keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Marco Gamez 

Ya debe ser mayo porque ese artículo comienza a aparecer (otra vez). Aquí hay una Lista de Palabras útiles en caso de que alguien por ahí quiera escribir uno propio.

(Nombre del jugador) ha empezado el 2018 de manera (temperatura), y (su equipo) está por delante de donde Baseball Prospectus pensó que estaría. Su (Línea de Producción Ofensiva) ha sido un poco sorprendente, dado su rendimiento (Línea de Producción Ofensiva) de la temporada pasada. ¿Estamos viendo un nuevo (nombre del jugador)? Bueno, de acuerdo con una investigación de Russell Carleton de BP, podríamos estarlo. Hace unos años, reunió algunas investigaciones sobre cuándo ciertas estadísticas se estabilizan.

Las estadísticas de gran número como el promedio de llegar a base o el promedio de slugging demoran mucho en estabilizarse por completo, pero Carleton encontró que ciertas estadísticas como (nombre de la estadística) se estabilizan en (cantidad) apariciones al plato. Y esta temporada, hemos visto un muy diferente (nombre del jugador) cuando se trata de su (esa estadística). Ahora que hemos alcanzado el punto en la temporada en la que ha registrado (número) apariciones al plato, según la investigación de Carleton, podemos estar bastante seguros de que (el nombre del jugador) realmente ha alcanzado un nuevo nivel de rendimiento.

Hablando como…bueno, Russell Carleton de Baseball Prospectus, creo que es hora de retirar esos artículos. Y es importante entender por qué.

Por un lado, la matemática original tiene un error (por mi culpa) y los umbrales de “estabilidad” en realidad deberían ser dos veces más grandes que los enumerados. En otras palabras, al menos, estos artículos no deberían aparecer hasta principios de junio. Pero incluso el hecho de que aparezcan muestra un malentendido sobre la investigación original.

Cuando hice la investigación por primera vez, la idea era que planeaba realizar una investigación transversal con un grupo de jugadores (generalmente, “todos los bateadores” o “todos los lanzadores” que tenían suficientes apariciones al plato). Iba a ver qué estadísticas estaban correlacionadas con qué. (Esto fue hace más de 10 años cuando ese tipo de cosas eran de vanguardia, o al menos cerca de eso). Pero tuve que establecer algún tipo de criterio de inclusión mínimo. ¿Cómo hacer eso de una manera responsable? Añadí el análisis de confiabilidad.

Quería encontrar un punto de corte en el que, dadas las mismas circunstancias básicas, la mayoría de los jugadores de la muestra obtuviera un rendimiento similar en una muestra de X apariciones al plato (o bateadores enfrentados) como lo harían en una segunda muestra similar. No esperaba que las cosas encajaran a la perfección, pero al usar la correlación podemos decir cuándo las cosas están “lo suficientemente cerca”. A esas alturas, podía decir que tuve una muestra de 158 (o el número) jugadores que tenían X apariciones al plato, y si elegías uno de ellos al azar y le dabas otras X apariciones al plato, me sentía bastante confiado de que produjera los mismos resultados que obtuvo la primera vez.

Otra forma de decir eso: una vez que llegas a cierto punto en la temporada, la mayoría de los jugadores hacen lo que siempre han hecho. No todos van a repetir su actuación, pero la mayoría lo hará. Lo que hemos alcanzado no es el punto en el que puedes creer en las estadísticas de todos y que de alguna manera son un reflejo de su verdadero nivel de talento individual. Es el momento de la temporada en que deberíamos ver a todos alineados con los números del año pasado. La realidad del béisbol es que la mayoría de los jugadores hacen lo que hicieron el año pasado. Eso es un poco aburrido, pero así son las cosas.

Si tuviera alguna razón para creer que aquellos de ustedes que estaban escribiendo esas historias estaban escogiendo jugadores completamente al azar, dejaría pasar el asunto. Pero seamos honestos. Nadie quiere leer que Jason Heyward básicamente está teniendo el mismo rendimiento esta temporada que la temporada pasada. Tú deseas escribir sobre los jugadores que se están comportando de manera extraña.

Para enmarcarlo de otra manera, aquí hay un gráfico que hice en Microsoft Paint (los datos son falsos, pero ilustrativos). En un eje (no importa cuál), tenemos el rendimiento de un jugador el año pasado (o su registro de por vida o cualquiera que sea su punto de referencia), y por otro, su desempeño este año. La línea diagonal representa el lugar donde el rendimiento del año pasado es igual al de este año.

Cuando decimos que hemos alcanzado el punto de estabilización para una estadística, estamos diciendo que la distribución de la liga debería parecerse a este gráfico. La mayoría de los jugadores están agrupados (no exactamente, pero a su alrededor) en esa línea diagonal. Sin embargo, no estás eligiendo uno de esos puntos. Estás eligiendo una de esas cuatro estrellas que están muy lejos de esa línea “solo haciendo lo que hice el año pasado”. Estás seleccionando las excepciones a la regla y afirmando que están siguiendo la regla.

No funciona así.

Ahora, esas estrellas representan casos donde algo está pasando. La pregunta es qué está pasando. Es posible que el nuevo éxito de un jugador realmente sea un caso en el que haya encontrado un nuevo truco. Es posible que su mala temporada sea porque adoptó un mal hábito. También es posible que haya tenido (mala) suerte. (Por lo general, establezco el umbral “suficientemente bueno” para la confiabilidad en una correlación de .70, y aunque la mayoría de esos puntos están agrupados alrededor de esa línea diagonal, aún hay espacio en una correlación 0.70 para un caso aleatorio de buena o mala suerte). Alguien tiene que ser ese tipo. Y para tu conveniencia, ese es probablemente el tipo sobre el que vas a escribir.

En este momento, no hay una buena manera de decir si esa rareza es solo aleatoriedad o si es una señal de lo que vendrá. Podría ser cualquiera de las dos. Solo sabemos que el rendimiento extraño es…extraño. El problema ha sido que todos han llegado a la conclusión de que debe haber un cambio en el talento. ¡No te apresures! Incluso si se trata de un cambio en el nivel de talento, no hay nada que diga que es permanente. Los jugadores entran y salen de buenos y malos hábitos todo el tiempo. Vale la pena buscar otros indicadores que puedan darnos alguna pista sobre si el nuevo rendimiento es suerte o habilidad. Hacer un pequeño análisis de los puntos de lanzamiento o la selección de los envíos o de las rutas de swing siempre es una buena apuesta. Pero por favor, no escribas ese artículo.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe