keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus Needs Your Help! Check out our call for contributors!
Image credit: Eric Bolte-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Hubieron un par de cosas que llamaron mi atención en Twitter durante el fin de semana. Podrías estar pensando, “¿Por qué pasas tiempo en Twitter si no tienes que hacerlo?” Podría responder, “Buen punto”. Pero no puedo dejar de verlo.

Mi colega y amigo Jarrett Seidler respondió a este artículo de Bill Madden en el New York Daily News. Incluye la oración, “Todos los equipos del béisbol tuvieron casi cero ingresos el año pasado y no tienen idea de cuándo podrían empezar a generar nuevos ingresos el próximo año, o cuáles serán esos ingresos”.

Bill Madden es un ganador del premio J.G. Taylor Spink y está en el Salón de la Fama. Escribió uno de mis libros favoritos de béisbol, 1954. Estoy deseando leer su biografía de Tom Seaver. Quiero dejar claro que no lo estoy criticando.

Obviamente hizo mucho trabajo de fondo en su historia. La frase “todos los equipos del béisbol tuvieron casi cero ingresos el año pasado”, estoy seguro, no es algo que se le haya ocurrido a él. Es algo que escuchó de las fuentes que entrevistó. Y estoy aquí para decirles que es una absoluta tontería.

Todos los años, Mike Ozanian y su equipo en Forbes investigan a fondo las finanzas del béisbol. Este es el reporte de la primavera pasada. Baja a la segunda ilustración y verás un desglose de los $10.5 mil millones de dólares en ingresos generados por la MLB en 2019. Estos son:

  • $3.2 mil millones en boletaje
  • $3.1 mil millones en contratos de medios de comunicación nacionales, patrocinios y licencias
  • $2.2 mil millones en medios de comunicación locales
  • $1.1 mil millones en patrocinios
  • $925 millones en otros ingresos en los estadios

Obviamente, en 2020, esos ingresos bajaron mucho. Podemos asumir con seguridad que los ingresos en boletaje y otros ingresos del estadio fueron casi nulos. ¿Pero todo lo demás? La MLB y sus 30 equipos no obtuvieron tanto dinero de un calendario de 60 juegos como en uno de 162 juegos. Pero 60 / 162 = 0.37, no 0.00. Todos los equipos de béisbol, claramente, tuvieron ingresos distintos de cero en 2020.

Este es un aspecto realmente molesto de las comunicaciones de la MLB. Mira, yo corro. Si me preguntaras qué tan rápido puedo correr un 5K, podría decir “en alrededor de 20 minutos”. Eso sería, en cierto sentido, cierto. Pero omitiría el calificativo de “cuando tenía literalmente la mitad de mi edad y dos cirugías de rodilla menos; soy mucho, mucho más lento ahora”. Así que no lo diría. Sería deshonesto.

Cuando la MLB afirma que los equipos no tuvieron ingresos el año pasado, está omitiendo la parte “de las operaciones del estadio”. Es lo mismo que cuando Rob Manfred dijo que los equipos de la MLB “acumularon una deuda sin precedentes de $8,300 millones de dólares” durante el año, omitiendo convenientemente “una gran parte de ellos para financiar empresas inmobiliarias que no tienen nada que ver con lo que pasa en el terreno de juego”. O en mayo, cuando trató de justificar los recortes salariales en exceso de la prorrata usando números que eran descuidados, incorrectos y engañosos. Hay una diferencia entre la honestidad, el enfoque y las omisiones materiales. MLB se equivoca repetidamente a favor de estas últimas.

Hace que te preguntes por qué lo hacen. ¿Quién es el público al que se dirigen estas medias verdades y no-verdades? ¿Al Sindicato de Jugadores? Ven claramente que son tonterías. ¿Los propios jugadores? Van a confiar en su sindicato, o en sus agentes, no en los propietarios. ¿Al público? Tal vez, pero ¿con qué fin? Como Rob Neyer ha señalado, la MLBPA fue desmenuzada en la corte de la opinión pública durante los parones laborales de los años 70s, 80s y 90s. Los reporteros deportivos y los aficionados, en general, se pusieron del lado de los dueños. Y eso no tuvo ningún impacto en el éxito casi ilimitado de los jugadores durante esas décadas. El Contrato Colectivo no está sujeto a un referéndum público.

En todo caso, las declaraciones públicas deshonestas y deshonestas sólo siembran desconfianza. Tal vez no de los aficionados o de los reporteros deportivos. Pero sí de la misma gente cuya confianza están tratando de generar. No es una estrategia, es un objetivo propio.

Dije que había un par de cosas que noté durante el fin de semana. En mi siguiente artículo pasaré a la otra.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe