keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Geoff Burke-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Con el comienzo de la temporada de MLB retrasado indefinidamente y una pandemia que asola al mundo, los propietarios de equipos y los jugadores se encuentran en una amarga batalla económica. Ninguna de las partes parece inclinada a ceder terreno y ambas han recurrido a la prensa para presentar sus respectivas posiciones, tal vez pensando que el público finalmente decidirá su lucha. El público, al menos esa sección del público que está en Twitter parece dividirse de manera bastante equitativa entre jugadores y propietarios por el momento.

Muchos escritores han hecho análisis profundos, matizados a la compleja economía de la temporada de béisbol acortada y sin público que aún podría ocurrir. Para abreviar una historia muy larga y con muchas aristas, los propietarios de los equipos de las grandes ligas quieren que sus jugadores jueguen al béisbol por menos dinero de lo que ambos habían acordado originalmente al comienzo de la pandemia. Los jugadores están enojados por tener que soportar la mayor parte de los costos de la pandemia, y los propietarios están enojados con los jugadores por no permitirles obtener las ganancias a las que se han acostumbrado.

Ambas partes se han enfocado hacia el debate público, pero ninguna de las partes sabe con certeza si la mayoría de los fanáticos del béisbol están más de acuerdo con los propietarios o con la MLBPA. Y nosotros tampoco, pero Twitter nos da la oportunidad de medir, cuantitativamente, el estado de ánimo.

Twitter representa un buen cuadrilátero metafóricamente hablando para muchos debates públicos debido a su arquitectura. Cualquiera puede publicar un tweet sobre cualquier cosa y el texto se captura, se digiere y se almacena instantáneamente, desde ahí luego se puede descargar y analizar. Los tweets tienden a ser breves, declaraciones directas (gracias al límite de caracteres) y se pueden buscar por tema y palabra clave.

Entonces, para evaluar el estado de ánimo del público sobre la batalla laboral, descargué y analicé alrededor de 20,000 tweets publicados la semana pasada. Todos los tweets contenían ciertas palabras clave como “béisbol”, “MLB”, y algunos contenían palabras adicionales como “jugadores”, “MLBPA” o “propietarios”. Al examinar el contenido de estos tweets, esperaba obtener una idea de qué lado estaba ganando la batalla de las relaciones públicas.

Antes de los resultados, una advertencia importante: Twitter definitivamente no es la vida real. Si bien muchos estadounidenses participan en la aplicación, los usuarios de Twitter no son representativos de la sociedad en su conjunto. Tienden a ser más jóvenes, más ricos y liberales que el estadounidense promedio. Por lo tanto, no es recomendable extrapolar con confianza lo que encontramos en los tweets al mundo en general. El sentimiento de Twitter es un indicador de cómo los fanáticos ven la batalla, pero es solo un indicador débil. (Los datos de las encuestas serían mucho mejores, pero no existen en este momento).

Aclarado ese punto, veamos qué dicen los tweets. El primer hecho a tener en cuenta es que los jugadores (y los términos centrados en el jugador, como MLBPA) se mencionan aproximadamente un 30% más a menudo que los propietarios (y sus términos correspondientes).

Los fanáticos pueden hablar más sobre los jugadores, pero en promedio no parecen ser más negativos para ellos que lo que son los propietarios. Califiqué todos los tweets por el sentimiento promedio, que básicamente evalúa el lenguaje utilizado en el texto para determinar cómo se sintió el usuario. A las palabras como “codicioso” o “miope” se les asignaría puntajes negativos, y “benevolente” sería positivo. Sumar todos los puntajes crea un índice aproximado de si el tweet fue favorable o desfavorable.

Los tweets que mencionaron a los propietarios y los que mencionaron a los jugadores tuvieron puntajes de sentimientos más o menos iguales, lo que significa que los fanáticos no estaban claramente enfurecidos contra un lado y adorando al otro. Las puntuaciones fueron divergentes en los últimos días, con tweets más extremos hacia ambos lados (“Así es cuan aburridos estamos aquí”, dijo un retweet), pero no hubo una tendencia direccional clara hacia sentimientos más positivos o negativos en los últimos días en relación con hace una semana más o menos.

Hubo algunas señales de problemas para los jugadores en la forma en que ciertas palabras se han utilizado últimamente. Por ejemplo, una queja común en Twitter es criticar a los jugadores y/o propietarios por ser “codiciosos”. Los tweets apuntaban a ambos lados con esa carga, pero los jugadores estaban (10%) más a menudo en el extremo receptor. Las acusaciones de avaricia se están volviendo más comunes y, a medida que aumentan, parecen centrarse significativamente más en los jugadores. En los últimos tres días, los propietarios recibieron un 40% menos de tweets con el término “codiciosos” que sus oponentes.

Los jugadores pueden estar en desventaja significativa en la batalla de relaciones públicas. A pesar de que los propietarios se han encargado de publicar correos electrónicos, despedir jugadores de ligas menores y publicar información financiera engañosa, los jugadores son drásticamente más visibles que sus contrapartes multimillonarios. Es mucho más fácil para los fanáticos concentrar su ira en los famosos lanzadores que ganan millones que en los empresarios encubiertos por sombras que afirman (sin pruebas) que están perdiendo dinero. Los propietarios pueden estar apostando a que la corriente de opinión pública se vuelva contra los jugadores a largo plazo, aun cuando todo parece estar en punto muerto por el momento.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe