keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Gregory J. Fisher-USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Hace poco más de tres meses, escribí un artículo titulado, “¿Qué pasa en una temporada más corta?” El subtítulo era: “La temporada 2020 podría acortarse. ¿Qué implicaciones tendría?”

Han pasado tres meses y lo de podría acortarse suena lejano e inocente.

En aquel artículo hablé sobre las seis temporadas que se vieron acortadas. La de 1918 terminó el Día del Trabajador, no por la gripe, sino por la entrada de Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial. El inicio de la temporada de 1919 se retrasó por la misma razón. La huelga de jugadores de 1972 acortó el calendario en siete juegos. La huelga de 1981 paralizó el béisbol del 12 de junio al 9 de agosto. Supongo que conoces el parón de 1994-95.

Pero en cada una de esas temporadas acortadas, cada equipo disputó, al menos, 103 partidos.  Eso es 43 más de lo que probablemente tendremos este año. Digo “probable” porque si algo hemos aprendido en los últimos tres meses, es a evitar el uso de enunciados rotundos a la hora de describir la duración de la temporada 2020. No hay precedentes para una temporada de 60 juegos. Mi colega Russell Carleton describió lo que es probable que veamos, y Jarrett Seidler escribió sobre aquello que seguramente recordaremos, pero no hay precedentes.

Bueno, algo sí que hay.

La huelga de 1981 empezó, como comenté más arriba, el 12 de junio. Terminó el 31 de julio. Después de nueve días para que los equipos se volvieran a juntar y recuperaran la forma, el juego se reanudó el 10 de agosto. Con ese gran hueco en el calendario, el parón de 1981 es el más largo registrado en una temporada en la historia. La MLB decidió dividir la temporada en dos partes. Los ganadores de cada división en la primera mitad, la disputada antes de la huelga, jugaron una primera Serie de División contra los ganadores de la segunda mitad, la de después de la huelga. Los ganadores de esa serie divisional avanzaron a la Serie de Campeonato. En la Serie de División, los Dodgers se impusieron ante los Astros, los Expos ante los Phillies, los A´s ante los Royals y los Yankees ante los Brewers. Los Reds, que tuvieron el mejor récord de la temporada, 66-42, vieron la postemporada por televisión. Terminaron en segundo lugar después de los Dodgers y Astros, respectivamente, en la primera y segunda mitad de la temporada.

Esas medias temporadas no lo fueron tanto… Antes de que todo quedara parado en junio, los equipos jugaron una media de 55.2 juegos que fueron desde los 49 de los Pirates hasta 60 de los Angels y A´s. En la segunda mitad los equipos jugaron un promedio de 52.0 partidos que fueron desde los 48 que disputaron los Blue Jays hasta los 54 de los Pirates y los Padres.

Obviamente, 55.2 no es lo mismo que 60. Y 52.0 tampoco. ¡Pero está cerca! Además, no hay garantías de que los equipos disputen los 60 juegos. Así que nos quedamos con estas muestras.

Voy a enseñaros a los líderes de la temporada 1981, pero no del año completo. Con la ayuda de Stathead Split Finder de Sports Reference, recuperé las estadísticas de los peloteros para la primera y segunda mitad de la temporada pero por separado. Las combiné y las ordené. Como se puede ver, algunos jugadores aparecen más de una vez en las listas resultantes. Por ejemplo, Mike Schmidt pegó 14 jonrones en la primera mitad y 17 en la segunda. Esos fueron el cuarto y el mejor registro en cada una de las dos mitades.

En esta primera pieza me centraré en los bateadores. Dejo los lanzadores para la próxima ocasión. Hablaré primero de diez tablas principales y sus métricas y terminaré con unas conclusiones.

Pero primero, vamos a poner un contexto. El ambiente ofensivo en 1981 fue muy moderado en comparación con lo que seguramente veremos en 2020. Hubo 4.00 carreras anotadas por juego, algo curioso si tenemos en cuenta que hubo 4.29 en el año anterior y 4.30 en el siguiente. En cualquier caso, es una cifra muy inferior a las registradas en las dos últimas campañas: 4.45 en 2018 y 4.83 en 2019. Cada equipo consiguió una media de 1.39 cuadrangulares por juego el año pasado, más del doble que en 1981 (0.64). En 1980 ese promedio fue de 0.73 y en 1982 de 0.80. Los ponches por partido en 1981 fueron de 4.75. El año pasado de 8.81. Esta fue la línea de bateo en 1981: 256/.320/.369. Peor que la registrada en los años circundantes (.263/.325/.388). Y esta es la del año pasado: 252/.323/.435. Menos hits, pero más poder.

Promedio de bateo (AVG)

Para tener en cuenta sus estadísticas, los bateadores tuvieron que disputar un mínimo de 3.1 apariciones en el plato por partido.

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados AVG
Kirk Gibson DET 2 49 .375
Cecil Cooper MIL 2 53 .368
Mike Schmidt PHI 2 50 .356
Bill Madlock PIT 2 41 .355
Carney Lansford BOS 2 46 .345
Art Howe HOU 1 54 .344
Dwight Evans BOS 1 56 .3412
Dusty Baker LAN 2 48 .3408
Keith Hernandez SLN 2 52 .3405
Ken Singleton BAL 1 53 .340

Singleton solo bateó .209 en la segunda mitad, mientras que Schmidt y Howe nunca fueron bateadores de promedio alto. Pero no vemos nada especialmente impactante. Cuanto más larga se hace su carrera como mánager, más personas se olvidan del buen bateador que fue Dusty Baker (118 DRC+ en su carrera).

Porcentaje de alcanzar base (OBP)

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados OBP
Mike Schmidt PHI 2 50 .495
Mike Hargrove CLE 2 47 .482
Dwight Evans BOS 1 56 .453
Ken Singleton BAL 1 53 .433
Keith Hernandez SLN 2 52 .427
Bill Madlock PIT 1 41 .426
Carney Lansford BOS 2 46 .423
Tim Raines MON 1 54 .4191
Rickey Henderson OAK 1 59 .4189
Art Howe HOU 2 54 .4186

Mismos nombres más algunos de los mejores bateadores de leadoff de la época.

Porcentaje de slugging (SLG)

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados SLG
Mike Schmidt PHI 2 50 .719
Eddie Murray BAL 2 50 .635
Bobby Grich CAL 2 50 .604
Cecil Cooper MIL 2 53 .599
Andre Dawson MON 2 51 .598
Mike Schmidt PHI 1 52 .582
Dwight Evans BOS 1 56 .578
Gorman Thomas MIL 1 50 .571
George Foster CIN 1 56 .563
Pedro Guerrero LAN 1 53 .550

Si empiezas a preguntarte si la temporada de Mike Schmidt fue buena, la respuesta es sí.

OPS

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados OPS
Mike Schmidt PHI 2 50 1.214
Eddie Murray BAL 2 50 1.052
Dwight Evans BOS 1 56 1.031
Cecil Cooper MIL 2 53 .998
Andre Dawson MON 1 51 .9776
Ken Singleton BAL 1 53 .9775
Bobby Grich CAL 2 50 .976
Mike Schmidt PHI 1 52 .963
Kirk Gibson DET 2 49 .962
Jack Clark SFN 2 48 .937

En un entorno ofensivo mucho más favorable, solo tres jugadores del 2019 mantuvieron un OPS más alto que el de Evans durante toda la temporada (Yelich, Trout y Bellinger), y en 1981 dos jugadores lo superaron.

Cuadrangulares (HR)

Una vez que nos centramos en las estadísticas de conteo, la primera mitad de 1981, con más juegos, tiene ventaja.

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados HR
Mike Schmidt PHI 2 50 17
Bobby Grich CAL 2 50 16
Gorman Thomas MIL 1 50 15
Eddie Murray BAL 2 50 14
Mike Schmidt PHI 1 52 14
George Foster CIN 1 56 14
Dave Kingman NYN 1 51 14
Andre Dawson MON 1 51 13
Dwight Evans BOS 1 56 13
Tony Armas OAK 1 60 13
Gary Gray SEA 1 44 13

Si no conoces a Tony Armas te diré que era un jardinero de finales de los setenta y principios de los noventa que se la jugaba al todo o nada. En cuatro ocasiones terminó en el Top 10 de jonroneros de la Liga Americana y en cinco ocasiones acabó en esa misma lista, pero de ponches. Durante su carrera acumuló un OBP de .287 y su BB% fue inferior a cinco.

Pero el nombre verdaderamente raro de la lista es Gary Gray. Antes de 1981 había jugado 62 partidos para Texas y Cleveland bateando para .203/.234/.297 con cuatro cuadrangulares… ¡Principalmente como DH! Se fue a los Mariners en el Draft de Regla 5 de 1981. Terminó la primera mitad bateando .278/.285/.609 con esos 13 bambinazos. En la segunda mitad, bateó .187/.208/.240 sin cuadrangulares. Volvió a jugar algo con los Mariners en 1982 y disputó las cinco temporadas siguientes en México.

Carreras (R)

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados R
Rickey Henderson OAK 1 59 46
Dwight Evans BOS 1 56 44
Dave Collins CIN 1 54 44
Rickey Henderson OAK 2 49 43
Cecil Cooper MIL 2 53 41
Mike Schmidt PHI 1 52 40
Dwight Evans BOS 2 52 40
Tim Raines MON 1 54 39
Mike Schmidt PHI 2 50 38
Rod Carew CAL 1 59 38
Pete Rose PHI 2 52 38

Evans, al igual que Grich, tiene opciones de acabar en el Salón de la Fama (Grich tiene más), pero jugó en una época en que los boletos, los dobles y un gran guante no importaban tanto como el promedio de bateo, los jonrones y las carreras impulsadas. Carew tenía 35 años en 1981, Rose 40. Sus OPS de .755 y .750, respectivamente, son los únicos en la lista que están por debajo del .824.

Carreras impulsadas (RBI)

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados RBI
Eddie Murray BAL 2 50 52
Mike Schmidt PHI 2 50 50
George Foster CIN 1 56 49
Dave Concepción CIN 1 55 44
Buddy Bell TEX 1 50 42
Mike Schmidt PHI 1 52 41
George Foster CIN 2 52 41
Tony Armas OAK 1 60 41
Dave Winfield NYA 1 56 40
Dwight Evans BOS 1 56 39
Cecil Cooper MIL 2 53 39
Ben Oglivie MIL 2 52 39
Eddie Murray BAL 2 50 52

Nadie promedió una carrera por juego, pero dos tipos promediaron una impulsada por juego. El bicho raro en esta lista es Concepción. Es recordado por ser un buen defensor, pero no por su bate (76 FRAA y 90 DRC+ en su carrera). No obstante, tuvo un buen año en el plato en 1981. Bateó .306/.358/.409. A pesar de un modesto ISO de .102, los Reds tenían cinco jugadores habituales con más poder, Concepción fue colocado en el tercer lugar de la alineación, bateando detrás de Dave Collins (.355 OBP) y Ken Griffey (.370). Aun así, sus remolcadas fueron una casualidad: tuvo 44 en la primera mitad y 23 en la segunda.

Strikeouts (K)

Jugador Partidos Jugados Mitad Partidos Jugados K
Tony Armas OAK 1 60 64
Dave Kingman NYN 2 49 53
Dave Kingman NYN 1 51 52
Tony Armas OAK 2 49 51
Gorman Thomas MIL 2 53 50
Dwayne Murphy OAK 1 59 49
Bobby Bonds CHN 2 44 44
Dwight Evans BOS 1 56 43
Jim Rice BOS 1 56 43
Dale Murphy ATL 1 55 43
Reggie Jackson NYA 1 46 43
Lloyd Moseby TOR 1 52 43
Lloyd Moseby TOR 2 48 43

Hubo cinco ocasiones y tres jugadores con uno o más ponches por juego en las dos medias temporadas de 1981. El año pasado hubo 36 peloteros que clasificaron para el título de bateo con al menos un ponche por juego. Los 64 abanicados de Armas en 60 partidos están parejos con los acumulados por Anthony Recker en 2014, cuando ocupó el puesto 21º entre los jugadores que aparecieron en 60 juegos o menos. Muchos jugadores tendrán más de 64 ponches en 2020.

Bases por bolas (BB)

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados BB
Dwight Evans BOS 1 56 43
Mike Schmidt PHI 2 50 43
Dwight Evans BOS 2 52 42
Mike Hargrove CLE 2 47 42
Joe Morgan SFN 2 44 40
Dwayne Murphy OAK 1 59 38
Steve Kemp DET 2 48 38
Rickey Henderson OAK 1 59 37
Tony Bernazard CHA 2 53 37
Dwayne Murphy OAK 2 48 35

Morgan tenía 37 años y aun así no se podía evitar que llegara a las bases. Dwayne Murphy, apareciendo en esta lista y en la anterior, fue uno de los primeros héroes de los tres resultados verdaderos (cuadrangulares, ponches, boletos) puesto que también pegó 15 jonrones en 1981. Steve Kemp fue un buen bateador cuyo cuerpo se rompió aproximadamente 15 minutos después de firmar un gran contrato como agente libre con los Yankees después de la temporada de 1982.

Bases Robadas (SB)

Jugador Equipo Mitad Partidos Jugados SB
Tim Raines MON 1 54 50
Rickey Henderson OAK 1 59 33
Julio Cruz SEA 1 51 28
Bill North OAK 1 46 26
Willie Wilson KCA 2 53 26
Rodney Scott MON 1 48 23
Rickey Henderson OAK 2 49 23
Ron LeFlore CHA 2 42 21
Tim Raines MON 2 34 21
Omar Moreno PIT 2 54 20

Sé que este artículo ha durado demasiado, pero espero que hayas llegado hasta aquí porque estamos en la mejor tabla.

Esta fue la temporada de novato de Raines. Bateó .304/.391/.438 y robó 71 bases en 88 juegos, pero terminó segundo en la votación de Novato del Año de la Liga Nacional. Merecidamente, como se verá en el próximo artículo. Henderson tenía 22 años, era su segunda temporada completa, y lideró la Liga Americana en carreras y bases robadas mientras bateaba .319/.408/.437. Los equipos robaron un 54% más de bases por partido en 1981 que en 2019. La marca de Raines está a salvo. Nadie va a robar 50 este año.

Conclusiones.

No hay muchas cosas raras. Los mejores son los esperados. Algunos de los totales son altos, aunque no demasiado. Nadie bateó para .400. Nadie estaba en una dinámica de pegar 60 bambinazos (aunque reconozco que el juego era diferente). Algunas de estas cifras, como los ponches, se superarán fácilmente este año. Otras, como las bases robadas, no lo harán. Y aunque Dave Concepción o Gary Gray se colaron entre los diez mejores en alguna categoría, no esperes que alguien totalmente desconocido se cuele entre los mejores. Este análisis sugiere que podríamos ver algunos resultados sorprendentes, pero nada verdaderamente extraño.

Gracias a Craig Goldstein por venir con esta idea.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe