keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: Rick Scuteri-USA TODAY Sports

Traducido por BP staff

No sabemos mucho sobre cómo será el béisbol en 2020. Lo único de lo que estamos seguros es de que no empezará antes del 9 de abril y eso no nos dice mucho sobre cuando empezará. El omnipresente Ken Rosenthal, así como Evan Drellich han sugerido que en el mejor de los escenarios posibles, sería empezar el 1 de mayo. No sabemos cuanto durará la temporada. Quizás se jueguen los 162 partidos y la postemporada se adentre a noviembre, pero eso haría coincidir el béisbol con el devenir de la NFL, el tramo central de la temporada del fútbol universitario y el comienzo de la NBA y la NHL.

Otra opción sería acortar la temporada regular y preservar octubre como el mes de la postemporada. Eso supondría, obviamente, un montón de problemas para jugadores y dueños. No existen soluciones sencillas.

¿Qué precedentes tenemos? ¿Cómo de diferente es el juego en una temporada corta con respecto a una normal?

Desde la fundación de la Liga Americana en 1901, la MLB se ha enfrentado a cinco temporadas significativamente más cortas. En 1918, el béisbol terminó el Día del Trabajo (primer lunes de septiembre) debido al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Los equipos jugaron en promedio 127 partidos siendo 123 el mínimo y 131 el máximo. Al año siguiente, el inicio de la campaña se retrasó. Los Brooklyn Robins jugaron un doble partido ante los Boston Braves el 19 de abril. No hubo otro partido hasta el día 23. Los 16 equipos que conformaban la competición disputaron entre 138 y 142 juegos antes de volver a la normalidad de 154 partidos en 1920.

La siguiente temporada recortada fue la de 1972, cuyo comienzo se retrasó por una huelga de jugadores. Solo se dejaron de disputar siete encuentros. Pero nueve años después, nos encontramos con la campaña más corta en la historia de la MLB. La temporada estuvo dividida en dos: se jugó del 12 de junio al 31 de julio y la competición se volvió a reanudar el 10 de agosto. Se cancelaron 713 juegos y los equipos disputaron entre 103 y 111 partidos.

Imagino que recuerdas la huelga de 1994, la cual se extendió hasta 1995. Como media, cada equipo jugó 114 encuentros en 1994 y 144 en 1995.

Analicé los registros individuales y de los equipos de las temporadas más cortas en comparación con los promedios de las temporadas circundantes. Para las temporadas 1918-19, reducidas por la Guerra Mundial, tome los cinco años anteriores (1913-1917. Estadísticas de la Liga Federal excluidas). La desviación típica promedio de los porcentajes ganadores fue de .098. Es decir, aproximadamente dos tercios de los equipos tuvieron un porcentaje de victorias que cayó entre un .402 y un .498. (Nota técnica: este es el promedio de la desviación típica promedio de cada una de las cinco temporadas, no el promedio general). La desviación típica promedio en los cinco años siguientes (1920-24) fue de .089. En 1918 la desviación típica fue bastante inferior a la media: 0,075. En 1919 fue mucho más alta: .116. No hay conclusión respecto a la volatilidad del récord de los equipos.

Aquí están las estadísticas para los bateadores:

Años  Qual AVG AVG SD OBP OBP SD SLG SLG SD HR% HR% SD
1913-17 84.2 .250 .032 .317 .037 .330 .056 0.49% 0.63%
1918 80 .254 .033 .317 .039 .325 .054 0.35% 0.50%
1919 66 .263 .031 .322 .037 .348 .050 0.60% 0.48%
1920-24 88.6 .285 .034 .345 .043 .392 .082 1.06% 1.48%

Qual es el número de bateadores clasificados para el título de bateo. Es necesario tener 3.1 apariciones en el plato por partido. SD son las siglas para desviación típica. HR% número de cuadrangulares partidos por turnos de bateo. AVG se refiere a los promedios de bateo de la liga, aunque para la desviación típica solo se tiene en cuenta a los bateadores clasificados.

Los años 1918 y 1919 fueron el final de la Era de la pelota muerta, así que las comparaciones con las temporadas siguientes (1920-1924), las primeras de la Pelota viva, tienen un valor limitado. Más allá de eso, no hay mucho que aprender aquí. Un resultado interesante es que hubo menos clasificados para los títulos de bateo durante las temporadas cortas que en las temporadas normales. Esperaba lo contrario. El umbral de visitas a la caja de bateo necesarias para clasificar en una temporada de 127 juegos (394) es más fácil de cruzar que en una temporada de 154 juegos (478).

Hice lo mismo para los lanzadores.

Años Qual ERA ERA SD RA9 RA9 SD BB% BB% SD K% K% SD
1913-17 70.0 2.82 0.59 3.76 0.73 7.90% 2.41% 10.20% 2.61%
1918 68 2.78 0.60 3.62 0.67 7.60% 2.20% 7.82% 2.14%
1919 68 3.08 0.70 3.87 0.87 7.20% 2.04% 8.23% 2.30%
1920-24 69.6 3.94 0.66 4.76 0.81 7.54% 1.93% 7.33% 2.14%

Aquí las tendencias son más perceptibles. Hubo menos clasificados durante las temporadas de la Primera Guerra Mundial. Esos lanzadores parecen un poco mejores que en los años circundantes, aunque quizás con un poco más de volatilidad.

Avancemos 62 años. Las cinco temporadas que rodean al 1981 tampoco son perfectas. Los Mariners y los Blue Jays se unieron a la Liga Americana en 1977, así que en vez de usar del 76 al 80 para la comparación utilicé del 77 al 80.

La desviación típica promedio de los porcentajes ganadores de los equipos en 1977-80 fue de .079. En 1982-86 fue de .064. En 1981: .078. Voy a considerar esto como un aumento leve de la volatilidad. El período 1977-1980 se vio afectado por la presencia de los dos equipos de expansión en dificultades. La desviación típica se había establecido en .071 en 1980. En ese contexto 1981 se destaca en comparación con el año anterior y los años siguientes.

Aquí está la comparación para lanzadores y bateadores.

Bateadores Qual AVG Avg SD OBP OBP SD SLG SLG SD HR% HR% SD
1977-80 137.3 .263 .025 .327 .032 .391 .067 2.29% 1.84%
1981 140 .256 .029 .320 .034 .369 .065 1.89% 1.74%
1982-86 131.6 .259 .026 .324 .033 .390 .064 2.42% 1.78%
Lanzadores Qual ERA ERA SD RA9 RA9 SD BB% BB% SD K% K% SD
1977-80 86.8 3.88 0.64 4.35 0.70 8.42% 1.84% 12.77% 3.68%
1981 87 3.58 0.70 4.00 0.77 8.37% 2.04% 12.50% 3.73%
1982-86 86.6 3.88 0.69 4.34 0.74 8.49% 2.06% 14.01% 3.89%

Los lanzadores salen más beneficiados que los bateadores en 1981. Aquellos que clasificaron para el ERA vieron cierta volatilidad tanto en su ERA como en su RA9, pero su rendimiento general fue bueno. Más bateadores clasificaron para el título de bateo, pero su rendimiento se vio afectado para mal.

Y para terminar la temporada de la huelga que nos dejó sin béisbol entre el 12 de agosto de 1994 y el 2 de abril de 1995, con la normalidad recuperándose el 25 de abril. Es la más difícil de analizar por estar encajonada entre dos expansiones:  Rockies y Marlins se unen a la Liga en 1993 mientras que Diamondbacks y Rays lo hacen en 1998. Estas nuevas franquicias traen consigo estadios “ideosincráticos”, así que solo voy a tomar como referencia 1993 y 1996-97. De otra manera no tendría sentido.

Los récords de victorias de los equipos no fueron más volátiles. La desviación estándar del porcentaje ganador fue de .075 en 1993, .068 en 1994, .071 en 1995, y un promedio de .061 en 1996-97.

Bateadores Qual AVG Avg SD OBP OBP SD SLG SLG SD HR% HR% SD
1993 152 .250 .027 .317 .036 .330 .071 0.49% 1.97%
1994 160 .254 .032 .317 .040 .325 .087 0.35% 2.27%
1995 139 .263 .028 .322 .036 .348 .076 0.60% 2.05%
1996-97 145.5 .285 .028 .345 .041 .392 .082 1.06% 2.23%
Lanzadores Qual ERA ERA SD RA9 RA9 SD BB% BB% SD K% K% SD
1993 87 4.19 0.77 4.64 0.78 8.66% 1.94% 15.07% 3.81
1994 91 4.51 1.03 4.96 1.04 8.94% 2.47% 15.88% 4.03%
1995 75 4.45 0.77 4.88 0.83 9.09% 1.89% 16.22% 4.33%
1996-97 82.5 4.50 0.86 4.94 0.91 9.00% 1.97% 16.79% 4.29%

Al ver todo en conjunto, creo ver lo que está pasando. Ignoremos 1981. Las similitudes entre 1918-19 y 1994-95 es que hubo una temporada corta seguida de una temporada que comenzó tarde. En el primer período lo bateadores se vieron favorecidos levemente. El último favoreció un poco más a los lanzadores. Además, las plantillas estaban menos establecidas, puesto que menos jugadores se clasificaron para los títulos de bateo y lanzamiento, a pesar de que los estándares para clasificar eran más bajos en términos absolutos.

No sabemos cómo se jugará la temporada 2020. Pero si se acaba reduciendo no debería de sorprendernos encontrar menor estabilidad en los rosters y menos anotación que en 2020. Pero tampoco nos lo tomemos muy en serio.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe