keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Jennifer Buchanan - USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Puede que hayamos experimentado el año más exitoso en la historia del béisbol. Baseball-Reference sólo presenta números de atrapados robando de 1920 en adelante. En esos 100 años, ninguna temporada eclipsó el umbral del 75% de éxito. Es fascinante observar la tendencia en ese tiempo y ver cuánto ha cambiado:

La Liga colectivamente superó la marca del 75% en 2020. Aunque no podemos estar totalmente seguros de que no haya sucedido antes, no sería particularmente relevante si lo hubiera hecho. Mucho ha cambiado en el béisbol durante ese período. Incluso si pudiéramos estar seguros de los datos iniciales, lo cual no podemos, está claro que las tasas de éxito fueron muy pobres durante las primeras décadas del período para el cual tenemos datos. Ni siquiera se acercó a lo que se podría considerar como tasas de equilibrio aceptables hasta principios de los años 60. La línea del 70% no se cruzó hasta 1987.

Centrémonos en el período más comparable, la tasa de éxito de bases robadas desde 1998:

El lado derecho del gráfico original parece mucho menos extremo. Los equipos no han sido colectivamente “malos” en el robo de bases desde los días previos a Moneyball. Ese hecho se alinea bastante bien con dos de las principales razones por las que los robos han disminuido en volumen mientras que las tasas de éxito han aumentado: (1) los equipos necesitan correr menos cuando la ofensiva, especialmente los cuadrangulares, están al alza; y (2) los equipos son más conscientes de exactamente cuánto deben correr para que valga la pena. El equilibrio entre el riesgo de lesiones y la recompensa es, sin duda, otra cosa de la que los equipos son más conscientes.

Hay una ligera tendencia al alza durante este período, que culmina con el histórico éxito de esta temporada. ¿Hay alguna razón por la que el año 2020 habría traído un mayor nivel de éxito?

Esa pregunta podría ser respondida en cierta medida si tuviéramos datos de la época de reacción para los receptores. Desafortunadamente, Baseball Savant no ha actualizado esa página para el 2020, y no está claro que obtengamos datos de Statcast allí. Eso nos deja incapaces de comparar las temporadas anteriores para determinar si las inusuales circunstancias que rodean la temporada 2020 hicieron que los brazos de los receptores fueran ligeramente menos efectivos.

Hay algunas razones por las que podríamos esperar que la tasa de éxito suba. La exploración avanzada del video es sin duda lo suficientemente buena como para que los equipos puedan dar a los jugadores información detallada sobre casi cualquier lanzador o receptor contra el que puedan intentar un robo. Se ha puesto un énfasis tan significativo en el encuadre de los lanzamientos que también puede haber habido un ligero cambio en las habilidades de otros receptores, incluyendo la fuerza del brazo y su precisión. Esto no quiere decir que los equipos no valoren esas cosas, pero si la habilidad de encuadrar lanzamientos es ahora un factor más significativo en la asignación del tiempo de juego que la calidad del brazo de un receptor, debería tener al menos un pequeño efecto.

Seis equipos han tenido un promedio de 75% de éxito o mayor desde 2010. Sin embargo, es un grupo rarito. Van desde los altamente inclinados al análisis de los datos hasta los comparativamente tradicionales. Cleveland, por ejemplo, tiene una presencia analítica bien establecida en la gerencia desde los años 90. Los Yankees han invertido más recursos en esa área que la mayoría, y sus rivales de división, Boston, tampoco han sido tímidos en ese rubro.

También están los Royals, cuyo éxito en bases robadas tiene que ver más con su manera de armar plantillas. Los Nationals y los Phillies completan el grupo; no son equipos cuyas gerencias normalmente sean citadas como de vanguardia. No están Oakland, ni Tampa Bay, ni los Dodgers, sólo por elegir algunos equipos que podríamos esperar que ejerzan algún control analítico sobre la tasa de robo de sus equipos en base a su éxito.

Y ahí está el problema. Si los equipos impiden que sus jugadores corran porque regalan demasiados outs, no tenemos una idea real de los parámetros. ¿La gerencia emitiría una directriz después de un mes de mal rendimiento? ¿Qué mánagers son los que en gran medida gobiernan estos asuntos por su cuenta? ¿Se hace borrón y cuenta nueva después de una temporada, o los jugadores que se saltaron la luz roja el año anterior ven la señal de alto indefinidamente una vez que su equipo les considera una desventaja?

En medio de todo el ruido de las tasas de éxito del equipo, hay un factor reciente obvio que podría tener un efecto negativo en las bases robadas: las repeticiones en video. Ha habido un número de ejemplos de robos que han sido anulados en la revisión porque los jugadores se salieron de la base. Por supuesto, esos son los ejemplos que estamos obligados a notar. Para determinar si la repetición está perjudicando a las bases robadas, analicé los datos de la revisión de la repetición desde 2014. No nos importan las llamadas confirmadas, las que se habrían mantenido sin repetición, así que comparé todas las llamadas anuladas en los intentos de bases robadas para determinar el efecto neto. En este gráfico, las barras azules representan las bases robadas que se anulan en la revisión. Las barras rojas representan robos que se anulan al revisar.

En cada año desde que se introdujo la repetición, ha reducido el número de robos. El cambio neto alcanzó un máximo de … 39 robos en 2015. Eso no moverá mucho la aguja. Tres cosas diferentes han sucedido desde la introducción de la repetición, y es un poco contraintuitivo creerlas todas:

  • Los corredores parecen haber reducido las ocaciones en las que fueron atrapados tras la repetición.
  • Las repeticiones redujeron el número de robos.
  • El porcentaje de robos de base subió.

Aunque esto nos ha quitado un total de robos ligeramente más alto de la Liga, el porcentaje de llamadas anuladas que son robando no es realmente lo suficientemente alto como para reducir la tasa de base de robos, dada la proporción entre los tipos de llamadas alteradas. La revisión de la repetición ha mejorado el porcentaje de bases robadas convirtiendo suficientes robos atrapados en bases robadas para compensar el número de robos robados.

Aunque la tendencia no persistió en la temporada abreviada, parece genuinamente que los jugadores se han ajustado a la introducción de la repetición hasta el punto de que en 2019 se anuló casi una división 50-50 en el tipo de llamada anulada. De hecho, sin la repetición, no habría una tendencia al alza reciente en absoluto. En realidad, solo existe el punto de datos aislado de 2020. Por ahora, tendremos que esperar para ver si los equipos han mejorado realmente en el robo de base.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe