keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Joe Camporeale-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Clayton Kershaw es excelente en la postemporada, hasta cuando deja de serlo. Cada año parece navegar por las alineaciones de los oponentes, hasta que ya no lo hace, y luego la historia de defraudar durante la postemporada crece. Perpetuamente brillante en la temporada regular, Kershaw siempre se las ingenia para sumarle un par de carreras adicionales a su efectividad en octubre.

Pero detrás de cada actuación de Kershaw hay una decisión gerencial al acecho: Dave Roberts decide retenerlo, generalmente el tiempo suficiente para meterlo en serios problemas. Roberts ha sido criticado durante mucho tiempo por no sacar a su as antes, lo cual es un inevitable juicio en retrospectiva con las carreras anotadas que hemos visto en su contra. Un poco de análisis estadístico muestra que Roberts probablemente ha estado tomando la decisión equivocada con Kershaw en el montículo, incluso sin el beneficio de la retrospectiva. Una revisión cuidadosa a sus actuaciones podría mostrar que Kershaw debería haber sido retirado del montículo un poco antes casi todas las veces.

A menudo, es profundamente injusto criticar las decisiones de un mánager. Claro, algunos son lapsos de juicio increíblemente obvios incluso en el momento del juego, pero es fácil olvidar que los managers tienen que tomar las decisiones bajo una inmensa presión, con un límite de tiempo y sin saber cómo resultará cualquiera de las siguientes jugadas. Gran parte de las críticas a Roberts provienen de la posición retrospectiva de ya saber que Kershaw permitiría las carreras. Se necesita mucho coraje para retirar del juego a tu as en el momento.

El problema con un análisis retrospectivo, sin importar cuán sobrio y reflexivo sea, es el sesgo retrospectivo, la perniciosa tendencia humana a justificar una elección basada en lo que sucedió después. Debido a que sabemos qué destino le esperaba a Kershaw (a menudo, estaba encendido), tendremos la tentación de decir que debería haber sido retirado antes. Con el beneficio de la retrospectiva, ¡debería haberlo hecho! Pero no es justo para Roberts, que no sabía lo que sucedería en ese momento, ser juzgado en forma retrospectiva.

En realidad, necesitamos una forma objetiva de juzgar el desempeño de Roberts en función de la información disponible en ese momento. Por supuesto, es imposible meterse en su cabeza, pero gracias a Statcast, sí sabemos algo sobre el nivel de fatiga de Kershaw, basado en la velocidad y el quiebre de sus lanzamientos. A medida que declina, también lo hace su desempeño, y una vez que cruza un umbral crítico, los Dodgers estarían mejor con uno de sus (usualmente) excelentes relevistas, en lugar de un as sin aliento y disminuido.

Para evitar la trampa del sesgo retrospectivo, construí un modelo de Random Forest para predecir el valor de Kershaw en un nivel de lanzamiento a lanzamiento, usando la velocidad y el quiebre de sus envíos, el tipo de envío que estaba lanzando y, lo más importante, su cantidad de lanzamientos. Preparé el modelo para que solo tomara en cuenta las salidas durante la temporada regular de Kershaw de 2017-2019; estaba completamente ciego con lo que le había sucedido en octubre.

El modelo toma los datos de rendimiento de Kershaw en cada lanzamiento y arroja una estimación de cuán valioso será (en carreras) en el próximo lanzamiento. Hay mucha distorsión de un lanzamiento a otro, pero si su valor predicho comienza a deslizarse hacia un valor entre 5 y 10 lanzamiento de carrera, es una buena indicación de que podría ser el momento de sacarlo del juego.

En la temporada regular, el modelo tiende a pronosticar que el desempeño de Kershaw (la línea roja en el cuadro a continuación) comienza a caer por debajo de un relevista solo alrededor del lanzamiento 100 al 110. (La línea negra representa el valor de carrera esperado para un relevista en la misma escala). Eso es más o menos cuánto tiempo Roberts (o cualquier mánager moderno) tiende a dejar a su lanzador en un buen día. Después de ese punto, su rendimiento (como la mayoría de los lanzadores abridores) comienza a aumentar en términos de expectativa de permitir carrera (sin mencionar que su riesgo de lesión probablemente también comience a aumentar).

Tomé el mismo modelo y lo hice predecir el rendimiento esperado de carreras de Kershaw en la postemporada por cantidad de lanzamientos. Aquí, se observa una realidad muy diferente de cuándo debía sacarse el as.

La línea roja, que representa una estimación suavizada del desempeño de Kershaw, cruza la línea negra, que representa al relevista que está disponible para reemplazarlo, en el lanzamiento número 50 en lugar del lanzamiento número 110. Roberts tiende a sacar su as más temprano durante la postemporada, pero sólo unos seis envíos antes. Su cantidad promedio de lanzamientos se ubica alrededor de los 94 envíos, según Devan Fink, mucho, mucho después de que el modelo cree que su desempeño sería superado por el cuerpo de relevistas.

Esto le da algo de crédito a la idea de que Roberts mantiene a la leyenda de los Dodgers demasiado tiempo. Pero el modelo no nos dice por qué cree que Kershaw debería ser retirado más temprano durante la postemporada. Para eso, tenemos que ir a sus indicadores de desempeño.

La señal más obvia de que un lanzador está fatigado es cuando baja la velocidad de su bola rápida. Según ese estándar, no hay nada que sugiera que Kershaw tenga un problema en la postemporada. Tiende a lanzar significativamente más fuerte en octubre que en la temporada regular, y además de eso, su velocidad no cae tan rápido en el transcurso de su conteo de lanzamientos. Con respecto a la velocidad de lanzamiento, al menos, no hay señales de que Kershaw tenga un problema en los playoffs.

Sin embargo, hay una señal reveladora de que el desempeño de Kershaw está disminuyendo, una que Roberts parece haber pasado por alto. Los lanzadores abridores tienden a usar más su bola rápida comenzando el juego, haciendo que los bateadores abaniquen, antes de emplear la mayoría de sus envíos secundarios más adelante en el juego para lograr outs más difíciles. Kershaw no es una excepción a este patrón: al principio, alrededor del 50% de sus envíos son lanzamientos cuatro-costuras, cifra que disminuye en el transcurso de su cuenta de lanzamientos a alrededor del 33% al final del juego.

Él exhibe la misma progresión en sus aperturas de postemporada, solo que lo hace mucho más rápido. En los playoffs, le toma alrededor de 30 lanzamientos menos para mostrar la misma caída de usar su bola la rápida la mitad de las veces a usarla en un tercio de las oportunidades. Hay un punto crucial que el modelo parece usar para determinar cuándo su desempeño está fallando, y es cuando está por debajo del 40% en cuanto a lanzamientos cuatro-costuras se refiere. En ese momento, en la mayoría de las aperturas de Kershaw, el modelo comienza a pronosticar un mal desempeño y, a menudo, alcanza ese nivel mucho antes en la postemporada, tan pronto como con 50 o 60 lanzamientos en algunas aperturas.

Hay algunas consideraciones muy importantes que este modelo no puede manejar en este momento. El más importante es la disponibilidad de relevo. Ahora mismo, el modelo asume que un relevista promedio de la liga siempre está ahí para cubrir cualquier entrada que el abridor no pueda. Pero no es así como funcionan los rosters: los managers no tienen un suministro infinito de relevistas promedio perfectamente disponibles para el resto del juego. Por el contrario, tienen un suministro limitado de brazos muy particulares para relevar, cada uno con sus propias fortalezas y debilidades, desempeño reciente y posibles lesiones, y resistencia limitada. Como resultado, el modelo a veces puede sugerir que un mánager debería sacar un abridor inverosímilmente temprano en un juego, aunque este no parece ser el caso en las aperturas de Kershaw durante la temporada regular.

De igual manera, el modelo no puede preguntarle a Kershaw cómo se siente como Roberts sí puede hacerlo. Todo lo que tiene son los datos de rendimiento para continuar, aunque es posible que en algunos casos sea una mejor guía que el autoinforme de un lanzador. En este caso, Kershaw está indicando su fatiga en la forma como usa sus lanzamientos secundarios antes. Por alguna razón, cuando siente que necesita usar más su slider y lanzar más curvas, parece ser una excelente señal de que está llegando al final de su cuerda.

Aunque este análisis cuestiona la toma de decisiones de Roberts, no justifica completamente a Kershaw. Quizás simplemente está agotado después de lanzar durante meses de temporada regular, pero, lo cierto es que el venerable zurdo realmente no parece tener la misma resistencia en octubre. Depende de Roberts tomar la decisión de sacarlo, y si lo hubiera hecho, es posible que la efectividad de Kershaw no hubiera aumentado tanto, pero también depende del as reservar un poco de sus mejores armas para los momentos más cruciales. Al final, su historia de defraudar durante la postemporada puede ser un producto tanto de la fatiga causada por una larga temporada como del gancho demasiado lento de Roberts.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe