keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: Troy Taormina-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Chicago Cubs adquieren al LZ Wade Miley desde la lista de exención de los Cincinnati Reds

Miley nació en la era equivocada. Si hubiera tenido la suerte de lanzar en los años 70 u 80, se habría convertido en una leyenda; la cámara de televisión del home plate habría permanecido ciega a su arsenal decepcionante, y sólo los débiles roletazos se habrían quedado en la memoria del público. Todo lo que habría sobrevivido eran los grandes números de antaño, el récord de 12-7 y su ERA de 3.39. Entonces, armado con exactamente esa cantidad de pruebas, algún equipo lo habría recompensado ampliamente por su producción pasada, y viviría una vida feliz de estima general, haciendo anuncios locales de agencias automotrices.

Empero, los Cincinnati Reds colocaron a Miley en la lista de exención la semana antepasada, después de afirmar que habían tratado de encontrar un equipo para intercambiar al diestro, sin éxito. Los equipos ya no están en el negocio de recompensar los resultados pasados, y desafortunadamente para Miley, nadie realmente cree que pueda repetir su éxito para aparecer (muuuy abajo) en la lista para el premio Cy Young del 2021. Pero es comprensible; su enfoque para lanzar, combinado con su arsenal, hace que sea una situación casi imposible. La única razón concebible para pensar que Wade Miley pueda tener éxito como lanzador de las Grandes Ligas es que sigue haciéndolo.

Todo el mundo sabe que no se puede probar un negativo, pero todo positivo es el negativo de su opuesto; en este caso, Miley no puede probar que no dejará de ser bueno. Y por ello, hará rodar su piedra en un nuevo escenario, esta vez por el norte de Chicago, para audicionar el valor de intercambio en la fecha límite que actualmente, parece, no tiene. Es difícil recordar a un jugador que haya registrado tal discrepancia entre el WAR basado en el RA9 (5.7) y el WARP basado en el DRA (0.4). ¿Podrá estar a la altura de la temporada pasada? En el béisbol, los jugadores de 35 años rara vez lo consiguen. Pero también es razonable pensar que un abridor confiable, con fallas, y con fallas confiables como Miley valía algo más que un reclamo de exención. Es casi como si los Reds, después de vender a Raisel Iglesias en un movimiento similar de reducción de costos el invierno pasado, miraran a Noé Ramírez y pensaran: “Eh, para qué molestarse”.

Los Chicago White Sox eligen la opción del equipo para el LD Craig Kimbrel

Los White Sox eligieron la opción de $16 millones de dólares de Kimbrel para el 2022—en realidad una decisión de $15 millones, debido a una compra de exclusión de $1 millón—e inmediatamente se han puesto a determinar si tiene sentido mantenerlo en el equipo. Se podría pensar que si no quisieran pagar para mantenerlo en el equipo, simplemente evitarían tomar la costosa opción de su contrato, pero no es ahí donde estamos. Por un lado, si logran intercambiarlo en la temporada invernal sin retener su salario, incluso a cambio de nada, habrán logrado evitar el pago de un millón de dólares por el placer de verlo lanzar en otro lugar. Por otro lado, esto parece un camino bastante tortuoso, y pone en duda su decisión de enviar a Nick Madrigal en la fecha límite, por dos meses de servicios de Kimbrel. Eso puede ser mejorado por lo que Kimbrel podría traer de vuelta este invierno, pero es difícil imaginar que van a recibir un retorno comparable dado que el inestable final de temporada del diestro sólo sirvió para resaltar la varianza en el rendimiento de los relevistas.

Fue, en general, un fenomenal 2021 para Kimbrel, que el DRA realmente gustó en ambos lados de Chicago a pesar de los resultados altamente diferenciados a nivel de superficie. Después de un bache en 2019, Kimbrel ha reanudado su dominio de DRA de mediados de los 70, y es difícil esperar cualquier cambio real en eso para 2022. No es que no valga el dinero que se le debe, pero es difícil ver a múltiples pretendientes haciendo cola para pagar una cuota de adquisición por encima de la tasa esencialmente de mercado para Kimbrel. El arma de doble filo aquí es el plazo de un año: no hay un desembolso significativo más allá de 2022, pero ¿por qué ofrecer mucho por sólo un año de servicio?

Los Houston Astros toman la opción del equipo del 1B Yuli Gurriel

Un ejercicio de verdades contraintuitivas Sabermétricas: Gurriel conectó 15 cuadrangulares en 2021, la mitad de su total del mejor año de su carrera en 2019. También fue, tanto por DRC + como por WARP, más valioso el año pasado sin ellos; los 40 puntos de SLG que perdió fueron más que compensados por un aumento de 40 puntos en OBP; el cuasi toletero cubano lideró la Liga en promedio de bateo mientras se dispara más allá de su tasa de bases por bolas habitual. Es difícil decir en qué lugar de los 50 agentes libres habría quedado este primera base quien pronto cumplirá 38 años, probablemente en la mitad de la treintena. Pero ha sido más productivo en general en los últimos tres años que Rizzo, y la línea de tendencia de Yuli es menos preocupante que la del jugador de 31 años.

A un precio de apenas $8 millones, fue una elección fácil para los Astros, que fueron recompensados por creer en su primera base, extendiendo su contrato a pesar de sus batallas en la temporada 2020 acortada por la pandemia. Aunque Carlos Correa probablemente encontrará pastos más verdes, Gurriel y Michael Brantley siguen siendo el alma, si no el motor, de la filosofía ofensiva de los Astros, con su producción de alto contacto y baja variación en el plato. Este año no ha funcionado del todo, porque en el béisbol casi todo no funciona. Pero el equipo sigue preparado para lanzar los dados al menos una vez más.

El BD J.D. Martínez opta a cumplir el último año de su contrato con Boston

A fin de cuentas, esta tuvo que ser una decisión bastante fácil para Martínez, quien, con $19.375 millones de dólares, está ganando un millón más que la oferta calificada. Si hubiera optado por no jugar en su última temporada en Boston, se le habría impuesto la oferta, y la elección del draft que los equipos tendrían que ceder para contratarlo habría dificultado considerablemente sus opciones en el mercado. También podría ganar más dinero en un lugar en el que ha tenido mucho éxito, fuera de 2020, ¿verdad?

Esa oferta calificada probablemente lo seguirá hasta la temporada invernal de 2022, pero podría estar en posición de aceptarla entonces, de todos modos. Por ahora, Boston está reteniendo a su toletero del corazón del orden al bat, que vio un rebote de una desastrosa temporada acortada. La cosa es que, a sus 33 años, no repuntó del todo y está en un declive de varios años, incluso omitiendo la fealdad de 2020. Su OPS cayó a .867, bueno para un OPS+ de 126—su cifra más baja en toda la temporada desde 2013, antes de que se reinventara en Detroit. Su DRC+ cuenta una historia similar, aunque más sombría, cayendo a 115 en la temporada, por debajo de 131 en 2019 y 156 en 2018. No esperaría que la inclinación siga siendo tan pronunciada, pero podríamos estar viendo una nueva normalidad en un bateador meramente por encima del promedio en lugar de uno grande. Si eso es así, como bateador designado únicamente, Martínez tomó la decisión correcta al optar por jugar.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe