keyboard_arrow_uptop
Submit chat questions for Craig Goldstein (Wed Aug 5 at 1:00 pm EDT)
Image credit: USA Today Sports Images -- Bill Mitchell

Traducido por José M. Hernández Lagunes

La situación: Con las plantillas ampliadas a 30 para el comienzo de la extraña temporada 2020, la puerta se abrió para los jugadores que podrían no haber aparecido en una lista de 26 jugadores. Los Rangers no lograron resolver el problema de su agujero negro en el jardín central esta temporada invernal tras enviar a Delino DeShields a Cleveland en el intercambio por Corey Kluber. Parecía que Danny Santana se ha ganado el puesto sólo por existir, pero el miércoles por la noche se anunció que el mejor prospecto y jardinero central de verdad, Leody Taveras, entró en la lista del Día de Apertura.

Antecedentes: Un jugador J2 firmado en julio de 2015, Taveras obtuvo $2.6 millones de dólares a los 16 años, proveniente de la República Dominicana. Taveras comenzó su carrera profesional a los 17 años en tres niveles, pasando de la Liga Dominicana de Verano a la Liga de Novatos de Arizona antes de terminar en Spokane.

En 2017 Taveras pasó al béisbol en los EE.UU. de tiempo completo, jugando en Hickory de la liga A-baja durante una temporada completa. En 134 juegos, Taveras publicó una línea de .249/.313/.360 mezclando 47 bases por bolas y 20 robos. En lo que será una tendencia en el historial de Taveras, era tres años y medio más joven que el promedio de la Liga del Atlántico Sur esa temporada.

Eso no cambió en 2018, cuando Leody, de 18 años de edad, se encontró con que había sido ascendido a clase A-alta en Down East en la Liga de Carolina. Pondría números casi idénticos (.246/.312/.332) con una base robada menos (19) en dos juegos menos (132). Más de lo mismo para Leody en la Liga Invernal Dominicana, donde jugó 16 partidos entre 2018 y 2019, aunque su producción ofensiva fue peor.

Su primera repetición seria de un nivel llegó en 2019, cuando Taveras fue asignado de nuevo a Down East al finalizar el entrenamiento primaveral. Ahora con 20 años, Taveras mostró un crecimiento en 66 partidos en la Liga de Carolina, llevando su OPS a .745 con un buen OBP de .368 y 21 robos. Ese rendimiento le valió un viaje a Doble-A en Frisco, el cual resultó en la misma producción que se vio en 2017/2018. Su OBP y OPS disminuyeron, pero el ritmo de caminatas y los robos se mantuvieron. Esto continuó en otra temporada de pelota invernal, 29 partidos en esta ocasión, donde su ofensiva se quedó atrás de todas sus otras habilidades.

Reporte de los visores: Taveras es un defensor de élite en el jardín central. Un atleta superior, quien se mueve con la gracia de un bailarín sobre hielo mientras posee un brazo derecho similar al del dios griego Zeus lanzando bolas en lugar de rayos. El rápido movimiento es visible, y sus rutas hacia las pelotas son sobresalientes. Con 1.83m de estatura y 90 kilos, Taveras es una aproximación a lo que podría ser la construcción de un perfecto jardinero central en un laboratorio. Su cuerpo atlético es supremo; cualquiera, desde un jefe de visores hasta un aficionado primerizo, puede ver que Taveras pertenece al jardín central de un campo de béisbol.

Taveras lleva estas habilidades a las bases también, mostrando habilidades por encima de la media como corredor. Toma buenas decisiones cuando se le da luz verde; su velocidad y agilidad le dan una ventaja natural que utiliza para obtener grandes éxitos. En una época en la que el robo de bases continúa desapareciendo, Taveras es un retroceso a los días en los que volar de primera a segunda era un arte más visto.

Donde las cosas se complican es en la caja de bateo. Viendo a Taveras al plato, no hay nada que haga saltar las alarmas. Su swing es puro, tiene buen equilibrio, nada en el proceso se ve mal. Tiene una potencia de juego nata ligeramente superior a la media, capaz de conectar láseres en las prácticas de bateo mientras produce un cuadrangular ocasional durante los partidos. Es mucho más un bateador de líneas cuando hace contacto. Ahí es donde la historia se vuelve extraña. Taveras tiene todas las herramientas para ser un bateador consistente, pero hay algo que no se acaba de conectar.

Podría ser su habilidad para ver y juzgar lanzamientos, aunque su habilidad para conseguir caminatas durante su paso por las ligas menores enturbia un poco esa idea. Puede ser que Taveras no tenga la capacidad de hacer suficiente contacto en esta etapa de su carrera. Cuando se puso a la cola para las presentaciones del Día de Apertura, tenía 21 años y una vez más era joven para su liga. Batear es difícil, y hay posibilidades de que avanzar niveles sin importar que la producción haya sido perjudicial para su desarrollo. Mostró progresos en su único nivel repetido el año pasado, antes de que la producción bajara de nuevo al ascender. Esto es algo que su compañero de equipo Joey Gallo experimentó durante su trayecto por las ligas menores; cuando llegaba a un nivel batallaba e inevitablemente era enviado de vuelta al año siguiente. En la segunda temporada, Gallo arrasaba, era ascendido después de un tiempo, y el ciclo se repetía hasta las Ligas Mayores.

El misterio de Leody Taveras al plato podría reducirse a algo tan simple como la consistencia. Darle tiempo para competir, fallar, volver, e intentarlo de nuevo con la calidad de los entrenadores de las Grandes Ligas. Si no ocurre, entonces probablemente hemos visto el ápice de sus habilidades ofensivas. Si sucede, entonces podría ser el surgimiento de Taveras como muchos excelentes evaluadores de jugadores que han estado esperando durante años.

Futuro inmediato en las Ligas Mayores: Parece que Danny Santana será el jardinero central titular y Taveras será un suplente que será reevaluado cuando las plantillas se reduzcan a 28 y 26. Sin embargo, el mánager de los Rangers, Chris Woodward, ha dicho que la correa para ciertos jugadores en la temporada de 60 partidos será más corta debido a la urgencia para despuntar del 2020. Si Santana no sale echando tiros, Taveras podría tener la oportunidad de tomar el trabajo. Él ya es mejor defensor que Santana, y posiblemente todos sus compañeros jardineros. Las oportunidades que reciba están un poco fuera de su control; lo que haga con ellas cuando las reciba será el factor determinante.—Samuel Hale

 Impacto en equipos de fantasía: Si clasificaras a los prospectos exclusivamente por su posición en el Top 101, pensarías que Taveras vale una gran parte de tu FAAB. Si examinaste exclusivamente la línea estadística, te preguntarás por qué vale la pena una mención para equipos de fantasía. La verdad, como siempre, está en algún lugar en el medio.

Es un excelente corredor con el potencial de marcar la diferencia en las bases robadas, aunque sus índices de éxito en su etapa de Doble-A dejaron mucho que desear. El bate ambidiestro es siempre una cualidad atractiva en cuanto al riesgo del pelotón, pero la utilidad del lado derecho ha sido cuestionada, así como su preparación general. Eso se mitiga un poco en las ligas de OBP por su habilidad para obtener bases por bolas. Tiene 21 años, así que hay mucho tiempo para que se desarrolle en ese sentido y se convierta en un contribuyente importante por promedio de bateo.

El poder podría no desarrollarse lo suficiente para hacer de Taveras una estrella de fantasía. Nunca ha conectado más de ocho [cuadrangulares] en una temporada profesional completa y ha llegado a cinco en cada una de las dos últimas campañas. Gran parte de su producción hasta ahora ha sido excusada debido a su edad. Esta es una advertencia válida para el 2020, cuando la expectativa razonable es que los Rangers jueguen con las fortalezas de Taveras, utilizándolo como un reemplazo defensivo y como corredor. Una muestra de Ligas Mayores de producción a tiempo parcial en el plato podría ser una excelente noticia para aquellos jugadores de equipos de dinastía que apuestan a que Taveras alcance un techo elevado y esperan a conseguirlo mediante un intercambio. Para el jugador del 2020, el tiempo de juego será muy limitado y hay demasiadas preguntas sobre el bate para invertir en él.—Darius Austin

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe