keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Jerry Lai-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Como muchos aficionados, he pasado largos ratos viendo partidos viejos durante el último mes, tratando de llenar el hueco dejado por el aplazamiento indefinido de la temporada. Luchando por engancharme con partidos en los que ya conocía los momentos clave y el resultado final, he vuelto a sumergirme en el tesoro de joyas vetustas existentes en YouTube. Ver partidos viejos es divertido, incluso cuando la temporada invernal toma su curso normal o cuando nuevos juegos están sucediendo, pero es especialmente satisfactorio en este momento. Estos juegos proporcionan una solución rápida para aquellos que anhelan el suspenso natural de un juego real, y nos permiten reflexionar sobre los jugadores, los temas y las ideas que pueden venir a la mente mientras vemos un nuevo juego. Esta semana, mientras veía un par de juegos sin contexto con los Cubs de 1984, me llamó la atención una cosa: Ryne Sandberg estaba jalando cada batazo.

Ese año, como sabes, Sandberg ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. A la edad de 24 años, estaba en su tercera temporada completa en las Grandes Ligas, además de una “taza de café” en 1981. Se había anunciado como un gran segunda base defensivo y una buena pieza complementaria el año anterior. No parecía que se convertiría en mucho más. Era un bateador de contacto, bendecido con buena velocidad y capaz de hacer contacto a un ritmo medio-alto, pero sin poder o habilidad para ganarse bases por bolas con cualquier regularidad.

Sandberg arrancaba notoriamente lento, y tanto en 1982 como en 1983 no puso permanentemente su OPS por encima de .500 hasta entrado mayo. En el juego de hoy, un jugador con una producción tan terrible y un techo aparentemente limitado tendría dificultades para mantener su trabajo hasta mayo, pero los estándares para los jugadores de cuadro eran bajos en ese entonces, y eran especialmente bajos para los Cubs de Lee Elia, así que Sandberg se las arregló para sobrevivir a ambos arranques fríos. Aquí están sus números del primer día en el que consiguió su OPS por encima de los .400 por última vez, en cada campaña. Dirigiéndose a 1984, esto es lo que los Cubs esperaban obtener.

Ryne Sandberg, 1982-1983, tras arranques atroces

Temporada AP en muestra AVG OBP SLG %BB %P BABIP
1982 591 .284 .328 .387 5.8 12.7 .320
1983 616 .271 .326 .366 7.5 11.4 .295

A finales de 1983, Sandberg tenía 1,392 apariciones al plato, y su potencia aislada en su carrera (ISO) era de .095. Desde la integración racial de la MLB con Jackie Robinson en 1947, 105 jugadores han tenido por lo menos 1,300 viajes al plato en sus tres primeras temporadas y un ISO de .110 o menor. Sólo nueve han llegado a tener una sola temporada (calificando para el título de bateo) con un ISO de .200 o más. En los albores de 1984, el único jugador que lo había hecho era Robin Yount, un jugador del estilo de Sandberg, pero le llevó hasta su séptima campaña (en 1980) llegar ahí, y lo hizo sólo una vez más, en 1982.

Sandberg puso un ISO de .206 en 1984, y luego superó el .200 otras cuatro veces durante su carrera. Sigue siendo el único jugador que ha pasado de un ISO de carrera por debajo de .110 en sus tres primeras temporadas a .200 o más en su cuarta o quinta campaña.

Ryne Sandberg, 1984

Temporada AP en muestra AVG OBP SLG %BB %P BABIP
1984 700 .314 .367 .520 7.4 14.4 .348

Nota que Sandberg no comenzó a tomar bases por bolas más a menudo. No hizo más contacto. Simplemente, cuando hizo contacto, fue mucho más fuerte y más productivo. El 23 de junio, en lo que Chicago ha venerado como El Juego de Sandberg, tuvo cinco hits, incluyendo dos cuadrangulares para empatar el partido. Los cinco hits fueron al jardín izquierdo. También los dobles que vi en partidos anteriores: en el primer partido de local de los Cubs a mediados de abril, a mediados de mayo contra los Giants y a finales de septiembre contra los Pirates. No dejó de usar el resto del campo, pero se convirtió en un inconfundible bateador que jala su contacto. Y esto pagó enormes dividendos.

Sandberg atribuye al recién fallecido Jim Frey, quien asumió el cargo de mánager de los Cubs en 1984 y pasó horas con él en la jaula de práctica esa primavera, el haberle ayudado a convertirse en un bateador más peligroso. Al ver los clips de 1983 y compararlos con la temporada siguiente, es fácil ver que Sandberg hizo algunos cambios. Su “agachamiento” en la caja de bateo, especialmente la inclinación delantera de su torso, se hizo menos pronunciado, permitiéndole despejarse más fácilmente cuando giraba en lanzamientos adentro. Pero lo más importante es que hubo un nuevo primer movimiento en su swing. Sus manos empezaron antes, y primero llevaron el barril de su bate hacia atrás.

Ese movimiento en particular, tan omnipresente entre los grandes bateadores como contrario a la intuición de la mayoría de los aficionados y no jugadores, se convirtió en un tema de Swing Kings, el libro de Jared Diamond sobre la revolución del swing en el béisbol, el cual critiqué aquí cuando se publicó el mes pasado. El de Sandberg no es tan pronunciado como los de algunos bateadores modernos, y lo calmó notablemente cuando alcanzó dos strikes, resultando en un swing más plano que empujó la pelota más hacia el centro y el lado derecho del diamante. Pero cuando realizó su mejor contacto empezaba pronto, apuntando a encontrar la pelota más lejos frente al plato que en el pasado, y (como resultado, aunque sólo sea semi-intencionadamente) elevando más la pelota.

La rearmada herramienta visual de Sandberg y su enfoque mental no estaban en sintonía con el ángulo de lanzamiento, excepto en un escenario en particular. Como dijo en entrevistas años después, pasó prácticamente toda su carrera apuntando a la mitad superior de la pelota, pero no en el Juego de Sandberg.

“Recibí consejos desde la caseta para elevar la pelota. Mi teoría de batear, desde el día que llegué al estadio hasta el día que me fui, era apuntar a la parte superior de la pelota, lo que resultaba en la cuadratura de la misma y en la línea de impulsos y en la fuerza de la tierra. Ese era mi objetivo como bateador. En ese swing en la novena entrada fue una de las pocas veces en que apunté por debajo de la pelota. Así que la pelota se lanzó en picada y yo me quedé debajo de ella en ese swing, lo que resultó en un cuadrangular”, dijo a NBC Sports Chicago el verano pasado.

Sandberg terminaría su carrera con 282 cuadrangulares, incluyendo cinco temporadas con al menos 25. Puede que haya subido pensando en un swing nivelado, tratando de golpear la mitad superior de la bola, pero se convirtió en un excelente bateador de potencia, especialmente para un segunda base. Lo hizo sobre todo al ser consciente de la necesidad de sacarle barril del bate; al hacerlo, manejó los lanzamientos adentro de una manera adelantada a su tiempo. Es un divertido recordatorio, mientras esperamos a ver cuándo puede volver el béisbol, de que todavía podemos aprender y aplicar las lecciones del pasado que no se entendieron correctamente en su momento. Incluso sin datos detallados sobre los jugadores de épocas pasadas, podemos seguir encontrando nuevas formas de conceptualizarlas y disfrutarlas.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe