keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Troy Taormina-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

La respuesta a la pregunta planteada en el encabezado de este artículo es, en cierto modo, sencilla. Un lanzador abridor es quien tira el primer lanzamiento del partido para un equipo. Todos los que le siguen son lanzadores relevistas. Fin de la historia.

Pero adoptemos un punto de vista menos pedante. Esperamos que un lanzador abridor competente tome la pelota regularmente para su equipo y lance relativamente profundo en los juegos. Para optar al título de carreras limpias admitidas, un lanzador debe lanzar 162 innings. Para ser acreditado con una victoria, debe lanzar al menos cinco innings. Esto implica que iniciará (162 ÷ 5 =) 32 partidos al año, o redondéalo a 30. Eso significa que lanzará cada cinco días más o menos.

De nuevo, todo esto es sólo implícito en las reglas. No es una norma estricta. Puedes abrir una vez a la semana y seguir siendo un lanzador abridor. Puedes ser un abridor, comenzando los partidos con un descanso limitado pero sin ir más allá de una o dos entradas, y sigues siendo un lanzador abridor. ¿Cómo han cambiado los patrones con el tiempo? ¿Qué es un lanzador abridor hoy en día?

Voy a comenzar este análisis analizando los días de descanso. Primero, un par de reglas básicas.  Voy a expresar todo aquí en base a juegos por equipo por 162 partidos. Por ejemplo, en 1988, el equipo promedio tuvo, en 162 juegos, lanzadores abridores que aparecieron con menos de tres días de descanso dos veces, tres días de descanso 10 veces, cuatro días de descanso 88 veces, cinco días de descanso 37 veces, y más de cinco días de descanso 25 veces. En segundo lugar, debido a que fueron temporadas extremadamente extrañas, excluyo de este análisis a 1981 (temporada de huelga a mitad de temporada) y 2020 (ya sabes por qué).

Empecemos con los lanzadores que abren sus partidos con menos de tres días de descanso. No creo que esto sea particularmente relevante, porque es raro. Hay cuatro casos, a grandes rasgos, en los que esto ocurre:

  • Un abridor lanza más o menos una entrada antes de que se produzca un largo retraso por lluvia. No sale después de la demora, pero no necesita un descanso completo para su próxima salida.
  • Se trata de una carrera por el cetro divisional, necesitas que tus mejores lanzadores trabajen duro, y estás viviendo un año en el que el nombre Tommy John se refiere a un lanzador activo, no a un procedimiento quirú
  • El abridor es un relevista abridor que lanza sólo una o dos entradas por salida.
  • El abridor es un lanzador de bolas de nudillo.

Este gráfico muestra el número de aperturas por equipo con menos de tres días de descanso desde que comenzó el juego divisional en 1969. Como se puede ver, nunca fue común y cayó casi completamente en desuso hasta que se produjo un bache impulsado por los relevistas abridores en los últimos años. Recuerda, no hay 2020, así que ese pico reciente de 5.5 aperturas en descanso corto por equipo fue en 2019.

Otro caso que me inclino a ignorar es el de los abridores con más de cinco días de descanso, mostrado en el siguiente gráfico. Eso puede ser por diseño. Shohei Ohtani ha iniciado cinco partidos con cinco días de descanso en su carrera; todas las demás aperturas han sido con un descanso mayor. Pero él es la excepción. La mayoría de los lanzadores descansan mucho en su primera salida del año (esto ocurre entre 11 y 13 veces por equipo al año en los últimos años, alrededor de 8 veces al comienzo del juego divisional), después de una democión al bullpen o a las ligas menores, o tras una lesión. No se trata de que los mánagers reúnan una plantilla de lanzadores llena de brazos que sólo pueden lanzar la pelota una vez a la semana.

Este año estamos en un punto álgido, pero yo no le daría mucha importancia a eso. Como ha señalado Derek Rhoads, las lesiones de los lanzadores también están en su punto más alto. Eso contribuye a los largos descansos.

Así que la verdadera acción, la forma en que un lanzador abridor está implicado, es con tres, cuatro y cinco días de descanso. Y esto es lo que sucede allí.

El hecho de que los lanzadores casi nunca empiecen con tres días de descanso (línea azul) no es sorprendente. El apogeo de las rotaciones de cuatro brazos fue hace casi medio siglo. El camino de las rotaciones de cuatro a cinco lanzadores está plagado de brazos arruinados. Hasta 1975, alrededor de un tercio de todas las aperturas de los lanzadores fueron con tres días de descanso, entre 46 y 60 aperturas por equipo. Este año, estamos a punto de obtener esa cantidad en 30 equipos.

Se me ocurrió la idea de esta serie cuando (creo) escuché a Boog Sciambi decir en una transmisión de los Cubs que, en lo que va de la temporada, ha habido más juegos iniciados con cinco o más días de descanso que con cuatro o menos, por primera vez en la historia. Ese no es el caso, si excluyes las primeras salidas del año de los lanzadores, esa presa se rompió en 2018, pero mira las líneas de arriba para cuatro (línea roja) frente a cinco (línea punteada) días. Estamos en camino a más salidas con cinco días de descanso que con cuatro días de descanso. Eso nunca había sucedido antes.

Algunos equipos tienen realmente rotaciones de seis brazos. Pero muchos otros clubes están improvisando gran parte de la rotación y trabajando en el descanso extra. Por ejemplo, los Astros, líderes de la División Oeste de la Liga Americana. Hasta el martes, Zack Greinke ha comenzado 13 de 23 juegos con cinco días de descanso. Para Luis García, son 10 de 20. Para Framber Valdéz son 7 de 15, para Jake Odorizzi 10 de 14 y para José Urquidy 7 de 12. Sólo Lance McCullers Jr. ha sido utilizado con tanta frecuencia con cuatro días de descanso como cinco (siete juegos cada uno). No es que los Astros tengan una rotación de seis hombres. Es que han construido una plantilla que da descanso extra a sus abridores.

Esa es la norma en el béisbol de 2021. El resultado es una definición cambiante de un lanzador titular. No empieza con tres días de descanso, como lo hacía a menudo a principios de la década de los 1970s. Pero ahora, tampoco empieza cada cinco días. Eso limita el total de entradas disponibles para los lanzadores titulares y, en consecuencia, su contribución a las victorias de sus equipos. Y no es el único cambio, como explicaré en el próximo artículo.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe