keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Gregory J. Fisher-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Durante el fin de semana—aunque ya nadie hace nada los sábados por la noche—la Associated Press informó que la MLB, en una presentación al Sindicato de Jugadores (MLBPA por sus siglas en inglés), afirmó que el pago de los salarios prorrateados de los jugadores, como se acordó a finales de marzo, “contribuiría a una pérdida media de $640,000 dólares por partido jugándose una temporada de 82 juegos”.

La Liga preparó un documento de 12 páginas titulado “La economía de jugar sin aficionados en las gradas”, con fecha del martes pasado. La agencia AP informó sobre el documento, el cual no he visto. Así que voy a basarme en el informe de la AP. El reportero, Ronald Blum, es bueno, así que confío en su veracidad.

Voy a enumerar un montón de problemas con el análisis MLB, así que déjame zanjar el problema. Algunos me van a acusar de ser anticapitalista. Trabajé en Wall Street recomendando las acciones de compañías de procuración de salud con fines de lucro a fondos mutuos, fondos de cobertura y fondos de pensiones. Soy tan capitalista como el que más. Pero una de las cosas que aprendí en mi trabajo fue que nunca jamás debes tomar nada de lo que diga una gerencia al pie de la letra. Voy a analizar esto como lo haría con cualquier documento de una compañía.

Recordarás que en marzo, la MLB y la MLBPA acordaron que, en caso de que se acortara la temporada, los jugadores recibirían sus salarios prorrateados. Si la Liga juega la mitad del calendario de 162 partidos, los jugadores recibirían la mitad del salario. Si hay 100 partidos, recibirán 100/162=62% del sueldo. Y así. Pero los dueños quieren renegociar los términos, dado que el plan actual es abrir sin nadie en las gradas. No voy a comentar sobre eso, ni la sabiduría de celebrar una temporada. Sólo me enfoco en la presentación de la Liga. Voy a dividir esto en tres temas.

Panorama general. Algo me brinca aquí. Como he escrito, el estándar máximo para la información pública es el informe compilado anualmente por Mike Ozanian en Forbes. Podemos comparar algunos de los números de la Liga con los de Forbes.

  • Desglose de ingresos: Forbes dice: 30% taquilla, 30% medios nacionales, 21% medios locales, 10% patrocinios, 9% otros ingresos del estadio. MLB: 39% taquilla y otros ingresos de estadio, 25% de ingresos de la Liga central (incluyendo medios nacionales), 22% de medios locales, 11% de patrocinios. Lo suficientemente cerca.
  • Ingresos proyectados para 2020: Forbes no hace proyecciones, pero fijó los ingresos para 2019 en $10,500 millones de dólares, frente a los $10,300 millones de 2018. MLB: Ingresos proyectados de $9,967 millones, incluyendo $7,548 millones a nivel local. Ambas cifras son sospechosas. ¿Caída de $500 millones desde 2019? Y el número local no puede ser correcto. Según las cifras de la MLB, los equipos obtienen el 39% de la taquilla y de otros ingresos de estadio y el 22% de los medios de comunicación locales. Eso es el 61%. Multiplica eso por $9,967 millones y obtienes $6,080 millones, no $7,550 millones. Tal vez es sólo un error de cálculo, y no digo que eso sea un generador de confianza.
  • Salarios de los jugadores: No está en el análisis de Forbes, pero las nóminas de la MLB fueron de unos $4,000 millones de dólares el año pasado. MLB dice que proyecta $4,366 millones. ¿Viste que los salarios de la MLB se apreciaron en más de un 9% este invierno? Yo tampoco.
  • Flujo de efectivo: De nuevo, esto no es algo que Forbes proyecte, pero siempre incluye las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA). En 2019, el EBITDA fue de $1.50 mil millones de dólares, por encima de los $1.19 mil millones del año anterior. De acuerdo con la MLB, el EBITDA ha estado dentro de los 250 millones de dólares de punto de equilibrio cada año desde 2010.

A ver, aguanta. La MLB dice que los equipos generan ingresos operativos de $250 millones de dólares… Forbes dice que es más de seis veces más alto. La responsabilidad de la MLB es explicar a dónde pararon esos $1,250 millones de dólares. Puedo entender una diferencia de unos pocos millones. ¿Pero más de mil millones?

Los detalles. El artículo de la AP expone los golpes que anticipa la MLB. Los ingresos de los medios locales caerían proporcionalmente, según la Liga, de $2,300 millones a $1,200 millones. Eso parece correcto, asumiendo que a los equipos se les paga sólo por los partidos en vivo, no por los archivados que hemos estado viendo desde marzo. Un golpazo de $1,100 millones de dólares.

Pero los salarios, proyectados por la Liga en $4,366 millones (lo que, de nuevo, parece alto) caerían en $2,156 millones, a $2,210 millones. La MLB utiliza una cifra más alta de $2,360 millones que incluye bonos por firmar prorrateados, pago por terminación y compra de opciones rechazadas. Los bonos por firmar prorrateados no son dinero en efectivo y los otros artículos son gastos asumidos, no costos continuos.

La MLB proyecta un “ingreso local total” de $1.23 millones por juego. Multiplica eso por 1,230 juegos y obtienes $1,510 millones, de los cuales $1.2 mil millones son de medios locales. Se esperaban ingresos locales de $6,080 millones. Así que eso es un golpe de $4,570 millones.

Luego está el dinero de los medios nacionales y los patrocinios. Esos, de acuerdo con los datos de la MLB, representan el 36% de los ingresos. Para un negocio de $10 mil millones, son $3.6 mil millones. La MLB espera $1,790 millones para los medios nacionales en una temporada de 82 partidos en un estadio vacío. Recorta el patrocinio en 80/162 y pierden $543 millones.

Así que esta es la cuenta final:

$mil millones 162 juegos 82 juegos Diferencia
Ingresos locales 6.08 1.51 (4.57)
TV nacional 2.50 1.79 (0.71)
Patrocinios 1.10 0.56 (0.54)
Salarios de los jugadores 4.37 2.21 (2.16)

No los sumé por una razón. La MLB quiere renegociar con los jugadores debido a los estadios vacíos. Habían proyectado unos ingresos locales de $6,080 millones de dólares. De eso, $2.3 mil millones iban a ser de los medios de comunicación locales, así que esperaban $3.78 mil millones de otros ingresos locales, principalmente de los aficionados que irían a los partidos. Esos $3.78 mil millones se proyectan ahora en $314 millones. Pero el acuerdo de marzo, con salarios prorrateados, implicaba una caída a $1.91 mil millones en caso de una temporada de 82 partidos, y la MLB estaba de acuerdo con esa y otras reducciones de los ingresos (y el resultado final).

Ahora están diciendo que los estadios vacíos son un cambio de reglas. ¿En serio? ¿Comparado con el plan Arizona/Florida, con los aficionados asistiendo a los partidos en las instalaciones de entrenamiento de primavera, cuando fueron filtrados? ¿Cuáles habrían sido los ingresos locales en esas circunstancias? ¿La mitad de lo que la MLB había presupuestado para una temporada normal de 2020 en los parques de la MLB? ¿Un cuarto? ¿Menos? ¿Cuánto peor es que la MLB diga que un estadio de 82 partidos jugados frente a nadie será comparado con los partidos en las instalaciones de entrenamiento de primavera? ¿Unos pocos cientos de millones?

En total, el documento de 12 páginas de la MLB señala una reducción de los ingresos (y por lo tanto, de las ganancias) que es abrupta en caso de que se acorte la temporada. Pero eso se debe principalmente a una temporada reducida. Jugar en estadios vacíos aumenta la reducción relativamente poco en comparación con los planes anteriores. La mayoría de los ingresos iban a ocurrir independientemente de que hubiera o no aficionados en las gradas.

Los detallitos. Parecen mínimos, pero suman.

  • La MLB entra en detalles sobre los $787 millones de dólares que gana por las emisiones de postemporada y el riesgo financiero si un rebote epidemiológico cancela la postemporada. Eso es cierto, pero no tiene nada que ver con una discusión sobre los salarios de los jugadores de la temporada regular. Si no hay postemporada, no se paga a los jugadores.
  • A principios de año, la MLB proyectó un “EBIDTA” de 143 millones de dólares “después de la depreciación del estadio y de las deducciones no monetarias”. No funciona de esa manera. El EBITDA son las ganancias antes de la depreciación. Y puede ser antes de los artículos no monetarios también, dependiendo de lo que sean.
  • La MLB proyectó un flujo de efectivo libre de -$95 millones “después de los pagos obligatorios de capital”. El flujo de efectivo libre es antes de los pagos principales.
  • La MLB enumera las pérdidas por equipo, liderando con $312 millones para los Yankees. Pero esa cifra (1) no incluye los ingresos nacionales (medios de comunicación, patrocinio) y (2) incluye $100 millones por el reembolso de los bonos que financiaron el Yankee Stadium. Los pagos para retirar la deuda no se consideran gastos, por lo que no contribuyen a las pérdidas.
  • La MLB dice que los equipos aumentarán su deuda en $2.10 mil millones este año. Eso es porque pueden hacerlo. Con la excepción de unos pocos clubes—tú y yo podríamos contarlos con los dedos de una mano—cualquier equipo que requiera capital podría simplemente obtener una inversión patrimonial de su grupo propietario. Utilizan la financiación de la deuda porque los tipos de interés son bajos. Además, si un equipo pide prestado para construir condominios, hoteles y tiendas en los terrenos que rodean su estadio, eso es una inversión, no una adversidad.

La razón por la que estos detallitos son importantes: presentan a la MLB como descuidada, ignorante y/o engañosa. No importa cuál de estos adjetivos escojas. La MLB es una empresa privada y no está sujeta a los mismos requisitos de transparencia que las empresas que reportaba cuando trabajaba en Wall Street. Pero, ¿qué tan cómodo sería negociar con una entidad que hace representaciones como estas? ¿Cuando afirma que obtuvo una sexta parte de los ingresos en 2019 que un tercero de buenísima reputación ha reportado?

Puedes salirte con estas mentiras si te dedicas a las relaciones públicas. Pero es inaceptable en un documento de negociación. La presentación que la AP reportó está llena de omisiones y desinformación. Sería rechazada por los inversionistas profesionales con los que laboré. Asumo que la MLBPA tendrá la misma reacción.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe