keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Minnesota Twins fichan al LZ Martín Pérez por un año y $3.5 millones de dólares. [21 de enero]

Martín Pérez alguna vez fue uno de los mejores lanzadores prospectos, alcanzando la lista top 101 de esta publicación en cuatro años distintos, lanzando en el sistema de ligas menores de los Rangers y llegando hasta el puesto número 15 de dicha lista en 2010. No fuimos los únicos que creíamos que Pérez era un buen prospecto en aquella época. El zurdo no encontró muchos problemas para dominar las ligas menores, y debutó con los Rangers dos meses después de su cumpleaños número 21 en 2012, y la siguiente campaña lanzó 124 innings con 3.62 ERA. Cinco temporadas más tarde, Pérez busca lanzar así de bien otra vez.

Desde que firmó un contrato de largo plazo tras su temporada de 22 años, Pérez tiene marca de 4.79 ERA lanzando menos de 90 innings en tres de las cinco temporadas gracias a lesiones y falta de efectividad. Con su brillo de prospecto ya oscurecido, Pérez parecía restablecerse como un come-innings útil en 2016 (33 aperturas, 199 innings, 4.39 ERA) y 2017 (32 aperturas, 185 innings, 4.82 ERA), para después tener la peor temporada de su carrera en 2018. De hecho, se cayó de la barda (literalmente) antes de que iniciara la temporada, cuando Pérez sufrió una fractura en su codo derecho al ser perseguido por un toro en su rancho en Venezuela. En serio.

Regresó a la rotación de los Rangers antes de lo estimado, abriendo el octavo juego de la temporada, pero fue puesto en la lista de lesionados a finales de abril tras permitir 25 carreras en 22 innings. Regresó tras dos meses y batalló mucho antes de ser enviado al bullpen en septiembre, finalizando la temporada con 6.22 ERA en 85 innings. Texas declinó su opción de $7.5 millones de dólares para el 2019, dejándole libre con dos años de opción en ese contrato firmado tras esa primera temporada llena de esperanza. El gerente general de los Twins, Thad Levine, era el sub gerente de los Rangers cuando Pérez firmó ese contrato.

Obviamente, los Twins piensan que Pérez se encuentra completamente sano después de la lesión de la temporada pasada y están dispuestos a mirar más allá de su desastroza temporada 2018 con la esperanza de que vuelva a ser el sólido abridor de 2016/2017. Eso es ciertamente plausible; Pérez en realidad lanzó bastante bien en la recta final como relevista, obteniendo buenos resultados e incrementando su velocidad, y la barra que hay que despejar para que un lanzador principiante valga $3.5 millones está cerca del suelo. Sin embargo, lo que parece que le falta en comparación con otros lanzadores disponibles para “volados” en comparación con otros lanzadores disponibles son esos intangibles que conocemos pero no podemos exactamente describir.

De los 131 lanzadores que tiraron al menos 250 innings entre 2016 y 2018, Pérez fue el último en tasa de ponchados (13.1%), el segundo peor en promedio de bateo en contra (.291), y el octavo peor en tasa de strikes abanicados (7.5%). Su control es mediocre en el mejor de los casos, ninguno de sus lanzamientos lentos sobresale, los splits extremos de pelotón lo hacen vulnerable contra alineaciones con muchos bateadores diestros, y DRA odia a Pérez hasta el punto de que deben haber sido enemigos mortales en una vida anterior. Pérez es el tipo de abridor que le gustaba a Terry Ryan.

Pero no todo es malo, por supuesto. Lanza fuerte para ser zurdo, promediando 93-94 mph (149-151 kph) como abridor y subiendo un poco como relevista. Parte de la razón por la que su tasa de ponches ha sido tan baja es que su lanzamiento principal es un sinker que genera roletazos al cuadro en lugar de abanicos. Sus dificultades contra los bateadores diestros también están ligados a su dominio sobre los bateadores zurdos, quienes apenas tienen .349 de slugging contra Pérez en su carrera. Más allá de eso, a pesar de que parece que lleva mucho tiempo en la gran carpa, Pérez tiene sólo 28 años, lo que lo convierte en el segundo miembro más joven de la rotación de los Twins. Minnesota tiene una opción de equipo para 2020 sobre Pérez, así que sólo esto es, al menos, una versión de “lado positivo”.

Pérez, como la mayoría de las adiciones de temporada de invierno de los Twins, tiene sentido como una contratación barata y de bajo voltaje. Ocupará el quinto puesto en la rotación a un costo bajo, con la esperanza de proporcionar cinco innings adecuados cada cinco juegos, mientras permite a su equipo ofrecer un poco más de experiencia en ligas menores a sus lanzadores prospectos, como Fernando Romero, Stephen Gonsalves, Zack Littell, y Kohl Stewart. Adalberto Mejía ya no tiene opciones de ligas menores y puede ser desechado, lo cual es notable porque PECOTA proyecta que el zurdo de 26 años tendrá un ERA ligeramente mejor que el de Pérez.

Este es el mismo tipo de enfoque que los Twins tomaron al agregar a Blake Parker al bullpen, y al agregar a C.J. Cron y Jonathan Schoop al cuadro. Nelson Cruz no encaja del todo en esa misma categoría, porque no es barato y ciertamente no es de bajo voltaje, pero su acuerdo de un año y $14 millones le permite a los Twins mejorar el equipo de 2019 y evitar cualquier cosa que pueda obstaculizar las versiones de 2020 o 2021. Los cinco jugadores—Cruz, Schoop, Cron, Parker, Pérez—tienen contratos de un año y los Twins tienen una opción de equipo o control de arbitraje sobre todos, excepto sobre Schoop, para 2020.

De manera individual, cada uno de ellos tiene sentido. De manera colectiva, es un grupo bastante decente, encabezado por Cruz. Y sin embargo, todo parece… sin acabar. Con cada fichaje, había una creciente sensación de que los Twins estaban dando prioridad a evitar convenios de varios años y manteniendo su nómina seca para un gran fichaje o dos en el frente de lanzadores. Obviamente, todavía no tienen contratos garantizados más allá de esta temporada y su nómina actual es sólo $99 millones—$30 millones por debajo del gasto del año pasado, la segunda nómina más baja de los Twins en relación con el resto de la liga desde 2002, y muy por debajo de cualquier expectativa razonable dados sus ingresos.

Pero aquí está el problema: los únicos lanzadores agentes libres que quedan sin firmar y que encajan en la descripción de “gran fichaje” son Dallas Keuchel y Craig Kimbrel, y no hay indicación alguna de que los Twins estén realmente interesados en ninguno de ellos. “Gran fichaje” o no, los únicos lanzadores sin firmar que estuvieron entre mis 50 mejores agentes libres son Keuchel, Kimbrel, Gio González, Drew Pomeranz y Ervin Santana. Mirando más allá, los nombres más atractivos son probablemente Wade Miley y Clay Buchholz entre los abridores, y Brad Brach, Greg Holland, Ryan Madson, Bud Norris, y Justin Wilson entre los relevistas.

Aquí hay ciertamente algunos buenos lanzadores, y agregar uno o dos de ellos ayudaría a los Twins, pero casi todos ellos estarán disponibles con el mismo tipo de contratos por un año que Minnesota ha estado repartiendo durante toda la temporada invernal. Con la excepción del impactante fichaje de Kimbrel o Keuchel, los Twins habrán mantenido seco su pólvora de nómina para no usarla en un gran fichaje, pero para no usarlo en absoluto. Para un equipo que ganó 78 juegos en una decepcionante temporada 2018 y que actualmente está proyectado a estar ligeramente por encima de los .500 en 2019, resulta difícil de entender por qué están nada más mirando desde afuera. O, por lo menos, es difícil de entender sin decir que “son los Twins, son avaros” sea la respuesta automática.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe