keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez

Lo he oído al menos tres veces este año. Y en la postemporada, todo el tiempo. El buen pitcheo gana al buen bateo. Es la llave para ganar partidos, para tener éxito en temporada regular, para avanzar en la postemporada.

El año pasado, los Dodgers lideraron la Liga Nacional con un OPS de .774. En la Serie Mundial, cuando se enfrentaron a los Red Sox, un equipo con buenos lanzadores, pegaron .180/.249/.302. El buen pitcheo prevaleció. (No importó que los Red Sox tuvieran una mejor alineación, pero con un OPS bajo de .690 contra los lanzadores de los Dodgers).

No es una cuestión nueva. Hace solo ocho meses, Ben Lindbergh de The Ringer, con ayuda de nuestro Russell Carleton, mostró que de manera individual, los mejores bateadores lo hacen mejor, relativamente, contra los mejores lanzadores que los mejores lanzadores contra los mejores bateadores. Previamente, Carleton mostró que los bateadores tienen más impacto en apariciones al plato que los lanzadores. Así que el récord no está claro.

Voy a presentar un análisis con equipos de la temporada regular. Pero le advierto: no hay una respuesta definitiva. Solo algunos quizás.

***

Lo primero es definir “buen pitcheo” y “buen bateo”. Podría usar algo simple, como carreras anotadas o permitidas. El problema de eso, claro, es que podrías enfrentarte a muchos equipos como los Rockies en la categoría de buen bateo y muchos equipos como los Padres en la categoría de buen pitcheo. Eso no es decir que esos equipos han tenido buenos bateadores y lanzadores, pero que se benefician de la idiosincrasia de sus parques (Petco Park algo menos después de que su equipo cambiara las dimensiones).

Así que necesitamos ajustar los efectos de los parques. Y mientras lo hacemos, podemos ajustar otros factores que son más cercanos a la suerte y a la variedad, como la secuencia de lanzamientos, la defensa, y el enmarcamiento, para obtener una medida pura de lo que es ser bueno.

El modelo mixto de estadísticas de BP, Promedio de Carreras Merecido (DRA, por sus siglas en inglés) para los lanzadores [1] y las Carreras Merecidas Creadas (DRC+ por sus siglas en inglés) para los bateadores, cumplen con esta función. Las usé. Si usted no es aficionado a DRA/DRC+, siga leyendo. Usé otras medias como muestra.

Decidí limitar mi investigación a la era de 30 equipos de 1998 a 2018. Eso es una base de datos robusta, con 630 temporadas de equipos.

Para definir lo bueno de un buen pitcheo y un buen bateo, presumí que un tercio de la liga, en cualquier año, es bueno. Otro tercio es promedio. Otro tercio está por debajo del promedio. Usando esa medida, definí los cinco mejores equipos cada año en cada liga como buenos. (Sí, ya sé, había 16 equipos en la LN y 14 en la LA hasta que Houston cambió de liga después de la temporada 2012. Cinco por liga es lo más cercano).

Por ejemplo, tome la LA del año pasado. Los mejores cinco equipos en DRC+ fueron Boston, Oakland, Houston, New York, y Cleveland. Los cinco mejores en DRA (y DRA-) fueron Houston, Cleveland, Nueva York, Tampa Bay, y Boston.

Así que cuando los Red Sox jugaron contra los Rays, un buen equipo de bateo jugó contra un buen equipo de pitcheo. (El buen bateo ganó al buen pitcheo, 11 juegos a ocho). Cuando los A’s jugaron contra los Indians, un buen equipo de bateo jugó contra un buen equipo de pitcheo. (El buen bateo ganó cuatro juegos a dos). Pero cuando Boston jugó contra Nueva York, no hay conclusiones. Ambos eran buenos bateadores y lanzadores. El resultado de los partidos (Boston 10, Nueva York 9) no demostró nada, ya que ambos representaban las dos categorías.

Los juegos interliga fueron un dilema para mí. En algunos años, una liga dominaba sobre la otra. Ocho de los 10 mejores equipos según DRA en 2010 estuvieron en la LN. Pero los ocho equipos con mejor bateo según DRC+ jugaron en la LA. Así que cuando St. Louis (el cuarto mejor equipo de bateo en la LN, pero solo el 14º en las mayores) jugó contra los A’s (el mejor equipo de lanzadores en la LA, quinto en general) ese año, estuvo más desbalanceado de lo que un enfrentamiento así podría sugerir. (El buen bateo ganó 2-1, sin embargo). Pero hay muy pocos de esos partidos cada año, decidí incluirlos. No mueven demasiado los números.

Y luego están todos esos números generales. Este gráfico muestra los porcentajes ganadores, por temporada, de los equipos con buen pitcheo cuando juegan contra los equipos con buen bateo.

No se preocupe. No puedo hacer cara o cruz con eso, tampoco. Déjeme hacer zoom en la zona entre .480 y .520 y añadir más líneas.

La línea con el guión es la media. De 1998 a 2018, el porcentaje ganador en promedio de los equipos de buen pitcheo cuando se enfrentaba a los equipos con buen bateo es de .502. La línea de puntos es la mediana. La mediana es .500.

Si piensa que eso es inconcluyente, estoy de acuerdo. Un porcentaje de victorias del .500 significa un récord de 81-81 en 162 partidos. Un porcentaje de .502… bueno, eso también es 81-81. El buen pitcheo no gana al buen bateo. Es un empate.

Pero quizá a usted no le gusten DRA y DRC+. Creo que debería repensar eso, pero no le molestaré aquí. Miremos otras métricas ajustadas por parques. Las más prominentes en FanGraphs son FIP- para los lanzadores y wRC+ para los bateadores. ¿Cómo el buen lanzamiento y el buen bateo -definidas más arriba como los cinco mejores en cada liga en cada temporada- rinden ante FIP- y wRC+?

¡El buen pitcheo lo hace mejor! ¡Pero no por mucho! El porcentaje de victoria mediano es .508. La mediana es .502. En 162 partidos se traslada a récords de 82-80. Eso no es abrumador.

Por último, Baseball-Reference muestra ERA+ para lanzadores y OPS+ para bateadores. Aquí está cómo esos cuadros miran.

El buen pitcheo, definido por ERA+, le ganó al buen bateo, definido por OPS+ a un porcentaje de .513. La mediana fue .511. Esas cifras significan récords de 83-79 en 162 partidos.

Cuando escuche “buen pitcheo gana a buen bateo”, no sé usted, pero pienso en algo mejor que 83-79, 82-80, 81-81. Eso no es buen pitcheo ganando al buen bateo. Eso es que el buen pitcheo tuvo una pequeñísima ventaja sobre el buen bateo.

Por supuesto, “el buen pitcheo tiene la pequeñísima ventaja” no significa exactamente “el buen pitcheo gana al buen bateo”.

Pero tiene la virtud de ser realmente cierto.


[1] Generalmente, los números ajustados por parque se muestran con un sufijo + o -. Podría haber usado DRA- para este ejercicio, pero ya que DRA está ajustado para parques, no lo hice. Los ránkings para DRA y DRA- son los mismos.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe