keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Charles LeClaire - USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Durante mi revisión de las estadísticas de bases robadas, profundicé en los jugadores. Sin embargo, hasta ahora han estado ausentes los que ostensiblemente llevan la voz cantante: los mánagers.

La noción de “luz verde” puede ser exagerada en estos tiempos. Los directivos que entienden los pesos lineales y el cálculo detrás del aprovechamiento de un robo saben que no les beneficia correr tanto como antes. Eso es particularmente cierto en una liga saturada de cuadrangulares. No importa si el hombre en la base está en primera o segunda si la pelota vuela la valla.

Independientemente de la razón, seguimos hablando de las tasas de bases robadas como si estuvieran fuertemente influenciadas por los mánagers. Esto es particularmente cierto para los equipos en los extremos, donde los jugadores de fantasía podrían identificar a ciertos mánagers ansiosos por dar la luz verde, o que ponen la señal de “alto” sin importar la situación.

Lo que quería averiguar era si es correcto hacer suposiciones sobre la frecuencia con la que a los mánagers les gusta correr. ¿Las tasas son consistentes de un año a otro? Si nuestra mirada a las tasas de intentos de robo de los jugadores nos enseñó algo, fue que los totales de las bases robadas están fuertemente influenciados por la variación en las oportunidades simples de correr, ya sea por la propia habilidad del jugador para alcanzar una base o las circunstancias cuando llegaron ahí.

Los números brutos claramente no son el camino a seguir. Al igual que con los jugadores, es menos útil saber el número total de veces que un equipo realizó el intento a saber con qué frecuencia intentaron un robo cuando tuvieron la oportunidad. Afortunadamente, Baseball-Reference nos puede ayudar. Las páginas de estadísticas de los mánagers no sólo muestran los porcentajes de intentos de robo de bases, sino que también han calculado la estadística Rate+ para mostrar la tasa de intentos en relación con la media de la Liga, que se centra en torno a 100 como todas las estadísticas de índice.

No necesitamos ver particularmente a un grupo de mánagers con uno o dos años de experiencia quienes se encuentran desempleados, así que filtré hasta tener una muestra con un historial más largo. También me centré en los robos de segunda base solamente, ya que los números para tercera base son tan pequeños que producen fluctuaciones sin sentido. El siguiente gráfico muestra la tasa de segunda base Rate+ para los 11 mánagers quienes estuvieron involucrados en cada una de las últimas cinco temporadas:

Eso es, en su mayor parte, un gráfico bastante desordenado. Algunas suposiciones comunes se refuerzan: a Craig Counsell le encanta ir a por todas, terminando primero en tres de las últimas cuatro temporadas y nunca por debajo de la media en toda su carrera al frente de la caseta. No sé si la gente habla de que Don Mattingly no quiere robar, pero aparentemente no lo hace, a pesar de que dirige a un equipo que necesita desesperadamente una ofensiva. Veremos si Jonathan Villar cambia eso.

En otros lugares, encontramos inconsistencias. Terry Francona pasó de estar por debajo de la media en 2017 a liderar la Liga al año siguiente. Kevin Cash siguió una trayectoria similar. Joe Maddon solía ser uno de los mánagers más agresivos según esta métrica, pero cayó al 20% por debajo del promedio de la Liga en su última temporada con los Cubs. Curiosamente, tuvo un 80 de Rate+ idéntico en su último año con los Rays y mostró un patrón similar en general ahí: agresivo durante la mayor parte de su mandato antes de achicarse en las dos últimas temporadas.

Se puede decir que Dave Roberts es el mánager más consistente de acuerdo a estas medidas. Mientras que el estratega de los Dodgers es responsable de una de las bases robadas más famosas en la historia del béisbol, sus jugadores no despegan hacia la segunda base muy frecuentemente durante su mandato. Su punto alto inicial es bastante engañoso, ya que representa su único juego a cargo de los Padres. Desde que llegó a Los Ángeles, Roberts ha estado constantemente entre los cinco últimos en Rate+ por robos de segunda.

Digo Dave Roberts, por supuesto, y probablemente estén pensando que esto no tiene tanto que ver con Roberts como con la gerencia que lo contrató. La participación de Andrew Friedman en la frecuencia de sus robos no está clara, pero hay que creer que en algún lugar de los datos analíticos proporcionados al equipo de entrenamiento hay información sobre lo valioso que son los robos, en particular para un equipo tan ofensivamente dominante como los Dodgers. Incluso el contrario a los robos, Mattingly tuvo su menor porcentaje de intentos en su carrera como mánager en su última temporada con los Dodgers, que coincidió con la llegada de Friedman.

En cambio, echemos un vistazo a los datos a nivel de equipo. Los datos anteriores de los jugadores ilustraron las fluctuaciones que pueden existir en términos de oportunidades de bases robadas y, por lo tanto, cómo el porcentaje de intentos de bases robadas (SBA%) era un mejor indicador de futuros intentos que el uso de cualquier número en bruto. Primero, aquí hay una idea de cuánto pueden variar las oportunidades de bases robadas de un equipo a otro a lo largo de la temporada:

Los líderes de la Liga en oportunidades fueron los Astros; no es una gran sorpresa. Fueron el mejor ataque de la Liga y tenían una ventaja de 10 puntos sobre el segundo lugar en el porcentaje de embasado. Había una diferencia de 346 oportunidades entre ellos y el equipo con menos oportunidades, el cual es un poco menos obvio: Toronto. Eso significa que, en promedio, los Astros tuvieron unas dos oportunidades de robar más por partido que los Blue Jays.

Por supuesto, sabemos que las oportunidades no se traducen directamente en robos. Como los Dodgers, los Astros no necesitan correr la mayor parte del tiempo. El costo de un out potencial durante un intento de robo es mucho más alto cuando tienes tanta potencia de poder como Houston. ¿Quién está aprovechando esas oportunidades y convirtiéndolas en intentos? Este gráfico muestra el SBA% de cada equipo.

Hay una percepción de que a los Astros no les gusta correr, pero esto muestra que en realidad estaban en el promedio. No eran tan eficientes, lo que perjudicó sus totales generales, pero no eran tan reacios a robar bases como los nuevos campeones de todos los tiempos en cuadrangulares, los Twins. Es notable que los Yankees, aunque por debajo de la media, eran todavía un 50% más propensos a intentar un robo que Minnesota.

En el extremo superior, Texas jugó a los robos con un enfoque increíblemente agresivo. Tuvieron una cantidad de oportunidades por debajo de la media. Si hubieran tenido la misma tasa de intentos y éxito pero tantas oportunidades como los Astros, habrían robado 188 bases.

Hay una extraña mezcla de equipos en ambos extremos del espectro. Uno podría esperar que los equipos malos sean hiper-agresivos y los buenos pongan los frenos. Eso es cierto cuando se trata de los Royals, Mariners, Yankees y Twins. Los Cardinals y los Nationals fueron ambos buenos equipos que emplearon un enfoque agresivo, mientras que los Giants y los Blue Jays fueron excesivamente discretos en las bases. Esto fue desafortunado, dados sus intentos de generar ofensiva en otros lugares.

Queda mucho más por responder. ¿Estas cifras se mantienen año tras año a nivel de equipo, así como a nivel de jugador? ¿Hasta qué punto la forma en que un equipo anota las carreras dicta estos números? ¿Podemos ver tendencias persistentes en la gerencia o en los mánagers durante períodos de tiempo más largos? Me ocuparé de todo esto la próxima vez.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe