keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Gregory Fisher - USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

De los incontables descendencientes de peloteros destacados, el rumor sobre Biggio fue moderado comparado con otros. No tuvo el bono por firmar de Vladimir Guerrero, Jr., ni el estatus por el proceso de selección que consiguió Bo Bichette. Ni siquiera tiene la historia de llegar a las Grandes Ligas con su hermano mayor, como Lourdes Gurriel, Jr. Al margen de los árboles genealógicos, Biggio tampoco poseía las llamativas herramientas de sus jóvenes compañeros de equipo, por lo que no estuvo en el Top 10 de los Blue Jays en 2019, unos pocos meses antes de su debut en Grandes Ligas. Cuando lo subieron a las mayores, no fui muy optimista, cuestionando su ajuste defensivo, así como su aumento de valor.

Después de casi 700 viajes al plato como jugador de Grandes Ligas, Biggio ha sido mejor de lo que yo esperaba. Sin embargo, en defensa de mi poco entusiasta evaluación, cabe acotar un par de cosas. Primero, Biggio venía de una temporada de 26/20 en Doble-A, pero bateó solo .252 y se ponchó más del 26% de las veces. La elevada tasa de ponches me hizo no atreverme a proyectar su éxito en las Grandes Ligas. En segundo lugar, soy un tonto y nunca deberías escucharme. Es broma…suscríbete a Baseball Prospectus.

EXPECTATIVAS PARA 2020

En 100 juegos como novato en 2019, Biggio conectó 16 jonrones y robó 14 bases en 14 intentos. También se ponchó casi el 30% de las veces en 430 viajes al plato, que lo condujo a un magro .234 de promedio de bateo. El bajo promedio de bateo era preocupante, pero fuera de su primera asignación como jugador profesional, Biggio nunca había conseguido un buen promedio de bateo. No teníamos motivos para esperar lo contrario en su primera prueba contra los lanzadores de Grandes Ligas.

Para propósitos de ligas de fantasía, todos estábamos atraídos por ese combo de potencia / velocidad, especialmente a su precio. De cara a la temporada, Biggio estaba firmemente afianzado en el nivel de tres estrellas entre los jugadores de su posición, el estaba en el puesto 13 entre los defensores de la segunda base según los niveles de Mike Gianella. Si bien eso parece más que justo, era fácil ver el camino para que Biggio eclipsara ese estado, especialmente en el panorama actual de bases robadas. Además, sus estadísticas de cantidad podrían haber dado un paso adelante, asumiendo que la joven alineación de los Blue Jays continuara su tendencia en la dirección correcta.

QUÉ PASÓ EN 2020

¿Qué pasó en 2020? Esta es una pregunta complicada.

Biggio no solo mantuvo su producción, sino que también la mejoró en algunos puntos clave. En 265 apariciones en el plato, el jugador de 25 años conectó ocho jonrones y se robó seis bases (aún no ha sido eliminado desde que llegó a Grandes Ligas). También recortó casi seis puntos porcentuales de su tasa de ponches, fallando por la vía de los strikes solo en el 23% de las veces, una cifra mejor que el promedio de la liga. Solo 11 bateadores con las veces al plato mínimas requeridas recibieron más bases por bolas que Biggio, y sus 41 carreras anotadas le permitieron empatar en el puesto 12 del béisbol mayor.

Sin embargo, no todo fue motivo de celebración para Biggio. A pesar de registrar el mejor promedio de bateo de su carrera, ese mejor promedio de su carrera fue de solo .250. Eso deja mucho que desear. Además, su desglose en Statcast fue tan decepcionante como la película Star Wars: The Rise of Skywalker. Biggio no bateó la pelota con mucha fuerza. Tampoco chocó con la mejor parte del bate muchos envíos, y estuvo en el percentil 11 de “outs por encima del promedio”.

Para Biggio, sin embargo, tanto sus éxitos como sus defectos se derivan de su disciplina en el plato. En 2020, solo Yasmani Grandal y Christian Yelich abanicaron envíos con menos frecuencia que Biggio. Un subproducto de tan prodigiosa pasividad es la tasa de bases por bolas antes mencionada. Sin embargo, esto obviamente también significa que Biggio con frecuencia lleva sus turnos al máximo de los conteos, lo que lo deja susceptible a ponches adicionales. De hecho, en su joven carrera en las Grandes Ligas, Biggio ha sido ponchado (no literalmente, lo entiendes, eres inteligente) casi el 27% de las veces, mientras mantiene una tasa de abanicar lanzamientos aproximadamente tres puntos porcentuales mejor que el promedio de la liga. Es más, nadie en la liga trato de batear menos lanzamientos fuera de la zona que Biggio en 2020 (el segundo en esa lista fue Mike Trout). Si bien no hizo swing a muchos envíos errantes, hizo considerablemente más contacto con pelotas fuera de la zona que en 2019. Es muy probable que este contacto adicional en malos lanzamientos haya dado como resultado que algunos de sus números de bolas bateadas no sean buenos y un gráfico de Statcast que parecía la peor pesadilla de un mapa electoral Republicano (oh, tanto azul).

EXPECTATIVAS PARA 2021

Fui pesimista con Biggio como prospecto, y lo reafirmé con la temida indecisa frase “vamos a ver si lo hace de nuevo” antes de la campaña de 2020. A estas alturas, me siento bastante seguro de una cosa: su disciplina en el plato es verdadera. Su tasa de boletos de novato fue tan sobrenatural que, de hecho, estaba casi seguro de que volvería a ser “ligeramente mejor que el promedio de la liga”. Volvió, pero se movió exactamente un punto porcentual. Entonces, eh, eso sigue siendo bueno. Cuando llega a la base, Biggio ha sido eficiente en sus robos de bases. En su carrera, ha conseguido 20 bases en 20 intentos, lo que es bueno para (llevo uno, divido entre, um, la raíz cuadrada de, um) una tasa de éxito del 100%.

También estoy bastante seguro de que Biggio anotará un montón de carreras en 2021. Los Blue Jays tuvieron la séptima ofensiva con más anotaciones en 2020. Si bien algo de eso podría atribuirse a sus juegos en el estadio de Triple-A en Buffalo, gran parte de eso es gracias a una alineación joven y llamativa que está comenzando a cuajar. Y si hay que creer en los rumores, es muy probable que haya mejoras ofensivas adicionales en camino. Todo esto quiere decir que Biggio, quien bateó como primero o segundo en el orden en 56 de 59 aperturas en 2020 y labra toneladas de bases por bolas, debería estar listo para anotar muchas carreras la próxima temporada.

En cuanto al resto, estoy menos seguro. Por un lado, Biggio podría ser un candidato perfecto para unirse al Club Se Más Agresivo, lo que podría llevarlo a menos ponches y potencialmente a un mejor promedio de bateo. Por otro lado, la mayoría de sus números de contacto rondan el promedio de la liga, y si no está haciendo el mejor contacto (como lo demuestra su registro de Statcast), tal vez esperar más contacto de Biggio no sea la mejor idea.

Proyectada en el tiempo, la versión más valiosa de Biggio sería su forma actual, apostando a su futuro con sus tendencias actuales de ponches. Si continúa en este camino, estamos en presencia de un tipo que puede batear entre .245-.270 con 25 jonrones y 20 robos, mientras anota más de 100 carreras. O, si solo quisieras tomar los números de su carrera completa, un tipo que bateó .240/.368/.430 con 24/20/107 en 159 juegos. (Y creo que hay algo de espacio para mejorar).

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe