keyboard_arrow_uptop
2023 SABR Analytics Conference Research Awards: Voting Open Now!
Image credit: David Dermer-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Kansas City Royals firman al 1B Carlos Santana con un contrato de dos años y $17.5 millones de dólares. [8 de diciembre]

Técnicamente, Carlos Santana fue bateador por debajo del promedio en un momento de su carrera profesional. En 2008, cuando realizó ocho apariciones al plato en la filial de doble-A Akron, obtuvo un 64 DRC+. Sin embargo, conectó un cuadrangular en uno de esos ocho viajes. En todas las demás etapas en todos los demás niveles en los que ha jugado, su DRC+ ha sido de al menos de 101, y esa marca baja llegó en 2007, en Clase A. Las peores marcas en cuanto a DRC+ de Santana en las Grandes Ligas llegaron en 2018, y en la temporada de la pandemia, cada una de ellas en 108. Es un metrónomo. Es implacable. Es un hombre firme en el plato, exigiendo un lanzamiento digno de su tolete antes de soltar un swing. Desde el comienzo de 2019, 119 jugadores han totalizado 700 o más apariciones al plato. Sólo Tommy Pham, Alex Bregman y Mike Trout han perseguido lanzamientos fuera de la zona con menos frecuencia que Santana.

A menos que creas ciegamente en la mala suerte de bateo y una caída superficial de potencia en 2020, Santana era probablemente el bateador más confiable del mercado. Eso es distinto a decir que era el mejor, por supuesto, no menos importante porque es un primera base barrigón que cumplirá 35 años en abril. Aún así, su piso ofensivo está al promedio de la Liga, y su techo es alrededor del promedio+, incluso para un primera base. Hace tan buen contacto que, a pesar de su paciencia, mantiene un bajo índice de ponches.

Todo esto hace que Santana sea una buena elección potencial para cualquier número de contendientes, incluso sin tener claro el futuro del bateador designado en la Liga Nacional. Por mucho que parezca que hubiera jugado por siempre, tiene todas las herramientas que ayudan a un bateador a envejecer con gracia, y aún no muestra ningún signo de colapso real. Por esas razones, la única sorpresa (leve) de este contrato es el equipo que se lo dio.

La voluntad de los Royals de dar dos años, primero con Mike Minor y ahora con Santana, probablemente les permitió tomar a cada jugador, más que el simple dinero o las oportunidades que podían ofrecer a cualquiera de ellos. Esa es una jugada inteligente del gerente general Dayton Moore; aprovecha la flexibilidad del equipo. Kansas City tiene espacio en su plantilla de 40 peloteros, poco dinero comprometido más allá de 2021, y un sistema de ligas menores mejorado. Tienen mucho de su listado de la temporada invernal terminado, lo que les permite hacer planes y buscar oportunidades inesperadas, mientras que sus rivales todavía tienen abundante incertidumbre, y se enfrentan o bien a la crisis de la plantilla o bien a la crisis de dinero en su futuro próximo.

Nada de esto es para sugerir que el fichaje de Santana hace a los aspirantes. Sin embargo, añade el necesario equilibrio y profundidad a su alineación. Por lo que se ve, Santana es genial en el club, con una seriedad de propósito que debería encajar bien con los jóvenes del equipo, que perdieron a Alex Gordon por jubilación. Ningún movimiento individual, ni una serie realista de ellos, iba a hacer que los Royals de 2021 fueran iguales a los Twins o a los White Sox. Pero esta contratación indiscutiblemente los hace mejores, y podría ser un sorprendente catalizador para una mejora más amplia antes de que el pacto expire tras el 2022.

Los Chicago White Sox formal al JI-D Adam Eaton por un año y $7 millones de dólares [8 de diciembre]

Acabamos de terminar con una rápida discusión sobre la influencia en el vestidor; empecemos con ese elemento esta vez. El regreso de Eaton al sur de Chicago es tenso, porque la última vez que estuvo allí, se vio envuelto en una de las más feas y tontas intrigas de vestidor de los últimos tiempos, no sólo para los White Sox, sino en todo el béisbol. Por su reputación, Eaton nunca es muy querido y a veces ni siquiera es bien tolerado. Las razones de eso no son difíciles de averiguar. El día que firmó, colgó el teléfono en una entrevista radiofónica con la nueva emisora de los White Sox, y decidió no responder a una pregunta perfectamente razonable sobre la capacidad del nuevo entrenador Tony La Russa para relacionarse con los jugadores jóvenes en 2021. Eaton puede ser abrasivo y arrogante, y casi abusivo.

Dicho esto, el cambio es posible, y las instantáneas que vemos de los jugadores como personas pueden fácilmente engañarnos. Eaton tuvo pocos problemas para integrarse en la cultura del equipo con los Nationals, y de hecho, él, Howie Kendrick y otros veteranos se amalgamaron de manera obvia y vigorosa durante la carrera de 2019 que culminó con la victoria de Washington en la Serie Mundial. Puede que no haya sido un promotor declarado de los jugadores más jóvenes del equipo, pero Eaton no fomentó ni permitió problemas. Demostró la habilidad de encajar fácilmente en el nivel medio de una plantilla y en la jerarquía del club, mientras que parecía jugar suelto tanto profesional como personalmente por el gran papel que desempeñó la última vez que estuvo en Chicago.

Es ese feliz espacio intermedio en el que Eaton vivirá dentro de esta encarnación de los Sox también. En el campo, cae a la medida exacta para los Sox. Necesitaban un bateador zurdo para equilibrar su alineación de diestros. Necesitaban a alguien que fuera más de OBP que de SLG, para equilibrar una alineación llena de bateadores que se inclinan mayormente hacia el otro lado. Necesitaban un buen jardinero derecho defensivo, porque pedirle a Luis Robert que cubra 120 pies hacia todos lados no es ni justo ni bueno para su salud a largo plazo. Sé que el Eaton de 2019 encaja en esa descripción mucho mejor que el de 2021 lo hará, pero no estoy seguro de que describa mejor a ningún otro agente libre disponible que Eaton.

Bateo desde el arranque de 2018, jardineros derechos zurdos, agentes libres 2020-21

Jugador AVG OBP SLG
Jay Bruce 0.217 0.282 0.448
Adam Eaton 0.278 0.362 0.416
Nick Markakis 0.288 0.357 0.428
Nomar Mazara 0.258 0.315 0.431
Tyler Naquin 0.265 0.299 0.415
Joc Pederson 0.241 0.325 0.513
Josh Reddick 0.258 0.318 0.400

A diferencia de, digamos, Santana, Eaton ya está mostrando signos de envejecimiento malo (especialmente con respecto a la salud), y apenas acaba de cumplir 32 años. Pero en un acuerdo de un año, eso importa relativamente poco, y este movimiento deja mucho espacio para que los Sox hagan otros gastos (para mejorar su bullpen, tal vez, o para solidificar su puesto de bateador designado y darle a Andrew Vaughn una oportunidad de conseguir repeticiones en Triple-A). No hay un riesgo enorme aquí, salvo el que supone la colisión de personalidades que todavía puede ocurrir. Por otra parte, por su propia admisión, el equipo del año pasado sufrió algunos lapsos cruciales de preparación e intensidad. La Russa está aquí en parte porque sobresale en la detección de ese tipo de apaciguamiento y en encontrar una manera de inmediatamente agitar las cosas. Eaton puede hacer lo mismo, y en su tiempo fuera de Chicago, podría haber aprendido a llevarse bien con la gente.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe