keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Jerome Miron-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Siempre pareció que los Rays estuvieran destinados a perder en seis partidos. No es que no fueran un gran equipo; incluso si hubiesen jugado 102 partidos más en la temporada regular, parece probable que Tampa Bay y su ritmo de 108 victorias habrían tomado por asalto la División Este de la Liga Americana. Y los Rays están armados para el béisbol de postemporada, porque ya lo juegan en la temporada regular. Pero su oponente fueron los Dodgers, uno de los mejores equipos de todos los tiempos, que finalmente tiene un título para demostrarlo. Pero los Rays no eran el mismo tipo de oponente que los Astros de 2017 o los Red Sox de 2018—ambos equipos tuvieron las mejores ofensivas (por carreras anotadas) de la MLB durante la temporada regular, y los respectivos séptimo y noveno mejores cuerpos de  lanzadores. Los brazos difusos de los Rays fueron los cuartos mejores de la Liga y su ofensiva se ubicó en el 13º lugar. Más que respetable, pero no debería sorprender que se sintiera que los Rays estaban contra la pared desde el principio contra el equipo que terminó mejor tanto en el montículo (tercer mejor) como al plato (segundo). Entonces, ¿cómo se lucha contra lo inevitable? Convirtiéndote en incesante.

Es cierto que los Rays parecían acorralados, al borde de la eliminación, a lo largo de la Serie Mundial; después de perder en el primer juego, hubo un coro de susurros al efecto de “los Rays no pueden rebotar de un déficit de 0-2“. Pero los Rays demostraron su temple al contener a Los Ángeles en el Juego 2, y compilando una impresionante victoria en el Juego 4 (incluso si el juego no hubiera terminado con un par de errores, los Rays habrían, como mínimo, enviado el juego a extras). Tampa Bay es un equipo de esfuerzo grupal—hay que serlo cuando el presupuesto es demasiado ajustado para permitir a cualquier verdadera superestrella a largo plazo—pero lo lograron, se hicieron relevantes contra uno de los mejores equipos de todos los tiempos gracias a una serie de actuaciones de creación de nombres (o de rebautizo). Rompiendo con la tradición animalista, los Rays 2020 fueron animales de manada, y llegaron casi tan lejos como se puede llegar con esa fuerza.

Recuerda a Randy Arozarena

El porcentaje de slugging en la carrera de Babe Ruth es de .6897. Es un aspirante a caballo negro para los récords más concretados de la Liga; la compresión de la curva de talento de la Liga en el casi siglo transcurrido desde que Ruth jugó en la era de la segregación hace imposible imaginar el récord destrozado sin que el béisbol se manifieste como un deporte totalmente transformado. Randy Arozarena obviamente no igualará un porcentaje de slugging de .831 en la temporada regular de 2021, o muy probablemente en cualquier intervalo de 77 apariciones al bate durante el resto de su carrera. Eso no es un insulto a su talento, sino un reflejo de lo absurdo de su desempeño. El abridor de los Dodgers, Tony Gonsolin, hizo todo bien en la primera aparición de Arozarena en el juego 6, lanzando dos sliders que apenas rozaron el plato. Nada para batear. Pero Arozarena bateó de todos modos.

No importa, ni es interesante, si creemos en Arozarena. Es poco probable que se convierta en una superestrella; si lo hace será un increíble comienzo de carrera. Si Arozarena se convierte en el tipo de cuarto o quinto jardinero potencialmente marginal que algunos vieron antes de la postemporada, su turno virtuoso será posiblemente más importante, ya que lo mantendrá en la mente de los ejecutivos y en las listas de llamadas de los equipos mucho más tiempo del que normalmente podría, dándole la oportunidad de quedarse el tiempo suficiente para el día o días de pago de la agencia libre. Pero en este momento nadie piensa en los malos resultados para Randy Arozarena. Su desempeño fue demasiado innegable para promoverlo como algo que no cambie el juego.

Adelante con Morton

Es difícil pensar en lo que podría ser un último partido más impresionante de una carrera que un abridor obteniendo la victoria en el séptimo juego de la Serie Mundial. Morton casi tuvo la oportunidad de hacer de eso su legado, al estar alineado para comenzar en el juego decisivo si fuera necesario. Ese no fue el caso, y ahora el futuro de Morton no está claro después de que los Rays declinaran su opción para 2021. La opción era por el mismo valor que los dos años anteriores del contrato de Morton, $15 millones de dólares, y fue un conjunto de circunstancias fortuitas lo que permitió a los Rays firmar realmente un as discutible. Morton vive cerca de Tampa Bay, no buscaba maximizar la duración de su contrato al terminar la mejor temporada de su carrera en 2018, y aunque formidable en el montículo, su edad (35 en ese momento, 37 en unas pocas semanas) aseguraba que su límite de ganancias era limitado.

El hecho de que se rechace la opción del próximo año es probablemente la confluencia de varios factores: Morton fue significativamente menos eficaz en la temporada de 2020 que en la anterior (aunque su DRA-, 83, simplemente volvió a su forma de 2017-18); el mercado parece seguro de que esta temporada será peor que incluso la temporada invernal de 2018; Morton es dos años mayor y ahora ha visto la velocidad de su bola rápida de cuatro costuras disminuir más de 2.5 millas por hora (4 kph), a 94 (151 kph) desde que alcanzó su máximo en 2018. Sin embargo, es una señal ominosa, tanto para el mercado como para los Rays. No es que nadie esperara que la gerencia alterara su forma de gastar después de haber llegado tan cerca esta temporada, pero aquí hay una clara confirmación de que las cosas serán como siempre. ¿Es evidente que los Rays tienen lo que se necesita para completar la victoria en la Serie Mundial con los recursos que sus dueños actualmente asignan al talento en el campo? No, no es así.

Cansados de Cash

 A pesar de lo que se dice, los Rayos tuvieron tres fuertes lanzadores iniciales–Tyler Glasnow, Blake Snell y Morton fueron al menos 17% mejores que el promedio de esta temporada, de acuerdo con el DRA-, y Glasnow apareció como un verdadero as (57 ⅓ IP, 91 K, 1.4 WARP). Lo ideal sería que fueran cuatro, pero a pesar de la brecha en efectividad no es como si Ryan Yarbrough fuera usado de manera muy diferente a la de Julio Urías con los Dodgers.

Más bien, lo que hundió al personal de picheo de los Rays fue, en última instancia, fueron los relevistas en los que Kevin Cash había creído más ardientemente. Nick Anderson, as del bullpen y el niño prodigio de las Grandes Ligas desde su adquisición en el verano de 2019, había aparentado estar agotado en juegos anteriores y finalmente cedió las carreras decisivas en la victoria de los Dodgers. Anderson había sido un excelente relevo en la temporada regular, a no ser el monstruo de 0.75 DRA de otro planeta que fue en 2019. La velocidad y la efectividad habían disminuido, pero eso no debería ser una sorpresa dado el uso que tenía: las 14 entradas y ⅔ que Anderson acumuló en 10 juegos fueron sólo dos menos que el total de su temporada regular en dos meses. Eso incluye un descanso de dos semanas, pero se le usaba más del 50% en la postemporada como en la temporada regular. Los relevistas están viendo un uso más espaciado en la temporada regular, y la postemporada de 2020 fue cualquier cosa menos de ritmo lento. Esa laguna entre los usos debe convertirse en una preocupación cada vez más presente en las futuras postemporadas, especialmente si mantienen su formato ampliado. Los Rays jugaron 20 partidos de postemporada y Anderson apareció en la mitad—no es difícil imaginar que el ritmo sea insostenible a lo largo de un mes, pero si las plantillas de postemporada se reducen por dos a 26 el próximo año, es difícil ver esta carrera armamentista desacelerarse.

Las costuras de la ofensiva se deshilan

 La decisión de Cash será probablemente el punto de partida de las conversaciones de temporada invernal. Permanecerá en la mente de los aficionados, presenta un binario limpio que simplifica (o aplana) el debate, y presenta un garrote contundente para aquellos que desean golpear los procesos de toma de decisiones analíticas. También los Rays anotaron una carrera. Las 32 de los Dodgers en la Serie fueron 10 más que sus oponentes, quienes vieron sus carreras por juego caer casi una carrera completa, a 3.9, en la postemporada. Es una cuerda floja para que el cuerpo de lanzadores camine, especialmente cuando la postemporada se convierten en una lucha de más de un mes. La ofensiva de los Rays impresiona por su total anonimato: antes de la postemporada, ¿quién era la pieza ofensiva más conocida del equipo? La notoriedad no siempre implica calidad, pero en este caso, los candidatos—Brandon Lowe, el único Ray con un DRC+ por encima de 110 y al menos 100 apariciones al plato; Yandy Díaz, más conocido por quien no se ha convertido; Willy Adames y Kevin Kiermaier, conocido por su hábil defensa; Mike Zunino, cuya opción para 2021 fue rechazada el viernes—mantienen la expectativa.

El DRC+ de 94.5 de los Rays, 22º en todo el béisbol, implica que su ofensiva jugó por encima de sus expectativas en la temporada regular. El uso de jugadores proteicos—cuatro defensas de los Rays aparecieron en al menos tres posiciones defensivas cinco veces o más—podría haber ayudado a ese rendimiento superlativo, pero no se tradujo a la postemporada. El bate de Lowe desapareció en octubre (.458 OPS) y mientras Arozarena no estaba solo, sólo otros tres Rays tuvieron un OPS por encima de .750 en la postemporada (mínimo 10 apariciones al plato)—Manuel Margot, Ji-Man Choi, y Kevin Kiermaier. Seis bateadores estuvieron por debajo de .600—Zunino, Adames, Joey Wendle, Lowe, Austin Meadows, y Yoshi Tsutsugo. Compáralo con los campeones, quienes tuvieron a nueve bateadores por encima del .750 y sólo dos por debajo de .600. Si los Rays van a dar el paso final, tendrán que hacerlo con una ofensiva más cohesiva y equilibrada. No es del todo evidente que sus limitaciones presupuestarias autoimpuestas les permitan salvar esa brecha.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe