keyboard_arrow_uptop
BP360 now on sale! A yearly subscription, '23 Annual & Futures Guide and t-shirt for one low price
Image credit: © Jeff Curry-USA TODAY Sports

 Traducido por Marco Gámez y José M. Hernández Lagunes

Hola a todos, y espero que estén bien, dondequiera que estén. Hoy presentaremos la tercera parte de nuestra serie en curso que anota y explica las Reglas Oficiales del Béisbol. Si aún no has leído las partes 1 y 2, querrás empezar por ahí, ya que cubren los objetivos del juego y el terreno de juego, respectivamente. Hoy veremos los EQUIPOS Y UNIFORMES. Es una parte larga, ya que las reglas empezarán a ser de aquí en adelante, así que agradecemos su paciencia y comprensión.

3.00 – EQUIPOS Y UNIFORMES

La sección 3 de las reglas oficiales se desglosa en las siguientes sub secciones: la pelota, el bate, uniformes de los jugadores, guante de receptor, guante de primera base, guantes de fildeo, guante de lanzador, cascos, comercialización indebida y equipamiento en el campo. Como puedes ver, esta es una sección amplia, así que comencemos.

3.01 La bola

La bola será una esfera formada por un hilo enrollado alrededor de un pequeño centro de corcho, goma o material similar, cubierta por dos tiras de piel blanca de caballo o de vaca, firmemente cosidas entre sí. Deberá pesar no menos de cinco onzas ni más de 5¼ onzas “avoirdupois” y debe medir no menos de nueve pulgadas ni más de 9¼ pulgadas de circunferencia.

Ningún jugador deberá intencionalmente quitar el color o dañar la bola, frotándola con tierra, brea, parafina, orozuz, papel de lija, papel de esmeril o cualquier otra sustancia extraña.

CASTIGO: El umpire solicitará la bola y expulsará del juego al infractor. Además, el infractor será suspendido automáticamente por 10 juegos. Para conocer las reglas relacionadas con un pitcher que altera la bola, consulte las reglas 6.02(c)(2) hasta la (6).

Comentario de la Regla 3.01: Si una bola se deteriora parcialmente en un juego, permanecerá en juego hasta que la jugada termine.

Comencemos, por el principio (ja), es una esfera formada por hilo enrollado, pero ¿qué tipo de hilo? ¿Lana? ¿Algodón? ¿Alpaca? Resulta que se trata de 316 yardas de lana, pero aparentemente más por tradición que por cumplimiento de la regla. Pero eso no importa, porque eres libre de envolver el hilo alrededor de corcho, caucho o cualquier material similar. Por supuesto, el corcho y el caucho no son particularmente similares: el caucho pesa alrededor de 1,2 gramos por centímetro cúbico en promedio y el corcho está más cerca de 0,24, equivalente a 1/5 del peso. También tienen diferentes propiedades de compresión.

La vaguedad con la que se describen los materiales también se refleja en la variación de tamaños y pesos aceptables. Un rango de peso de ¼ de onza y un rango de tamaño de ¼ de pulgada puede parecer insignificante, y hasta cierto punto lo es, pero como ya hemos mencionado y puede que lo hayas notado, el béisbol es un juego de milisegundos y pulgadas. Un trozo de goma de mascar pesa alrededor de 0,05 onzas, y entiendo que cachetear un trozo de cuero puede marcar diferencias en la forma en que viaja la pelota.

El segundo párrafo es tan amplio y violado con tanta frecuencia que es completamente inútil. Ningún jugador puede decolorar o dañar intencionalmente la pelota, esencialmente frotándola con cualquier cosa que pueda tener en sus manos. Por lo tanto, no pueden realmente frotar la pelota, o si lo hacen, deben asegurarse de que no las ensucien ni las rayen. Hay un par de bolsas de colofonia justo detrás del montículo, el lanzador está seguramente a unos 10 segundos de tocarlas. Con toda certeza, las frotarán mientras miran al receptor y se preparan para recibir las señas. Esta regla está claramente destinada a detener el roce exagerado con el fin de aumentar el agarre de la pelota, pero como ocurre con tantas reglas que involucran el comportamiento del lanzador, reprueba el examen final: no puedes, como lanzador, tener claro lo que es o no es un comportamiento aceptable. O quizás, más exactamente, tendrías un sentido erróneo de las restricciones del comportamiento con respecto al manejo real de la pelota en comparación con lo que realmente verías si observaras un juego.

3.02 El bate

(a) El bate deberá ser una pieza de madera lisa y redonda de no más de 2.61 pulgadas de diámetro en su parte más gruesa y no más de 42 pulgadas (1.066 m) de largo. El bate deberá ser una pieza de madera sólida.

NOTA: Ningún bate laminado o bates experimentales deberán ser usados en un juego profesional (ni en juegos de campeonato o juegos de exhibición) hasta que el fabricante haya asegurado su aprobación por el comité de reglas, sobre su diseño y método de fabricación.

(b) Bates con cavidad. Se permite un corte ahuecado en el extremo del bate de hasta 1¼ pulgadas de profundidad el cual no será más ancho de 2 pulgadas ni menor de 1 pulgada de diámetro. El corte debe ser libre de ángulos rectos y no puede contener ninguna sustancia extraña.

(c) El mango del bate puede ser cubierto o tratado, sin excederse de un límite de 18 pulgadas desde la punta del mango con un material o sustancia que se extienda más allá de las 18 pulgadas límite, será motivo para que el bate sea removido del juego.

NOTA: Si el umpire se da cuenta que el bate no se ajusta a lo previsto en el inciso (c) hasta después de que el bate haya sido usado en el juego o en el momento de su uso, no será razón para declarar al bateador “out” o para expulsarlo del juego.

Comentario de la Regla 3.02(c): si la brea se extiende más allá del límite de las 18 pulgadas, el umpire entonces, por su propia iniciativa o si es avisado por el equipo contrario, ordenará al bateador utilizar un bate diferente. El bateador podrá usar el bate removido en el mismo juego una vez que el exceso de materia sea removido. Si no se presenta ninguna objeción antes de usarse el bate previo, entonces una violación a la regla 3.02(c) en esa jugada no nulificará ninguna acción o jugada en el terreno, y tampoco será aceptada ninguna protesta.

(d) Ningún bate de color podrá ser usado en un juego profesional a menos que sea aprobado por el comité de reglas.

La descripción del bate es tan ambigua como la de la pelota: es un palo de madera maciza, de menos de 42 pulgadas de largo y no más de 2,61 pulgadas de diámetro. Los mini bates, los mangos de escoba cortados y las patas redondas de una mesa presumiblemente encajarían a la perfección. No hay limitaciones en tipos de madera y tanto las limitaciones de longitud como de grosor están solo en el extremo superior. Quizás lo más interesante es que no parece que el bate deba estar derecho. Uno se pregunta qué tipo de desplazamiento hacia la banda contraria podría lograr un bateador con un bate curvo. Tal vez no sea necesario prohibir el ajuste de la defensiva si comienzan a aparecer bates con forma de hoz.

La nota en 3.02(a) elimina parte del margen de maniobra; presumiblemente, cualquier desviación del bate tradicional calificaría como un “bate experimental” y estaría sujeta a la aprobación del Comité de Reglas. Esta es una buena disposición general para evitar travesuras, pero si se trata de una ley, uno querría ver más claridad en el texto en sí, en lugar de simplemente enviar todas las preguntas al comité. Si se describen algunas dimensiones, entonces se deben indicar suficientes dimensiones para determinar la conformidad de una pieza del equipo con las reglas simplemente leyéndolas.

Los fanáticos del béisbol deberían poder identificar la jugada que eventualmente dio lugar a 3.02(c) y la nota que la acompaña. Después del “Incidente de la Brea de Pino” de George Brett en 1983, el entonces presidente de la Liga Americana confirmó una protesta de los Kansas City Royals y restauró su jonrón a la luz del “espíritu” de la ley de no quitar hits a los jugadores a posteriori por incurrir en involuntaria y leve violación en el cumplimiento de la restricción. Fue necesario esperar hasta 2010 para que se modificaran las reglas para reflejar esa interpretación y restringir formalmente una objeción hecha después de una jugada para quitar un hit.

3.03 Uniforme de los jugadores

(a) Todos los jugadores de un equipo deberán usar uniformes idénticos en color, corte y estilo y todos los uniformes de deberán incluir en sus espaldas números con un mínimo de 6 pulgadas.

(b) Cualquier parte de una camiseta interior que sea visible debe ser de color sólido y uniforme para todos los jugadores del equipo. Cualquier jugador que no sea el pitcher podrá llevar números, letras o insignias pegadas a las mangas de la camiseta interior.

(c) No le será permitido participar en un juego a ningún jugador cuyo uniforme no sea igual al de sus compañeros de equipo.

(d) Una liga puede establecer que cada equipo deberá utilizar un uniforme que lo distinga de los demás, o cada equipo tenga dos juegos de uniformes, blancos para los juegos como equipo local y de un color diferente para los juegos en que sea visitante.

(e) El largo de las mangas podrá variar en diferentes jugadores, pero las mangas de cada jugador en particular, deberán de ser aproximadamente del mismo largo y ningún jugador podrá usar mangas deshilachadas, desgarradas o cortadas a lo largo en tiras; y ningún pitcher deberá vestir mangas de color blanco, gris o que a juicio del umpire distraigan de cualquier manera.

(f) Ningún jugador podrá pegar en su uniforme tela adhesiva o cualquier otro material de un color diferente al de su uniforme.

(g) Ninguna parte del uniforme deberá incluir un dibujo, bordado o cosa similar, que imite o sugiera una pelota de béisbol.

(h) No deberán usarse botones de vidrio o de metal brillante en un uniforme.

(i) Ningún jugador deberá agregar algo en el talón o puntera de sus zapatos, que no sean las placas comunes usadas en las suelas o el protector para la punta del zapato. No se pueden usar zapatos con “spikes” de puntas agudas similares a los usados en zapatos de golf o de carreras de pista.

(j) Ninguna parte del uniforme puede incluir parches o diseños relacionados con anuncios comerciales.

(k) Una liga puede disponer que los uniformes de sus equipos miembros, incluyan nombres de sus jugadores en las espaldas de dichos uniformes. Cualquier nombre que no sea el apellido del jugador deberá ser aprobado por el presidente de la liga. Si es adoptado, todos los uniformes para un equipo deberán tener los nombres de sus jugadores.

Como ejemplo de redacción de leyes, esta sección es bastante sólida: describe en detalle un conjunto de reglas que, si imaginas un uniforme de jugador que cumpla con los requisitos de dichas reglas, te acercarás bastante a lo que ves en el campo hoy. Sin embargo, algunos puntos sobresalen como dignos de ser mencionados.

Primero, los números de los jugadores en la parte posterior: no conocemos ningún uniforme de equipo que se ajuste a los “números mínimos de seis pulgadas” si eso significa que los números deben ser a) mínimos y b) de seis pulgadas de tamaño. Si, en cambio, la intención era establecer seis pulgadas como el tamaño mínimo, entonces esta sección falla un poco en términos de claridad. Podría reescribirse para que diga: “Todos los jugadores de un equipo deberán usar uniformes idénticos en color, corte y estilo, y todos los uniformes de los jugadores deberán incluir números de al menos seis pulgadas en la medida vertical en sus espaldas”.

Segundo, (g) excluye patrones que imitan o sugieren la forma de una pelota de béisbol. Los Cincinnati Reds y los San Francisco Giants tienen pelotas de béisbol en la manga. La de los primeros es Mr. Red, una pelota de béisbol antropomórfica que se parece a como W.B.Mason se vería en una película de Pixar donde todos tienen la cabeza como una pelota de béisbol, cuando menos sugiere la forma de una pelota de béisbol.

Y por último, (j) y el logotipo de Nike. Obviamente, MLB tenía mil millones de razones  para permitir esta excepción y no se hizo sin que los fanáticos se dieran cuenta. Se puede argumentar desde ambos lados del comercialismo que agregar el logotipo al frente del uniforme viola o no alguna tradición sagrada. Incluso puede ser una discusión solamente estética: que si arruina la simetría de algunos uniformes y que la forma en la cual se alinea con el parche del pecho del equipo a menudo es un poco desbalanceada y molesta para quienes somos ordenados. Pero el tiempo pasa y el comercialismo siempre ha sido parte del béisbol.

Sin embargo, lo que no puedes defender es dejar la regla sin modificar. Tal vez ninguna otra sección de las reglas que hemos cubierto hasta ahora se haya infringido de manera tan flagrante y sistemática. Los uniformes de los 30 equipos llevan el logotipo de Nike y, por supuesto, los logotipos de New Era en las gorras y una miríada de otros logotipos más pequeños que se podría decir que están al ampliar lo que se conoce como “el uniforme”. Si la regla ya no es aplicable, simplemente que modifiquen la regla. Tal vez hacerlo etiquetaría la ruptura con la tradición de una manera que es menos aceptable, y es más fácil ver el logotipo de Nike como un caso especial, pero ¿alguien cree que cuando finalice el contrato de diez años de Nike, el lugar quedará desocupado a partir de entonces? Si el incidente de la brea de pino tardó 27 años en obtener una enmienda a la regla, tal vez podamos esperar una actualización aquí en algún momento antes de la temporada de 2050.

3.04 Mascota del cátcher

El cátcher podrá usar un guante de cuero, no mayor de 38 pulgadas de circunferencia, ni más de 15½ pulgadas desde la parte superior hasta la parte inferior. Tales medidas incluirán toda encordadura o cordón de piel o cubierta agregada al borde y exterior del guante. El espacio entre la sección del pulgar y la sección de los dedos del guante, no deberá exceder de 6 pulgadas en la parte superior y 4 pulgadas en la base de la cruz del pulgar. La red no medirá más de 7 pulgadas a través de la parte superior ni más de 6 pulgadas desde la parte de arriba a la base del pulgar. La red puede ser de encordadura o tejido a través de ojillos de piel del mismo guante o una sola pieza de cuero que puede ser de una extensión de la palma, tejida con cordón y construida en tal forma, que no exceda a las medidas especificadas.

¿Recuerdas nuestra discusión sobre el lenguaje obligatorio frente al discrecional en la redacción? En la primera frase de esta sección tenemos una declaración discrecional—el receptor puede llevar un guante. En primer lugar, esto sugiere que un receptor no necesita llevar un guante si no quiere hacerlo. Me gustaría que esto se intentara al menos una vez. En segundo lugar, el lenguaje es un poco confuso, ya que la combinación de la declaración de discreción de usar o no usar guantes con el lenguaje que limita el tamaño de los guantes crea una ambigüedad. El sentido común nos dice que la intención es decir que el receptor puede llevar un guante y que, si lo elige, el guante debe cumplir estos requisitos. Sin embargo, otra forma igualmente plausible de interpretar la línea es que un receptor puede llevar un guante de esas dimensiones, o no llevar ningún guante, u otro guante de las dimensiones que quiera.

Esta segunda interpretación, un tanto ridícula, que permitiría llevar guantes novedosos de ocho pulgadas, tiene más credibilidad con la segunda frase, en la que se utiliza el término “deberá” (obligatorio) para conectar los límites de los cordones con los límites de las dimensiones generales, pero estos últimos siguen estando sujetos al lenguaje discrecional, por lo que el resultado sigue siendo ambiguo.

La solución en este caso sería simplemente dividir la primera frase en dos declaraciones separadas: “El receptor puede llevar un guante de cuero. Dicho guante de cuero no deberá tener más de treinta y ocho pulgadas de circunferencia, ni más de quince pulgadas y media de arriba a abajo”.

3.05 Guante del primera base

El primera base podrá usar un guante o manopla de cuero de no más de trece pulgadas de largo, contando de base a punta, y no más de 8 pulgadas de ancho a través de la palma, midiéndose de la base de la curva del pulgar a la punta exterior del guante. El espacio entre la sección pulgar y la sección de los dedos del guante no deberá ser mayor de 4 pulgadas en la punta del guante y 3½ pulgadas en la base de la curva del pulgar. El guante deberá ser construido de manera que este espacio sea fijo permanentemente y no pueda ser alargado, extendido, ensanchado o profundizado por el uso de cualquier materia o proceso. La trabilla del guante deberá medir no más de 5 pulgadas desde su punta a la base de la curva del pulgar. La trabilla podrá ser un lazo, pasándolo a través de los ojillos en el cuero, o una pieza central de cuero, la cual podrá ser una extensión de la palma conectada al guante con lazos, y construida en tal forma que no exceda de las medidas mencionadas arriba. La trabilla no podrá ser construida de cordel enredado o entrelazado o hundido para ser de ella una especie de red para atrapar. El guante podrá ser de cualquier peso.

Al igual que con el guante de receptor, el material se limita al “cuero”, que probablemente podría ser más específico. ¿Piel de vaca? ¿Piel de caballo? ¿De primera calidad, o de saldos? El hecho de que el guante sea de cualquier peso, junto con el amplio lenguaje del “cuero”, crea una oportunidad para que aparezcan algunos compuestos de cuero súper ligeros que vayan más allá de los límites.

3.06 Guantes de fildeo

Cada fildeador, excepto el cátcher, podrá usar o llevar un guante de cuero. Las medidas que determinan el tamaño del guante deben ser tomadas midiendo el frente del guante o el lado que recibe la bola. La cinta medidora deberá ser colocada sobre la superficie de la pieza que se está midiendo y seguir todos los contornos en el proceso. El guante no debe medir más de 13 pulgadas desde la punta de cualquiera de los 4 dedos, a través del centro recibidor de la pelota hasta el ribete de la parte baja o tacón del guante. El guante no deberá medir más de 7¾ de pulgadas de ancho, midiéndose desde la postura interior de la base del dedo índice a lo largo de la base de los demás dedos, hasta la orilla de afuera del dedo índice (llamado cruz), puede guarnecerse con cuero de una pieza o malla. La malla puede ser construida de dos capas de cuero estándar para cerrar la cruz totalmente, o puede ser construida de una serie de túneles de cuero, o de una serie de entrepaños de cuero, o de correas entretejidas. El tejido de la red no podrá ser construido de correas tramadas o enrolladas en tal forma, que la red forme un tipo de bolsa para atrapar cuando el tejido de la red sea hecho para cubrir completamente el área de la cruz, puede construirse en forma tal que quede flexible. Cuando sea construida de una serie de secciones deben estar todas unidas. Las secciones no podrán estar hechas en forma que permitan una concavidad ligera que pueda ésta desarrollarse por curvaturas en las secciones de los dedos. El tejido de la red deberá ajustarse en forma que controle el tamaño de la apertura de la cruz. La apertura medirá no más de 4½ pulgadas en la parte superior, no debe superar las 5¾ pulgadas de profundidad y debe tener 3½ pulgadas de ancho en la parte inferior. La apertura de la cruz no podrá tener más de 4½ pulgadas en cualquier punto debajo de su parte superior. La profundidad de la red será de acuerdo con las medidas estipuladas. La malla deberá estar sujeta de cada lado con correas; estos enlaces deben estar seguros y si dan de sí, porque sean estirados o aflojados, se deberán ajustar a su propio lugar. El guante puede ser de cualquier peso. Véase anexo 4.

La primera línea establece que el receptor es un “fildeador”, lo que puede tener implicaciones más adelante. Curiosamente, en el caso de los guantes de fildeo, las reglas establecen cómo medir los guantes, algo que no vemos en el caso de la manopla del receptor o del primera base. Sin embargo, es posible que en el caso del primera base la sección 3.05 deba leerse conjuntamente con la 3.06, ya que presumiblemente el primera base es un fildeador, pero esto no está nada claro. Si se toma al pie de la letra, se podría suponer razonablemente que las reglas clasifican a los fildeadores como jugadores distintos del primera base y del lanzador, lo cual no puede ser la intención.

Además, el reglamento permite a cada jugador de campo “usar o llevar” un guante de cuero. Usar se explica por sí mismo, aunque se podría aclarar que el fildeador debe llevarlo en la mano. El uso, sin embargo, es ambiguo. Es de suponer que la intención es permitir algo como que el segunda base lance una pelota dentro de su guante retirado a la primera base para registrar un out, o que un guante que se quita de la mano de un fildeador por un batazo fuerte no se convierta de repente en una pequeña bomba que viola las reglas a la espera de que alguien lo toque. Todo esto tiene sentido, pero es mucho para que el “uso” se levante y requiere una expansión sustancial en la interpretación. La solución sería reescribir esta sección para enumerar a los fildeadores y establecer lo que uno puede hacer con su guante de cuero.

3.07 Guante del pitcher

(a) El guante del pitcher, excluyendo sus costuras, no podrá ser blanco, gris, ni de ninguna manera que, a juicio del umpire, considere que distraiga. Ningún jugador, sin importar su posición, podrá usar un guante más claro que el color PANTONE establecido en las actuales series 14.

(b) Ningún pitcher podrá adherir o pegar a su guante ningún material extraño de un color diferente al de su guante.

(c) El umpire en jefe hará remover del juego un guante que viole las reglas 3.07(a) o (b), ya sea por su propia iniciativa, por recomendación de otro umpire o por un reclamo del manager contrario que el umpire en jefe considere que tiene fundamentos.

Esta es la primera regla que hemos visto que faculta al mánager contrario a impugnar la corrección de un aspecto del juego—en este caso, el guante del lanzador del equipo contrario. La presunción es que un mánager contrario no puede cuestionar otra pieza del equipo, lo que plantea algunas preguntas. Tiene cierto sentido que un guante de lanzador que distraiga la atención sea el más impactante para el equipo contrario. Uno se imagina que un guante engalanado con arreglos navideños haría más difícil para un bateador ver la pelota—pero ¿qué pasa con otro guante de fildeador que le da alguna ventaja competitiva? Un guante de segunda base del tamaño de un dedo de espuma, por ejemplo. Corresponde al ampáyer detectar y retirar dicho guante.

Delimitar específicamente quién puede presentar una queja sobre el guante del lanzador en este momento, y no en las otras secciones que cubren el uniforme más amplio, crea una ambigüedad. O bien la afirmación aquí es superflua, o bien los mánagers contrarios no pueden quejarse específicamente de otras partes del uniforme. Si se trata de esto último, se plantea la cuestión de qué hacer si un mánager se queja, por ejemplo, del guante naranja fosforescente de un primera base. Si el ampáyer en jefe está de acuerdo en que la queja tiene fundamento, ¿se puede retirar el guante del partido? ¿O el hecho de que el mánager sea el que llame la atención del ampáyer significa que se debe permitir que permanezca?

3.08 Cascos

Una liga profesional adoptará la siguiente regla referente al uso de cascos:

(a) Todos los jugadores deberán usar algún tipo de casco protector mientras están al bate y mientras corren las bases.

(b) Todos los jugadores de las ligas de la National Association, deberán usar un casco protector de doble orejera mientras estén al bate.

(c) Todos los jugadores de Grandes Ligas deberán usar casco de una sola orejera (o a la elección del jugador, casco de doble orejera)

(d) Todos los cátchers deben usar casco protector para cátcher y una careta, mientras se encuentre recibiendo un lanzamiento.

(e) Todos los “coaches” de bases deberán usar un casco protector mientras desempeñan sus funciones.

(f) Todos los carga bates (muchachos o muchachas) deberán usar casco protector de doble orejera mientras estén desempeñan sus funciones.

Comentario de la Regla 3.08: Si el umpire observa cualquier violación de estas reglas, ordenará que la violación sea corregida inmediatamente. Si no se corrige esta violación dentro de un periodo de tiempo razonable, a juicio del umpire, este expulsará del juego al infractor y se recomendará la acción disciplinaria apropiada.

Las reglas sobre el uso del casco son interesantes porque, ya sea para las bicicletas, motocicletas o, aparentemente, el béisbol, siempre tienen que ser obligatorias (“deberán”). Se podría pensar que los jugadores no tendrían que llevar cascos, dada la importancia de la cabeza y todo eso, pero aquí estamos.

El apartado (c) está redactado de forma muy extraña. Todos los jugadores de las Grandes Ligas tienen que llevar un casco de una sola solapa, o a su discreción un casco de doble solapa. La forma de expresar esto es “todos los jugadores de las Grandes Ligas deben llevar un casco de una o dos solapas”; unir una declaración obligatoria con una discrecional debilita automáticamente la declaración obligatoria.

A veces en estas reglas se puede ver la sombra de la historia que hay detrás de la adición a la regla. Aunque no podemos encontrar la historia que hay detrás del comentario de la regla 3.08, la segunda frase es reveladora. La adición de “dentro de un tiempo razonable” sugiere que un bateador llega al plato con algún tipo de casco que se sale de las reglas, se le informa de su condición de no conforme, y vuelve a la caseta y busca durante mucho tiempo un casco mejor, o vuelve continuamente con cascos no permitidos. En mi opinión, son cascos duros, cascos de centurión romano, cascos de bicicleta para niños, etc. Esto hizo que el comité se apresurara a hacer una adición, y el comentario de la regla 3.08 fue el resultado.

3.09 Comercialización Indebida

El equipo de juego incluyendo, pero no limitado a las bases, placas de pitcheo, pelotas, bates, uniformes, guantes de cátcher, primeras bases, jugadores de cuadro y jardineros, y cascos protectores, como esta pormenorizado en la disposición de esta regla no contendrá una comercialización indebida de dichos productos. Cualquier cambio o modificación del equipo aquí citado por parte del fabricante en relación al tamaño y contenido del logo o nombre de marca deberá ser de buen gusto. Las disposiciones de la regla 3.09 se aplicarán únicamente en ligas profesionales.

NOTA: Fabricantes quienes tengan planes o ideas novedosas para modificaciones en equipo para ligas profesionales de béisbol deberán someter los mismos al comité de reglas oficiales antes de su producción.

Esta sección está bastante bien redactada y la única nota es que demuestra que el comité de reglas puede enumerar lo que significa cuando quiere—no se limitaron a referirse al “equipamiento de juego”, sino que dieron una lista no exhaustiva. El equipo que haya trabajado en esta sección podría desprenderse de lo anterior y concretar qué es exactamente lo que constituye un “fildeador” y lo que no.

3.10 Equipamiento en el campo

(a) Los miembros del equipo a la ofensiva deberán recoger sus guantes y cualquier otro utensilio de su equipo del campo de juego, y depositarlos en su “dugout” mientras su equipo está al bate. Ningún implemento podrá dejarse sobre el terreno de juego, ni en territorio “fair” o “foul”.

(b) Se prohíbe el uso de indicadores en el campo que generen un sistema de referencias tangibles.

Otra regla que nos dice mucho sin decirnos mucho. Resulta que para esta regla tenemos una fecha de cuando fue cambiada—antes de esta adición en noviembre de 1953, los jugadores dejaban sus guantes tirados en el campo mientras estaban bateando y los jugadores contrarios simplemente jugaban sobre de ellos. Si se combina esta práctica con algunas de las ambigüedades señaladas anteriormente en cuanto a las dimensiones de los guantes, antes de 1953 quizás los jugadores podían dejar enormes obstáculos de cuero tirados en el campo.

Conclusión

La sección 3 del reglamento, que describe los uniformes y el equipo aceptables, tiene bastantes deficiencias. Hay una redacción incoherente en todo el reglamento, y crea ambigüedades que hacen que algunas secciones, en ausencia de conocimientos sobre la práctica común, sean completamente inútiles. Además, hay limitaciones obsoletas en aspectos como la comercialización que no se han modificado a medida que la interacción entre el béisbol y las empresas ha evolucionado. Esta sección necesitaría una reescritura y reorganización total.

Esta es la tercera parte de una serie de 10 partes que analizan las Reglas Oficiales del Béisbol. Próximamente, en la cuarta parte, hablaremos de los ASPECTOS PREVIOS AL JUEGO.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe