keyboard_arrow_uptop
Submit chat questions for Jeffrey Paternostro (Thu Jan 21 at 12:00 pm EST)
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez 

Kansas City Royals fichan al CE-D Terrance Gore a un contrato de un año y $1 millón. [18/12]

El martes, los Royals ficharon al exterior y notable velocista Terrance Gore a un contrato de ligas mayores para 2019 (con un salario partido de $650,000 en las mayores y $350,000 en las menores) en un movimiento que, unido al fichaje de Billy Hamilton, casi le garantiza a Kansas City el dúo más veloz de las mayores el año próximo. El jugador, elegido en su día por los Royals en el 20º puesto del Draft, se quedó con la organización hasta que lo traspasaron a los Cubs en agosto, y ha aparecido en cada una de las últimas cinco temporadas durante 62 partidos, pero registrando solo 19 apariciones al plato en toda esa etapa, y nunca superando más de cinco PA en ligas mayores en una temporada.

La producción al plato en ligas menores de Gore claramente demuestra por qué ha visto tan poca acción al plato. En 168 PA en el filial de Triple A de Omaha el año pasado, Gore tuvo un pésimo DRC+ de 49 junto con un ISO de .042. A pesar de eso, Gore ha jugado en postemporada en tres años separados (y tiene un anillo de la Serie Mundial de 2015) gracias a su velocidad de 80 puntos (sobre 80) y unos geniales instintos para correr las bases: está 27 de 31 en intentos de robo de bases con un 3.3 de BRAA en tan poca acción de temporada regular. Gore podría perfectamente ser el jugador más rápido de las mayores, pero nunca ha conseguido las diez carreras que le califican para ubicarse en la Clasificación de Velocidad al Sprint de Statcast. Sin embargo, sus dos carreras registradas disponibles en 2018 pararon el reloj a 31.0 y 31.4 pies por segundo (9.45 y 9.57 metros por segundo), muy por encima de la clasificación ‘élite’ de 30 pies por segundo (9.14 m/s). (Ningún jugador que califica para entrar en esta lista ha superado los 30.9 p/s (9.42 m/s) en una temporada desde que Stactast comenzó a recoger datos). Es esta herramienta y el instinto de Gore lo que llevó a Aaron Gleeman a llamarlo “el canon dorado para los corredores emergentes en postemporada” allá por agosto, y lo que ha llevado a Kansas City a darle un contrato de ligas mayores a un jugador que tardó cinco temporadas en conectar su primer hit.

El fichaje del martes está acorde con lo que Gore quería. Apareció en Effectively Wild a principios de mes, y Gore dijo que “13 o 14 equipos” habían mostrado interés en él, pero había declarado que su preferencia era acabar en un “equipo no competitivo donde puedo jugar cada día y mostrar mis habilidades y ojalá ser llamado antes de septiembre”. Parece que Gore podría tener esa oportunidad en Kansas City, al menos por el momento, ya que no tiene más opciones.

Darle a Gore una oportunidad real y extensa en las mayores (un rol de especialista o ‘platoon’ con Billy Hamilton) le dará a Kansas City la oportunidad de ver si puede hacer lo que nunca ha demostrado: batear. Si puede, el exterior podría aumentar su valor antes del próximo cierre de mercado y aumentar el dinero que Kansas City recibió de los Cubs. Como extra, la velocidad de Gore, y la miríada de otros corredores fuertes que los Royals tienen en su equipo, son fuentes de excitación para una afición de los Royals que de otra manera no tendría nada que esperar en 2019. Vale la pena recalcar que los Royals tienen a dos de los 12 jugadores más rápidos del 2018: Hamilton (30.1 p/s, 9.17 m/s) y Adalberto Mondesi (29.9, 9.11), y Whit Merrifield (29.0, 8.84) no se queda atrás en una temporada donde lideró las mayores en robo de bases. El récord de la Liga Americana de bases robadas en una temporada es de 345 por los Oakland Athletics de 1976, una marca que parecía intocable durante mucho tiempo – Cleveland lideró la AL en bases robadas en 2017 con 135 – pero si cualquier equipo quiere sacar partido de eso, ese es el nuevo equipo de Gore. —Ginny Searle

***

Los Chicago Cubs ficharon al Interior-Z Daniel Descalso a un contrato de $5 millones por dos años, con una opción de equipo para un tercer año. [12/18]

Una vez más, es la hora de que un equipo participe en el show favorito de todos: ‘¿Cambio en el Swing o el Mejor Año de su Carrera?

Después de un abismal 2015, Daniel Descalso volvió a copar titulares con un cambio en su swing. El resultado fue un año promedio en Colorado (103 DRC+), lo que le permitió fichar por dos años con Arizona, y otro año promedio a niveles de liga. La temporada pasada, tuvo un DRC+ de 110 y un récord personal de 13 cuadrangulares en un rol a tiempo parcial. Su swing mejorado parecía pagar dividendos. Su ratio de elevados estuvo por encima del 40% durante las últimas dos temporadas, su ratio de líneas subió el año pasado, golpea todo para mejorar su poder, y su ratio de contacto fuerte fue del 43.1%, algo que nunca había hecho antes. También está el HR/FB%, que duplicó su mejor registro histórico, y otro récord personal en ratio de elevados al infield, que suele pasar cuando tratas de comerte el mundo. El BABIP de Descalso no subió con ese HR/FB%, sin embargo, así que no es que tuviera mucha suerte para firmar los mejores números de su carrera. Combinado con su contacto mejorado, quizá esto es lo que sea Descalso ahora. Si es así, ¡genial!

El fichaje es algo raro para los Cubs, sin embargo, ya que han traspasado a un jugador virtualmente idéntico que es más joven y menos caro, Tommy La Stella. La diferencia es que Descalso no es un peligro para sí mismo o para la sociedad con un guante en la mano en segunda o tercera, y los Cubs podría utilizar a alguien más para cubrir esos puestos asumiendo que David Bote nunca se mueve de ser capaz de pegar bolas rápidas a las rodillas. Descalso también podría proporcionar algo de flexibilidad en caso de que los Cubs hacen lo que se rumorea y traspasan a Ben Zobrist para quitarse algo de dinero para fichar a alguien más mientras permanecen por debajo del impuesto de lujo (¿es aquí donde menciono que la familia Rickets está valorada en $2.3 mil millones? Parece que va aquí). No es un fichaje para mover la aguja en ninguna dirección, pero el equipo de los Cubs necesitaba más poder, incluso aunque venga de un puesto multiusos. Si no funciona, siempre pueden despedir a Chili Davis otra vez.  —Sam Fels

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe