un gran total de una temporada de MLB con más de 85 entradas lanzadas. Especialmente después de una temporada que tuvo dos entrenamientos de primavera abreviados y una temporada de campeonato de dos meses.

Y esa mentalidad, sin duda, también está afectando a los demás equipos. Los Brewers y todos los demás no quieren reventar lanzadores en 2021 después de la aberrante temporada 2020. Podríamos ver un regreso a patrones más normales en 2022.

Pero probablemente sea la nueva normalidad. Como escribió Zach Crizer para Yahoo Sports, la estrategia de descanso extra de los Brewers es un poco atípica y nacida del año pandémico. Pero también está funcionando. En lo que va de la temporada, 14 equipos han iniciado a sus lanzadores con cinco días de descanso más a menudo que con cuatro. Esos equipos tienen un combinado de 1.005-832, un porcentaje de triunfo de .547. Quince equipos han iniciado lanzadores con cuatro días de descanso más a menudo que con cinco. Tienen una combinación de 904-1.062, un porcentaje de victorias de .460. (Los Twins han iniciado 39 juegos con cuatro y cinco días de descanso). Más descanso ha funcionado.

En cuanto a las entradas por salida, como es de esperar, los equipos con éxito obtienen más entradas de sus abridores. Los A’s, Astros, White Sox y los Reds son los cuatro primeros en innings por salida. Pero ninguno de esos equipos está promediando ni siquiera 5 y 2/3 entradas por salida. Hace 10 años, el promedio de los A’s en 2021 de 5.65 entradas por salida se habría clasificado en el puesto 29 de las Mayores, por delante sólo de los 5.44 de Baltimore, que se clasificaría en tercer lugar en 2021.

Y es por eso que no creo que vayamos a ver mucha reversión, si es que hay alguna, en 2022. Sí, podríamos ver a los abridores lanzar más lejos, y con menos descanso, el próximo año. Pero no es como si la disminución de las entradas de los abridores surgiera de repente en 2021. Desde que el juego divisional comenzó en 1969, solo ha habido 11 temporadas en las que al menos el 31% de las salidas de los lanzadores ocurrieron en cinco días de descanso: todos los años desde 2010. Los tres años con la mayor proporción, en orden, son 2018, 2021 y 2019. Del mismo modo, los lanzadores abridores no han completado cinco entradas en al menos el 20% de las salidas en solo cinco temporadas. Son, en orden de menor proporción de salidas de cinco entradas, 2021, 2019, 2018, 2017 y 2016.

La notable reducción de la carga de trabajo de los abridores desde hace sólo una década no es un fenómeno pandémico. Puede que los dos últimos años hayan exacerbado la tendencia, pero la tendencia lleva una década acumulándose. El papel del lanzador abridor ha cambiado. Concluiré esta serie con una discusión sobre lo que esto significa.

Gracias a Lucas Apostoleris por su ayuda en la investigación (registro de lanzadores retirados tras menos de cinco entradas).

 Gracias a Stathead Baseball (lanzadores titulares utilizados por equipo, días de descanso de los principales lanzadores, inicios de menos de tres entradas, días de descanso de los lanzadores titulares de los equipos, entradas de los lanzadores titulares por inicio) y Baseball Prospectus Leaderboards (entradas de lanzadores en 2021 frente a 2020) por los demás datos de este informe).

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe