keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus Needs Your Help! Check out our call for contributors!
Image credit: Joe Camporeale-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Todos los equipos se ven afectados por la suspensión de la temporada 2020 provocada por la pandemia. Esta serie examina los equipos que se verían más afectados en el diamante por una temporada perdida (no una temporada acortada), y a dónde podrían ir a partir de entonces.


Artículos anteriores en esta serie


Para PECOTA, los Dodgers estaban programados para ser el mejor equipo de béisbol en 2020. Por lo tanto, la pérdida de la temporada de 2020 les duele más que a cualquier otro equipo.

Los Dodgers están quizás mejor posicionados para los próximos dos a cuatro años que cualquier otro equipo de béisbol. Por lo tanto, la pérdida de la temporada 2020 les duele menos que a cualquier otro equipo.

¿Pueden ser ambas cosas verdaderas al mismo tiempo? Seguro que se siente así.

EL CONTEXTO

Ningún equipo de béisbol parecía tan seguro de ganar su división como los Dodgers. PECOTA los proyectó como favoritos de 23 juegos en la División Oeste de la Liga Nacional, lo que sigue con el colchón de 21 juegos que lograron en 2019. Gracias a un ridículo núcleo de bateadores de élite, una rotación profunda y la tercera nómina más alta del juego, los Dodgers parecían estar listos para aplastar al resto del Viejo Circuito en camino a otra aparición en octubre.

Visto a través de esa lente, una temporada 2020 perdida sería una gran decepción. Por muy buenos que hayan sido los Dodgers y que se suponga que serán en un futuro cercano, las ventanas no permanecen abiertas para siempre. Perder una temporada en la que eres el favorito prohibitivo de tu liga es un golpe de suerte, incluso si probablemente serás el favorito por unos cuantos años más. Después de todo, ningún equipo en la memoria reciente prueba tan bien como los Dodgers: incluso el éxito sostenido no te garantiza un trofeo de la Serie Mundial.

Al mismo tiempo, es difícil ver la falta de una temporada 2020 tan condenatoria para los Dodgers como lo sería para, digamos, los Reds, Rangers o Diamondbacks, equipos con ciclos de contención más estrechos, autoimpuestos o de otro tipo, que podrían no tener un 2021 tan brillante que esperar. Todos sabemos que no debemos dar nada por sentado en el béisbol, pero los Dodgers tienen un núcleo de talento, un sistema de ligas menores y una nómina demasiado buenos para ser verdaderamente malos en un futuro próximo.

Dicho esto, nada garantiza que tendrán tan buena pinta en el futuro como la iban a tener en 2020.

LA PLANTILLA

Mookie Betts: Por un lado, los Dodgers “sólo” renunciaron a Alex Verdugo, Connor Wong y Kenta Maeda por Betts y Brusdar Graterol, por lo que el intercambio no será un hundimiento de franquicia aunque Betts nunca juegue en el Barranco de Chávez. Por otro lado, si te dijera que un equipo cambió a Verdugo/Wong/Maeda por Graterol, ¡pensarías que es un intercambio bastante terrible! Claro, los Dodgers tienen suficiente músculo financiero para hacer de esto una nimiedad alargando el contrato a Betts o por medio de agencia libre, pero podrían haber hecho lo último sin renunciar al talento en primer lugar. Si Betts nunca juega para los Dodgers después de este convenio, será uno de los casos más extraños de la historia del béisbol.

Cody Bellinger y Corey Seager: Estos dos fueron programados para ganar menos de $20 millones de dólares combinados en 2020. Probablemente nunca vuelva a ser el caso. Bellinger todavía tiene tres años de control del equipo, pero las cifras serán bastante caras para el 2022 como máximo. Seager ya es elegible para la agencia libre después de la próxima temporada. Con Bellinger, la única pregunta es si los Dodgers podrán ofrecerle una extensión lo suficientemente lucrativa para que renuncie a la agencia libre. El futuro de Seager con el club es menos seguro: para cuando llegue a su año de libertad, estará a tres temporadas de asemejarse a la piedra angular del futuro de la franquicia.

Justin Turner: Turner estaba programado para entrar en su temporada de 35 años y el último de su contrato de cuatro años, de $64 millones de dólares. Sigue siendo un buen jugador en la actualidad, pero con su defensa declinando a medida que se suman sus períodos en la lista de lesionados, está claro que está en su fase de declive. ¿Podrían los Dodgers mantenerlo por otro año o dos? Claro. Dada la profundidad del campo de juego en su organización y algunas otras decisiones contractuales que tendrán que tomar pronto, también tendría sentido dejar que Turner se vaya.

Clayton Kershaw, David Price y Kenley Jansen: Este trío de talentosos lanzadores regresará en 2021, pero todos se convertirán en agentes libres al finalizar la temporada. Por un lado, su partida podría liberar $83 millones en nómina. Por otro, privaría a los Dodgers de su segundo y tercer mejor abridor y su mejor relevista. Es difícil imaginar a Kershaw lanzando en otro uniforme que no sea el Dodger Blue, pero es probable que al menos un miembro de este grupo no regrese.

Joc Pederson y Enrique Hernández: Ambos pilares de la franquicia llegarán a la agencia libre después de la temporada 2020 y son fáciles de reemplazar en un vacío, pero puedes ver que las salidas pendientes están empezando a sumarse.

Blake Treinen, Pedro Báez y Alex Wood: Lo adivinaste: todos se convertirán en agentes libres este invierno. De nuevo, ninguno es irremplazable individualmente, pero representan un montón de talento que debe ser reemplazado colectivamente. Treinen en particular se perfila como una oportunidad de compra inteligente y barata en la que los Dodgers probablemente no podrán capitalizar.

Un grupo de otros jóvenes jugadores: Perder los años más baratos de jugadores como Ross Stripling, Julio Urías, Austin Barnes, y especialmente Walker Buehler puede perjudicar a los Dodgers menos que la mayoría de las otras franquicias, pero aún así duele.

Gavin Lux y Dustin May: No olvidemos que una temporada perdida no sólo es brutal para ciertas organizaciones; también puede perjudicar a jugadores individuales. Tanto Lux como May pensaron en agotar su elegibilidad de novato esta temporada. En el caso de una temporada perdida, no lo harán, y su capacidad de ganar dinero real a través del arbitraje y, en última instancia, la agencia libre se ve desplazada un año como resultado. Dependiendo de lo que pienses de Graterol, podrías incluirlo aquí también.

EL FUTURO

El futuro sigue siendo muy brillante en el Barranco de Chávez, pero podría haber más cambios en el horizonte de lo que se supone. Betts, Turner, Pederson, Hernández, y la mitad del bullpen podrían irse este invierno. Nombres importantes como Kershaw, Seager, Price y Jansen podrían seguir el ejemplo después del 2021. Obvio, es probable que algunos de estos jugadores sean retenidos, pero parece que hay más probabilidades de que al menos uno o dos de los pilares de Los Ángeles jueguen en otro lugar para el 2022.

Afortunadamente para los Dodgers, sus nuevas piedras angulares ya están en gran parte establecidas. Bellinger estará aquí por un buen tiempo para liderar la ofensiva, y piezas como Lux, Max Muncy, y A.J. Pollock están atados a su alrededor. Buehler es ahora el titular en la rotación, May figura para servir como el Robin de su Batman, y hay más brazos prometedores esperando en las alas.

Por último, como ya se ha mencionado, con la gran pérdida de talento viene una gran flexibilidad en la nómina. Los Dodgers han sido agresivos gastando bajo su nuevo grupo de propietarios, y eso no cambiará. ¿Pero el grupo principal de jugadores que recibe ese dinero? Eso podría ser diferente muy pronto.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe