keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Pepe Latorre

La situación: Travis Shaw no ha rendido bien en la esquina caliente de los Brewers. Al mismo tiempo ha tenido molestias físicas en la mano y la muñeca. Su sustituto natural es Mike Moustakas. El equipo lo trajo de vuelta durante la temporada muerta por muy poco dinero pero lo ha estado utilizando en una posición nueva para él: segunda base. Al mismo tiempo cuentan con uno de los mejores segundas bases novatos que está destrozando la bola en Triple-A. La llegada de Keston Hiura a las Mayores era solo cuestión de tiempo.

Trasfondo: Milwaukee seleccionó a Hiura en el Draft del 2017. Llegó procedente de UC-Irvine donde había tenido un segundo año colosal: .442/.567/.693. Después del Draft, le asignaron únicamente tareas de bateador designado. En una decisión un tanto arriesgada fue mandado a la liga del Medioeste (Clase A-), pero sus habilidades ofensivas fueron asombrosas. Nosotros lo rankeamos como el segundo mejor novato en el sistema de granjas de Milwaukee tras esa temporada (el número uno era Lewis Brinson, traspasado poco antes de la publicación de la lista) y el 32º de todo el béisbol.

Hiura empezó a jugar un poco de segunda base durante la primavera 2018. Durante el verano, jugó la posición con regularidad. Dejó la Clase-A rápidamente antes de rendir correctamente en Doble-A durante la segunda mitad de la temporada. En la Liga de Otoño de Arizona tuvo una actuación destacada y lo designamos como el sexto mejor novato del béisbol de cara al 2019.

En lo que va del año, hemos visto como Hiura rendía a gran nivel en los entrenamientos primaverales y como luego acumulaba un espectacular .333/.408/.698 con el equipo de Triple-A de San Antonio. Si a esto le sumamos los problemas de Travis Shaw, nos encontramos con que sus plazos se han visto acelerados en unos pocos meses. Hiura es el primer jugador del Draft del 2017 en llegar a las Mayores.

Informe de ojeo: Es un bateador nato con swing compacto en el que se combinan a la perfección el control y la velocidad del bate. Ha bateado con promedios elevados en todos los niveles en los que ha jugado (solo estuvo por debajo del .300 en Doble-A, donde jugó 73 partidos). A lo largo de su carrera nuestros informes sobre él siempre han sido muy positivos.

A pesar de que en su breve carrera como profesional ha demostrado tener mucho talento en la caja de bateo vemos que es un jugador con tendencia a abanicar mucho. Eso, en nuestra opinión, lo aleja de ser un contendiente al título de bateo. El uso de su pie para marcar los tiempos a la hora de batear ha sido un poco preocupante. En cualquier caso, esperamos que continúe progresando con el bate en las Grandes Ligas.

Ha demostrado tener un poder puro por encima de la media, podría incluso ser mucho más que eso. Solo lo hemos visto en el último año. En sus primeros 165 partidos como profesional (2017-2018) pegó 17 cuadrangulares. Durante los 60 siguientes, en la Liga de Arizona de 2018 y la temporada 2019, se ha ido hasta los 16. Nosotros, en cierto modo, somos algo escépticos sobre subidas tan repentinas en el bateo de poder en estos escenarios: campos favorables para el bateo y la tendencia al cuadrangular que se está produciendo en las Menores desde que se empezó a usar la misma pelota que en las Mayores.

A pesar de lo dicho anteriormente, Hiura ha mejorado su swing. Ya habíamos previsto que en algún momento empezaría a batear con poder. Encaja perfectamente en ese grupo de jugadores sobre los que Craig Goldstein escribió ayer, haciendo referencia a Alex Verdugo (y sobre los que yo escribí el año pasado). Jugadores que generalmente desarrollan más poder cuando están más cerca de las Mayores. Bateadores que combinan bates rápidos y control de la pera con gran talento físico. Que comprenden la zona de strike y tengan algo de poder puro. Ahí es donde hay auténtico bateo de poder.

Desde el punto de vista defensivo las proyecciones sobre Hiura han sido algo difíciles de realizar por una lesión de ligamentos que tuvo en la universidad. Cuando fue drafteado, se pensaba que quizás iba a tener que someterse a la cirugía Tommy John y que nunca iba a poder jugar como segunda base. La incertidumbre generada por la lesión, y la posibilidad de que su defensa fuera mala, hizo que su valor cayera algo en el draft y que su bono al firmar fuera de $4 millones, inferior a lo que se suele dar a jugadores elegidos en el mismo puesto de selección.

Hiura aún no ha necesitado cirugía reconstructiva en su carrera como profesional y los Brewers establecieron un calendario para que poco a poco fuera volviendo a recuperar su rol de segunda base. Su brazo ha recuperado la fuerza adecuada y, si no se conocieran los problemas que ha tenido, no se tendría ninguna duda sobre el mismo. El resto de sus herramientas defensivas están en torno a la media. Nunca va a ser la pieza clave, pero debería bastar para unos Brewers que llevan unos años arrastrando problemas defensivos en la segunda base.

Futuro inmediato en Grandes Ligas: Va a ser el titular desde el día uno. Pero los Brewers tienen otras opciones. Es posible que si no funciona hagan lo se hizo con Carter Kieboom, mandarlo de nuevo a la Menores y volver a probar más tarde. Pero lo cierto es que hay muchas posibilidades de que las cosas vayan bien. Aunque no parece preparado para optar a premios en una clase de novatos de mucha calidad, se puede prever que tendrá tanto impacto como cualquiera en un equipo que está luchando por su división.–Jarrett Seidler

Impacto en Fantasía: Sin ánimos de sonar repetitivos: vas a querer tener a Hiura.

Llegamos a principios del 2019 y el pelotero de 22 años solo ha necesitado 722 visitas a la caja en cuatro niveles diferentes de las Menores para acumular un .313/.374/.502. A pesar de su talento para batear, había dudas sobre el potencial de Hiura: solo 17 vuelacercas en Doble-A. Lo único que necesito fue un viaje a San Antonio y un rato con la pelota de las Mayores para irse hasta los 11 cuadrangulares en lo que llevamos de temporada. Añádele una línea de bateo de .333/.408/.698 en 147 apariciones al plato. No está nada mal.

Hiura, sin embargo, no es perfecto. Debería de haber robado una o dos almohadillas, pero no ha sido demasiado bueno en esa tarea. En su tiempo en las Menores ha robado 21 bases en 36 intentos. También se está ponchando más durante esta campaña, lo que es un pequeño problema. Pero, al mismo tiempo, está recibiendo boletos por encima del 10% por primera vez en su carrera, lo que puede ser una gran ayuda ahora que se va a enfrentar a lanzadores de Grandes Ligas por primera vez.  Tampoco tiene mucha importancia que en mayo Hiura tenga más bases por bolas (11) que strikeouts (10). Esto podría significar que el elevado número de ponches en la primera parte de la temporada se deba solo a que la muestra es muy pequeña y no a una evolución en su juego que se prolongue en el largo plazo. Incluso con las dudas que siempre existen, Hiura debe ser visto como un novato de primer nivel. Nuestro compañero Bret Sayre comparó a Hiura (desde el punto de vista de Ligas de Fantasía) con Anthony Rendon, y es difícil discutirlo. Hiura ha bateado en todos lados, y probablemente lo seguirá haciendo en Milwaukee. Es emocionante. Deberíamos emocionarnos.—Mark Barry

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe