keyboard_arrow_uptop
The Annual is coming! Click here to pre-order the 2020 Baseball Prospectus Book
Image credit: Three Amigos

(More information on BP En Espanol.)

Traducido por Carlos Saiz Dominguez

“J****, no quiero saber nada más. Este es un mundo donde nada se resuelve. Alguien me dijo una vez:”El tiempo es un círculo plano”. Todo lo que hemos hecho o haremos, lo vamos a hacer una y otra y otra vez.”

– Rust Cohle, True Detective

***

Alex Cora solo había bateado .238 / .312 / .298 la temporada anterior, pero para muchos fanáticos de los Red Sox en 2007, eso era suficiente para convertirlo en el segunda base titular. Cora era constante, cerebral y muy querido, propenso a golpes oportunos. La alineación apilada de Boston podría sobrevivir a alguien que bateara en los últimos puestos de la alineación, que era bueno en el campo y podría hacer todas las cosas bien. Además, su reemplazo, una promesa llamada Dustin Pedroia, se vio terrible en su aparición en las mayores al término de la temporada 2006. Pedroia era pequeño y relativamente poco atlético, y bateó .182 / .308 / .236 en abril de 2007. ¿Por qué no ir con el veterano?

Avancemos al día de hoy y, bueno, ahora sabemos por qué. Afortunadamente, el manager Terry Francona lo sabía mejor que nadie y le dio rienda suelta a Pedroia para que ganara el Novato del Año, luego el MVP, y luego convertirse en la co-imagen de la franquicia mientras recolectaba dos anillos (y contando). Afortunadamente, Cora tuvo la gracia suficiente para comprender que su tiempo como jugador diario había terminado. Y lo más afortunado de todo, Pedroia tenía el talento para justificar la decisión.

La gracia antes mencionada de Cora es gran parte de la razón por la que ha tenido la etiqueta de “futuro manager” desde tres o cuatro temporadas antes de retirarse. Ahora podemos eliminar esa parte de “futuro”, ya que Cora fue nombrado oficialmente el próximo manager de los Red Sox el 22 de octubre, firmando un acuerdo de tres años para llevarlos de contendientes a ganadores.

¿Y cuál es una de las primeras tareas a las que se enfrentará en su nuevo puesto? Descubrir cómo manejar, y quizás en última instancia reemplazar, a Dustin Pedroia.

Primero, hablemos más de Cora. Actualmente es el entrenador de banca de los Astros y también dirigió al equipo puertorriqueño en el Clásico Mundial de Béisbol, pero Cora no tiene experiencia dirigiendo en la MLB. Es el primer manager de los Red Sox que sea de minoría, lo cual es genial y tardío. Su tiempo en Boston, por más breve que haya sido, es cómo los dueños de los Red Sox justifican haber corrido a un manager ganador de una Serie Mundial a su base de fans. Se nos dice que su inteligencia, su relativa juventud y sus habilidades como comunicador bilingüe son la razón por la que logrará conectarse con una lista de jóvenes y cada vez más diversa plantilla de los Red Sox.

Él muy bien podría. Los Red Sox son buenos, jóvenes y ricos. El equipo está repleto de estrellas y jugadores prometedores. Acaban de ganar por primera vez de manera consecutiva el título de la AL East, y aunque se puede argumentar que los Yankees están mejor preparados para el éxito a largo plazo, los Red Sox también deberían ser contendientes, como mínimo, los próximos años. Los Red Sox tienen un As con A-mayúscula (Chris Sale) y un Cerrador con C-mayúscula (Craig Kimbrel), y uno de los mejores jugadores jóvenes de posición del beisbol (Mookie Betts). Por todas estas razones y más, es un trabajo muy atractivo.

Sin embargo, perdonaría a Cora si tuviera alguna duda sobre aceptar este papel, porque hay pocas posiciones en el béisbol que sean más exigentes. Como John Farrell acaba de comprobar, el objetivo en Boston no es ser un buen equipo, sino ser el mejor equipo. Cualquier cosa que no sea una victoria en la Serie Mundial es un fracaso, e incluso llegar a la cima de la montaña sólo le compra una breve ventana de seguridad laboral.

Los infames medios de comunicación de Boston son infames por una razón; esperen que el período de gracia de Cora dure unas dos semanas. Su primer movimiento en el bullpen que no funcione, su primera mala decisión, su primer cambio de turno malo – será criticado por todos ellos. Boston es también el hogar de una minoría de fans vocales que disfrutan haciendo el trabajo difícil en su ciudad. Seguramente están menos saciados por el fuego de Farrell que por la primera oportunidad de derribar a Cora. El trabajo de cada manager es estresante, pero en Boston puede serlo particularmente.

Y luego, por supuesto, está la plantilla misma. Los Red Sox tienen algunas grandes personalidades. Cora tendrá que navegar una plantilla que incluye a David Price, Hanley Ramirez, Chris Sale y otros que, por justa o injusta que sea, han sido etiquetados como difíciles en algún momento de sus carreras. Tendrá que trabajar con una rotación que tiene muchas interrogantes detrás de Sale y Drew Pomeranz. Y lo más importante, necesitará sacar el máximo provecho de jugadores jóvenes como Xander Bogaerts, Mookie Betts y Eduardo Rodriguez, quienes dieron un paso hacia atrás en 2016.

Oh, y tendrá que hacer todo eso mientras reduce el tiempo de juego del jugador más veterano, más popular y más feroz del equipo, Pedroia. Sí, al igual que Pedroia una vez reemplazó a Cora, ahora Cora debe encontrar la mejor manera de salir de la era de Pedroia. Supongo que Rust Cohle tenía razón.

Pedroia no está acabado como jugador. Bateó. 293/. 369/. 392 esta temporada, y aunque su potencia y velocidad han desaparecido, sigue siendo un defensor promedio a superior a la media. Pero a principio de esta semana se supo que Pedroia se perderá siete meses tras ser operado de una rodilla que le molestaba un poco antes y mucho después del incidente con Manny Machado. Pedroia no jugará para los Red Sox hasta al menos mayo o junio, y ese es el mejor escenario.

De alguna manera, eso significa que Cora lo tendrá más fácil en abril y mayo. Ya sea que los Red Sox lo solucionen de manera interna entregando el trabajo a Marco Hernandez o a Brock Holt, o vuelvan a fichar a Eduardo Nunez, o que encuentren una solución provisional como Chase Utley o Brandon Phillips, Cora sabrá quién jugará en segunda base. Lo que suceda cuando Pedroia vuelva, si lo hace, pondrá a prueba a Cora.

El tiempo no espera a nadie, pero es especialmente duro hacia segundas bases. Incluso si Pedroia empezaba la temporada sin necesidad de una cirugía mayor, alguien iba a tener que sentarlo y hablar con él. Pedroia, de 34 años, ha promediado sólo 121 partidos en las últimas cuatro temporadas, ya que la temida curva de envejecimiento del segunda base ha comenzado a surtir efecto.

Pedroia obtuvo el peor BRR de su carrera en 2017 (-5.7) y le ha costado a los Red Sox casi 10 carreras en las bases las últimas dos temporadas combinadas. Sus días tratando de tomar la base extra o robar bases deberían haber terminado. Un defensor que una vez fue brillante, FRAA tuvo a Pedroia como defensor promedio en 2017 y un poco por debajo de la media en 2016. Incluso si la prueba de la vista lo pone a un grado más alto, sus días de competir por Guantes de Oro probablemente sean también cosa del pasado.

Tal vez la mayor interrogante para Pedroia sea su potencia. En el 2014 parecía que el pop de Pedroia se había debilitado para siempre, pero en el 2015 tuvo un gran resurgimiento, con sólo un modesto descenso en el 2016. El hecho de tocar fondo en su ISO en 2017 (.099) podría ser una señal de lo que vendrá, o podría ser, en gran medida, consecuencia de jugar lastimado. De cualquier manera, Pedroia probablemente ya no pertenezca al tercio superior de una alineación que incluye a bateadores como Betts, Bogaerts, Rafael Devers y Andrew Benintendi.

Ahí está el mayor desafío inmediato de Cora. Pedroia tiene contrato hasta el 2021, y no tiene la reputación de ser un jugador que se apresure en aceptar cualquier rol reducido. Sin embargo, incluso si regresa completamente sano en junio, ya no es un jugador diario, asígnalo y olvídalo, bateador de la parte alta de la alineación. Su tiempo de juego debe ser administrado en un esfuerzo por mantenerlo en el campo más tiempo. Su papel debe ser reducido. Y él necesita encontrar una forma de aceptar esa realidad sin interrumpir al equipo.

A Pedroia no le gustará, pero sin mucha deliberación, sabrá que Cora no es hipócrita. Hasta donde sabemos, Cora no pateó y gritó cuando Francona lo dejó a un lado por el bien común hace una década. No evitó a Pedroia ni volcó su frustración en la próxima generación. Lo tomó con calma. Ganó otro anillo. Y extendió su carrera más allá del tiempo en que la mayoría de sus dones físicos lo habían abandonado.

Afortunadamente, Pedroia no necesita aceptar una nueva realidad tan descarnada. Todavía puede jugar, y aún puede jugar a menudo. Pero los Red Sox estarían mejor con un Pedroia al 100 por ciento por 120 partidos al año que con uno al 70 por ciento empujando tantos partidos pueda aguantar su cuerpo. Honestamente, eso también sería lo mejor para Pedroia.

Ahora le toca a Cora convencerlo.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe