keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Orlando Ramirez - USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Nos acercamos a la recta final de la temporada con tanto que considerar como siempre. Por un lado, vamos a procesar lo extraño que es ver a un montón de jugadores con nuevos uniformes después de un plazo de intercambios muy activo. Jon Lester, como St. Louis Cardinal, existe (no empezó bien). Anthony Rizzo, como Yankee de Nueva York, pasó como si estuviera hecho a medida para los memes. Hay docenas de otros.

Más allá de eso, es agosto, y todavía estamos procesando el ambiente de juego. Rob Arthur habló de cómo la bola rápida alta ha sido castrada. Darius Austin habló de los bateadores a los que hay que dirigirse basándose en que podrían beneficiarse de ver más bolas rápidas bajas en la zona. Eso me hizo pensar: ¿Qué lanzadores están saliendo perjudicados a medida que muchas ligas de fantasía se acercan a sus propios plazos de intercambio?

El 23 de junio fue la fecha oficial en la que se tomaron medidas contra las sustancias pegajosas. Como Rob señaló en el artículo antes mencionado, antes del 23 de junio se produjo un descenso tanto de la tasa de rotación como de la tasa de bolas rápidas altas. Pero en ese momento, los descensos se hicieron vertiginosamente. Si observamos el porcentaje de abanicadas en los lanzamientos de cuatro costuras antes y después de ese fatídico día de junio, podremos hacernos una idea de por qué ciertos lanzadores han tenido problemas o en quién podemos confiar más en la recta final. Calculado al dividir el número de abanicadas y fallas que obtiene un lanzador por el número de abanicadas contra su bola rápida de cuatro costuras, el porcentaje de abanicadas también nos da la mejor idea de la tasa a la que los bateadores siguen siendo engañados o no.

Para este ejercicio, estamos viendo una población de lanzadores quienes tiraron al menos 100 bolas rápidas de cuatro costuras antes de la aplicación de la prohibición y al menos otros 100 después de ella. Nos queda una muestra de 174 lanzadores. A continuación sólo hablaremos de un puñado de abridores, pero puedes ver la lista completa aquí.

Antes de entrar en materia, es necesario reconocer que nada de lo que se dice a continuación emite un juicio de valor sobre ningún jugador por el uso perceptible de material pegajoso. A la hora de la verdad, puede que la MLB esté consiguiendo lo que quería de la operación, pero el proceso fue torpe y malo. Eso no debería olvidarse.

A continuación se muestran los tres abridores quienes han sufrido la mayor caída en la tasa de abanicadas con su lanzamiento de cuatro costuras desde finales de junio hasta el 2 de agosto. Una cosa que vemos inmediatamente para todos ellos es que sus bolas rápidas promedio de la Liga han caído repentinamente a muy por debajo de esa marca.

Lanzador 4S %abanicadas antes 4S %abanicadas después % Cambio
Liga 22.9 21.6 -1.3
Blake Snell 24.72 9.46 -15.26
John Means 22.71 9.09 -13.62
JT Brubaker 22.86 10 -12.86

Un año pésimo para Snell recibe aquí mala luz adicional, haciendo más monstruos en las sombras. Ha perdido casi un tercio de su porcentaje de ponchados en el último mes, viéndolo caer al 18.1%. Eso es unos cuantos puntos por debajo de la media, lo que es suficiente para hacer una mueca de dolor por sí mismo, pero también está caminando a una cantidad igual de bateadores. También sigue promediando menos de cinco entradas por salida. Llevas todo el año soportando esto, o dejando escapar suspiros de alivio desde lejos, porque ya te la sabes.

¡Pero se suponía que iba a ser liberado este año! ¡Se suponía que iba a tener la oportunidad de ser más como el ganador del Cy Young de 2018! En cambio, lo mejor que tiene a su favor en este contexto es que, de alguna manera, él es el único aquí cuyo wOBA en su bola rápida de cuatro costuras realmente ha bajado desde el operativo para frenar el uso de materiales pegajosos. Sin embargo, la sigue lanzando un montón (casi el 50% de las veces), y parece imposible decir que no ha tenido un impacto negativo en su juego en general. Parece que estamos más allá del punto de no-retorno para el desamparado zurdo. Si pensabas en un rebote o en una compra a la baja, piensa en, tal vez literalmente, cualquier otro lanzador.

John Means comenzó el año como una de las mejores historias de fantasía. O bien lo reclutaste por casi nada o no gastaste mucho al adquirirlo desde la lista de desempleados. Luego, se lesionó y regresó cuando la crisis era inminente. Al igual que Snell, su bola rápida representa casi la mitad de sus lanzamientos. A diferencia de Snell, ha disminuido significativamente su uso desde que regresó de la lista de lesionados, llevándola del 51.5% a sólo el 38.6%. Eso es probablemente una respuesta a que el wOBA contra el lanzamiento ha aumentado en 192 puntos desde la aplicación de la regla contra el uso de sustancias pegajosas. Su cambio de velocidad es su principal lanzamiento no-rápido, ya que lo lanza al menos el 30% de las veces. El cambio de velocidad de cualquier lanzador se basa en su bola rápida, por lo que el cambio de una en este caso está influyendo potencialmente en la abrumadora mayoría de lo que lanza Means.

Eso ayuda a explicar cómo su tasa de ponches se ha reducido a la mitad. La buena noticia es que casi no camina a nadie (2.7% de bases por bolas), pero sigue jugando en la División Este de la Liga Americana contra alineaciones y en parques de pelota que son de los menos favorables del béisbol. Es difícil incluso entrecerrar los ojos y ver una oportunidad de sacar algo positivo de él en tu plantilla ahora mismo.

JT Brubaker fue otro chavo de principios de temporada que no costó nada y redituó lo suficiente como para hacer que incluso Steve Cohen se lamiera los labios cargados de valor excedente. Sin embargo, últimamente se las ha visto difíciles, ya que ha lanzado la mayor cantidad de innings de este grupo y tiene la tasa más alta de cuadrangulares permitidos en elevados. Sin embargo, también tiene la segunda diferencia más pequeña en su tasa de K-BB entre los dos periodos que estamos examinando, ya que ha bajado sólo un 3.1%, y es el único que sigue estando por encima de la media de la Liga en esa medida.

Sugerir un cambio de mezcla de lanzamientos para un lanzador casi siempre se siente presuntuoso, pero su combo de sinker-slider podría permitirle trabajar hacia el este-oeste en la parte inferior de la zona, que es algo que incluso los comentaristas televisivos Matt Vasgersian y Mark Gubicza discutieron como algo para lo que “hay más espacio” en la transmisión del lunes de los Angels al discutir la excelente actuación de Chris Rodríguez. Brubaker podría ofrecer un rayo de esperanza como una adición de fondo para tu equipo en esta época del año.

Los tres lanzan entre 93 y 94.3 mph (149.6 y 151.7 kph). Estar en la misma zona de velocidad podría sugerir que la velocidad podría ser repentinamente incluso más relevante en la prevención de carreras de lo que podríamos haber pensado previamente para los abridores. También han lanzado sólo entre el 25 y el 40% de las entradas desde la restricción de uso de materiales pegajosos como lo hicieron antes de ella. El último año nos ha recalcado que dividir una temporada parcial en trozos más pequeños puede ser una opción precaria, pero la razón de este análisis en particular es tan específica que es difícil de excluir.

Además, nos da a los tipos cuyas actuaciones podríamos comprar después de ver casi ningún cambio en sus tasas de abanicadas con bolas rápidas de cuatro costuras a pesar de la prohibición de sustancias pegajosas, como Lance Lynn o Carlos Rodón. Incluso si el costo es alto, estos lanzadores podrían valer la pena. Si no estás seguro de la situación de tus activos u objetivos, revisa la lista completa.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe