keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos José Lugo

Los New York Yankees adquieren al LZ Zach Britton  desde Baltimore Orioles a cambio del LD Dillon Tate, LZ Josh Rogers, y RHP Cody Carroll. [24 de julio]

Por segundo año consecutivo, los Yankees han hecho un importante movimiento en medio de la temporada buscando ayuda en el relevo, pese a hacer alardes de tener uno de los mejores bullpens del béisbol. El año pasado fue un cambio el 19 de julio para agregar a los lanzadores derechos David Robertson y Tommy Kahnle desde los White Sox a un bullpen que tenía la quinta mejor ERA de las Ligas Mayores. Esta vez es el zurdo de los Orioles Zach Britton quien se une a un cuerpo de relevistas que ostenta el mejor promedio de carreras limpias y el segundo-mejor Win Probabilty Added.

El bullpen de Nueva York incluye ahora cuatro otrora All Stars en Britton, Robertson, Aroldis Chapman y Dellin Betances, además de otra estrella en ciernes como Chad Green, quien tiene ERA de 2.15 y una tasa de 161/27 K/BB en 117 innings desde que fue transferido de tiempo completo al bullpen la temporada anterior. Aun los brazos usados en situaciones menos relevantes como Adam Warren, Jonathan Holder y Chasen Shreve son lo suficientemente buenos para trabajar en roles de alta relevancia para muchos equipos. Es una sobreabundancia de riquezas, aun con Kahnle bajado a Triple A en este momento.

El gerente general Brian Cashman claramente entiende que los relevistas de alto nivel pueden tener un impacto masivo, particularmente para un equipo que tiene virtualmente asegurada su participación en los playoffs y que, una vez allí, puede potencialmente usar los días libres en el calendario de juegos para expandir la carga de trabajo del bullpen. Puede ser también una señal de que Cashman ve el precio por la ayuda de alto nivel para la rotación como muy alto. O quizás este solo piensa que el precio por Britton era justo, un inminente agente libre quien todavía está retomando su forma luego de sufrir un desgarre en el tendón de Aquiles. No importa cual sea el razonamiento, Cashman ha construido nuevamente un increíble bullpen capaz de devorar muchas entradas.

Britton se perdió cerca de la mitad de la temporada anterior con lesiones en una rodilla y el antebrazo, y después sufrió la rotura de su tendón de Aquiles en diciembre, costándole más de dos meses de esta temporada. Su debut ocurrió el 12 de junio y no fue tan efectivo al principio, pero luego trabajo en ocho apariciones consecutivas sin permitir carreras—incluyendo dos contra los Yankees—previo al intercambio. Comparado a su pico entre el 2014-2017, sus ponches disminuyeron, sus bases por bolas aumentaron, su tasa de roletazos es solamente buena, y su sinker de poder ha perdido unas 2 a 3 millas por hora.

Sin embargo, en medio de lo anterior podemos ver señales de que Britton está fortaleciéndose al tiempo que la horrible lesión de su tobillo desaparece, aunque es razonable preguntarse qué tanto progreso este pudiera conseguir desde ahora hasta octubre. En el peor de los casos, Britton le brinda a los Yankees la opción zurda en el rol de preparador emparejándolo con los derechos Robertson, Betánces y Green como el puente entre los abridores y el cerrador zurdo Aroldis Chapman. Y si Britton progresa de forma significativa en el transcurso de los dos próximos meses, entonces el bullpen de los Yankees será absolutamente aterrador, dándole al manager novato Aaron Boone una media docena de botones que activar, ninguno de los cuales podría ser realmente una opción “equivocada”.

La postemporada pasada, los Yankees jugaron 13 partidos. En promedio en esos juegos, sus abridores consiguieron 15 outs y sus relevistas 12 outs. En seis ocasiones su abridor no pudo pasar de la quinta entrada, incluyendo la apertura de un solo out de Luis Severino en el juego de comodines…que los Yankees terminaron ganando pese a que los Twins tomaron una ventaja de 3-0, y eso gracias a 8 entradas y 2/3 de una carrera y 13 ponches trabajadas por sus relevistas. Estos parecen destinados, o al menos preparados, para una repartición similar este octubre. Cuando un acuerdo razonable por un lanzador abridor sólido como J.A. Happ se presentó, Cashman tomó ventaja, pero también él se ha pasado varios de los últimos años ensamblando un bullpen tan bueno y tan profundo que esencialmente puede hacer el trabajo de un pitcher abridor…y hacerlo de nuevo entonces en el próximo partido. —Aaron Gleeman

***

Los Baltimore Orioles adquieren al LD Dillon Tate, LZ Josh Rogers, y el LD Cody Carroll desde los New York Yankees a cambio del LZ Zach Britton. [24 de julio]

El principal nombre en los titulares aquí es Dillon Tate, acerca de quien hemos escrito en forma extensa en el pasado no tan distante. Seleccionado cuarto en general por Texas en el 2015, Tate simplemente nunca ha completado las expectativas propias de su encumbrada posición en el Draft, rápidamente desmoronándose como lanzador abridor prospecto para los Rangers y terminando siendo empeñado a los Yankees en el cambio de Carlos Beltran en el 2016. En los dos años transcurridos desde entonces, los Bombarderos lo fueron llevando hacia adelante muy lentamente, reconstruyendo su valor nivel por nivel y dándole amplio tiempo de recuperación en lesiones menores.

Lo que ahora tienen en Tate es un jugador de 24 años de edad lanzando bien en Doble-A, dependiendo principalmente de su bola rápida que comúnmente viaja entre 90-94 mph sin mucho movimiento y un slider que tiene destellos de promedio superior cuando el rompimiento es apretado pero que no califica realmente como un lanzamiento que falla bates para conseguir outs. El cambio de velocidad es todavía un pitcheo solo de muestra y aún tiene espacio para mejorar. Su comando está bien, pero la combinación de su cuerpo delgado y su historial de relevista tanto en la universidad como profesional no necesariamente exclaman un abridor de 180 entradas. Todavía hay creyentes que ven a Tate como absolutamente un abridor del medio de la rotación o incluso más que eso – especialmente si usted lo ve cuando su bola rápida está en 94-97 o su slider está en su mejor día – pero la mayoría lo que ve en él es un cuarto abridor o un relevista corto de bola rápida/slider con esos lanzamientos siendo efectivos en apariciones cortas.

Si Tate es finalmente un relevista corto de recta/slider, podría terminar pareciéndose mucho a Cody Carroll. Solemos bromear acerca de los Yankees y su gusto por elegir en el Draft y desarrollar cierto tipo de lanzadores y, bueno, les puedo escribir este reporte de corazón: “Una selección de [ronda-tardía] de [una universidad del sureste]. [El prospecto de los Yankees] tira strikes con una gran bola rápida, complementada por un slider superior al promedio que ha mejorado varios grados desde que firmó como profesional. [El prospecto] ha despedazado las ligas menores con números tipo video-juegos, y está casi listo para lanzar en las mayores.” Carroll tira un poco más duro que la mayoría de la cohorte, cerca de las altas 90 millas, pero ustedes entienden el cuadro. La combinación de bola rápida/slider es lo suficientemente buena para una proyección de un relevista de alto nivel.

Josh Rogers también encaja en nuestro juego de Prospectos de los Yankees Contra la Humanidad si usted le baja algunas millas a la velocidad; Rogers es un abridor zurdo y no un relevista derecho, por supuesto. Pero él obtuvo un bono de $485,000 en el 2015 como un jugador de segundo año elegible al Draft, seleccionado en la onceava ronda de la Universidad de Louisville. Rogers ha cruzado por las usuales fases de desarrollo de lanzadores de los Yankees, y está ahora en el precipicio de ser un abridor útil. Esa es la diferencia entre estas dos organizaciones en un microcosmos: Los Yankees adquieren y desarrollan tantos lanzadores de Grandes Ligas desde tantos lugares diferentes que terminan incluyéndolos en cambios como este por no tener el espacio en la plantilla de 40 jugadores—no es coincidencia que los tres lanzadores de este cambio necesitarán ser protegidos del Draft de Regla 5 en la temporada muerta.

Los Orioles en cambio, no poseen esa habilidad para desarrollar lanzadores abridores, y se mantienen adquiriendo el exceso de inventario de otros. Supongo que hacer negocios con el enemigo es mejor que pagarle $20 millones de dólares a candidatos a ser un quinto abridor, por lo menos. Como retorno por un relevista que es un agente libre inminente, bueno, este paquete no es precisamente Gleyber Torres. Pero Zach Britton tampoco es ya Aroldis Chapman, y tres brazos cerca de estar listos y con proyección, de seguro supera lo que los Mets obtuvieron por Jeurys Familia. – Jarrett Seidler

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe