keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Dale Zanine - USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Resulta un tanto ridículo etiquetar la temporada 2020 de un relevista como una decepción. Y es que hubo muchas opciones entre las que elegir dependiendo del criterio. Además, ya se sabe que el rendimiento de los relevistas puede ser bastante volátil de un año para otro. Sin embargo, a pesar de las numerosas y tristes actuaciones que nuestros amigos del bullpen tuvieron la temporada pasada desde el punto de vista de las ligas de fantasía, hay un lanzador estuvo por encima (¿abajo?) de todos los demás.

EXPECTATIVAS PARA 2020

A pesar de que todos sabíamos que los Red Sox iban a ser un mal equipo en 2020, se suponía que Brandon Workman iba a ser un pequeño consuelo. Después de un buen 2019, había motivos de sobra para creer que podría juntar otro año sólido, independientemente de las muchas deficiencias de los Red Sox. Después de todo, hemos visto a cerradores de malos equipos producir excelentes números en las ligas de fantasía.

Workman volvió a recurrir a una combinación de lanzamientos que le había funcionado bien en 2019. A lo largo de las dos últimas temporadas el derecho redujo paulatinamente el uso de su bola rápida de cuatro costuras y su cutter y aumentó el uso de su bola curva. En 2019 Workman lanzó su bola curva el 47% del tiempo, convirtiéndolo, con mucha diferencia, en su lanzamiento clave para generar abanicos…

Durante la mayor parte de 2019 Workman fue prácticamente imbatible. Los equipos rivales apenas le batearon para .121 y se poncharon más del 36% de las veces. No importó que le diera bases por bolas al 16% de los bateadores que enfrentó. Dejó en base a más del 78% de los corredores y concedió un único cuadrangular en 71 2/3 entradas lanzadas. En general, Workman acumuló una efectividad de 1.88 con un WHIP de 1.03. Logró 16 salvados y 10 victorias después de ser nombrado cerrador de los Red Sox a principios de junio.

Los managers de las ligas de fantasía no apostaron por Workman como un Top 100 en los drafts de 2020, pero sí que acabaron por elegirlo dentro del Top 150. Podríamos decir que acabó ubicado entre los 10 mejores cerradores. Una clasificación apropiada si tenemos en cuenta lo dominante que fue en 2019.

¿QUÉ PASÓ EN 2020?

En pocas palabras, la regresión se cebó mucho con Workman en 2020. Su curva, un arma muy efectiva en 2019, no funcionó en absoluto. Los bateadores ignoraron el lanzamiento y vieron como en muchas ocasiones acababa fuera de la zona de strike. El resultado fue que Workman tuvo que recurrir a su cutter y su recta con más frecuencia y ambos lanzamientos fueron muy castigados. Su tasa de ponches cayó por debajo del 23%, mientras que sus boletos se mantuvieron altos, en torno al 12,7%.

Le batearon para un sorprendente .352 y su tasa de batazos duros se disparó hasta el 49%, un máximo personal y muy por encima del 32% que acumuló en 2019. Su efectividad fue de 5.95 con un WHIP de 2.24, esto se debió, en gran medida, a que su tasa de FC/FB se fue hasta el 22,2%, muy lejos del 2.6 de 2019.

Dado que Workman iba a ser agente libre al final de la temporada 2020, los Red Sox lo traspasaron sin dudarlo a los Phillies por una caja de pelotas de béisbol (quiero decir Nick Pivetta) antes del cierre del mercado a mitad de temporada. Desafortunadamente, sus números durante las últimas seis semanas de la temporada fueron todavía peores que lo que había hecho en Boston. Entre el 22 de agosto y el 22 de septiembre (todo con los Phillies), Workman registró una efectividad de 6.92 en 13 entradas, permitió cuatro jonrones, ponchó solo 15 bateadores y repartió nueve bases por bolas.

Aun así, Workman se las apañó para acumular nueve salvados para aquellos que apostaron por él en las ligas de fantasía. Sin embargo, sus estadísticas ajustadas fueron malas y la bajada en su tasa de ponches no compensó unos números erráticos. Teniendo en cuenta que los jugadores de ligas de fantasía de ligas de 15 equipos eligieron a Workman en las primeras 10 rondas, es posible argumentar que ha sido una de las peores selecciones de todo el 2020.

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR PARA EL 2021?

Workman se convirtió en agente libre al terminar las Series Mundiales, pero es posible que no haya mucho mercado para él. Muchos equipos han señalado que planean apretarse el cinturón ante la perspectiva de otra temporada marcada por el virus. Los Phillies no parecen interesados en traer de vuelta a Workman, pero los Red Sox podrían estar dispuestos a volver a recurrir a su cerrador del 2019-20, dependiendo del precio.

Si no cierra juegos la versión actual de Brandon Workman no tiene valor en las ligas de fantasía. Podría acabar en un equipo en reconstrucción y, en última instancia, lanzar en situaciones apretadas de partido, pero dada la naturaleza voluble de su curva, parece poco probable que un equipo contendiente esté dispuesto a arriesgarse con él para 2021.

Lo mejor que le podría pasar a Workman sería regresar a Boston, un lugar donde tiene la oportunidad de hacerse con el puesto de cerrador. Si consigue recuperar el papel de cerrador en Boston o en cualquier otro lugar la próxima temporada, podría ser una ganga potencial. Después de todo, la mayoría de los jugadores de ligas de fantasía probablemente no querrán tocar a Workman la próxima primavera después de su desastrosa campaña de 2020.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe