keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: Jayne Kamin-Oncea-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Ahora que el calendario llega a febrero, el panorama de los agentes libres es mucho más claro que para esta misma fecha en los últimos dos años. La mayoría de los mejores jugadores en el mercado han firmado, y muchos contratos han superado las expectativas de los expertos al comienzo de la temporada de descanso. Si bien aún puede haber problemas subyacentes, la agencia libre al menos parece estar operando de manera “normal”, o cómo uno podría haber considerado que procediera antes de 2017.

Pero ahora que el mercado de agentes libres se ha movido a un ritmo acelerado, el mercado de intercambios ha tardado en hacer lo mismo, desde todo punto de vista. Cuando los Diamondbacks adquirieron al jardinero Starling Marté de los Pirates por dos prospectos, el pasado lunes, Marte se convirtió en el “mejor” jugador, es decir, en términos de WARP 2019, que ha sido intercambiado hasta ahora en esta temporada de descanso. Una pregunta trivial: antes de Marte, ¿qué jugador intercambiado en esta temporada de descanso tenía el WARP más alto de 2019? Sería incorrecto si dijeras alguien que no sea Jonathan Villar, y él pasó de los Orioles a los Marlins por una reducción salarial. Si eso no demuestra que este ha sido un escaso mercado de intercambios, nada lo hará.

De hecho, tanto en términos de la cantidad de jugadores intercambiados como de la calidad de estos, esta temporada de descanso ha sido algo atípica en comparación con los últimos años. Incluyendo hasta el final de enero, se han intercambiado 85 jugadores desde que terminó de la temporada regular. Ese es el total más bajo que hemos visto en casi una década, en comparación con otros períodos de octubre a enero en los últimos años. Este gráfico muestra el número de jugadores intercambiados durante esos cuatro meses.

¿Qué tal si nos fijamos en la calidad de los intercambios? El gráfico a continuación, que muestra MLB WARP de la temporada anterior a ser intercambiado, muestra una caída aún más notable:

El WARP 18.8 de la temporada 2019 es, por amplia diferencia, el más bajo hasta enero de una temporada de descanso en la última década. Solo cuatro jugadores que produjeron al menos 2 WARP en 2019 han sido intercambiados en esta temporada de descanso: Marte, Villar, Omar Narváez, y Tommy Pham. Esa es la marca más baja desde 2013, como lo muestra este gráfico de jugadores intercambiados con 2-WARP.

Está claro que los intercambios han jugado un papel mucho más pequeño en la toma de decisiones de los equipos durante los últimos meses que en los inviernos anteriores. Pero ¿qué significa esto, si es que significa algo? ¿Y qué podría estar causándolo? Al concluir las Reuniones de Invierno, donde se realizaron solo dos intercambios, que incluían a jugadores de grandes ligas, un artículo de USA Today citaba al GM Jed Hoyer de los Cubs sobre cómo la avalancha de fichajes de agentes libres parecía allanar el camino para un mercado de intercambios activo:

“Tradicionalmente, la Navidad era un límite para los agentes libres. Todos querían ser parte de un equipo para antes de Navidad. Quizás volvamos a eso. Eso ciertamente dejaría el resto de diciembre y además enero como temporada de intercambios”.

Como se mostró en los párrafos previos, la suposición de Hoyer de una “temporada de intercambios” de diciembre/enero después de una gran cantidad de firmas de agentes libres no se ha concretado en absoluto. Parece que el lento mercado está vinculado a tres factores principales.

Los jugadores en el mercado.

Si bien el robusto y veloz mercado de agentes libres no ha tenido ningún efecto en impulsar el mercado de intercambios en las últimas semanas, otro factor en juego podría ser las mega estrellas sobre las que se ha discutido en los medios durante meses. Queda por ver si Mookie Betts, Kris Bryant, o Francisco Lindor serán intercambiados o no, pero hemos estado escuchando sus nombres en las noticias como posibles candidatos para intercambios desde el inicio de la temporada de descanso. Estos tres son únicos, ya que los Red Sox, los Cubs y los Indians han sido equipos por encima de .500 durante la última mitad de la última década y todavía parece que permanecerán dentro de sus respectivas ventanas de competencia; si alguno de estos equipos intercambiara a uno de sus jugadores estrella, sería un cambio drástico en la dirección de la franquicia. Obtener a Betts, Bryant y Lindor demandaría bastante en un intercambio, y no hay muchos equipos dispuestos a desprenderse de la cantidad de Activos Controlables y Capital de Prospectos que se necesitaría para adquirirlos. Los Red Sox, los Cubs y los Indians se han situado en el limbo; son equipos talentosos que aún podrían competir por llegar a postemporada, pero amenazan con reconstruir todo el tiempo. Además de decepcionar a sus fanáticos, también aumenta la incertidumbre en el mercado de intercambios de la liga.

Otro punto vital para esto es el hecho de que la queja por el tiempo de servicio de Bryant complicó aún más su mercado, y fue solo hace un par de días cuando se cerró su caso. El reclamo de Bryant, y su negación, es parte importante en la batalla en curso entre la liga y el sindicato de jugadores; un efecto secundario a corto plazo es que ahora cuando se aclara el estado del contrato de Bryant, es ver si los Cubs se toman en serio la posibilidad de cambiarlo, la resolución del reclamo aparentemente hace más probable un acuerdo entre ellos.

Los jugadores que NO están en el mercado

A diferencia de las temporadas anteriores, en realidad no hay equipos que “inundan el mercado” a la hora de vender talentos de grandes ligas. El año pasado, los Mariners dejaron en claro que estaban reconstruyendo, y querían traspasar a James Paxton, Edwin Díaz, Jean Segura, Edwin Encarnación, y Mike Zunino. El año anterior a eso, los Marlins intercambiaron a su extremadamente talentoso trío de Giancarlo Stanton, Christian Yelich, y Marcell Ozuna. Y el año anterior, los White Sox dominaron las Reuniones de Invierno con sus mega estrellas Chris Sale y Adam Eaton. Betts, Bryant y Lindor dominan la conversación, pero, al menos desde una perspectiva tradicional del ciclo de reconstrucción, los equipos de estos jugadores tienen muchos menos incentivos para intercambiarlos que los Mariners en 2019, los Marlins de 2018 o los White Sox en 2017: todos esos equipos estaban proyectados para malas actuaciones.

Esto alude a los problemas más grandes con respecto al equilibrio competitivo en el juego en este momento: los equipos malos son TAN malos, que ¡ni siquiera tienen a nadie que valga la pena intercambiar! El otro día, Matt Trueblood escribió que sería irresponsable que los Tigers no intercambiaran a Matthew Boyd después de su explosión en 2019; Boyd podría ser el único jugador de un equipo en reconstrucción con un valor sustancial de intercambio que está en el mercado. (El nombre de Whit Merrifield ha aparecido en los rumores de vez en cuando y sería una adición bienvenida en cualquier equipo, pero la oficina de los Royals parece firme en mantenerlo en Kansas City).

Convergencia de ideologías

En un nivel más amplio, la liga ha vivido una homogeneización entre las oficinas de los equipos durante la última década. Cuando la agencia libre se detuvo en la temporada descanso de 2017, Alec Denton concluyó que el comportamiento aparentemente colusorio de los ejecutivos de los equipos se debió en parte a las crecientes similitudes de equipo a equipo en la evaluación de jugadores. Si bien las explicaciones anteriores ofrecen más información sobre por qué esta temporada de descanso podría ser particularmente lenta, estos medios similares de valorar a los jugadores nos han dado menos intercambios desiguales de lo que solíamos obtener (los intercambios como el de Shelby Miller y el de Chris Archer son una raza en extinción), y por lo tanto podría contribuir a más respuestas negativas cuando se trata de equipos que no ceden ante ciertas propuestas de intercambio.

***

Debido a alguna combinación de los factores mencionados anteriormente, el mercado de intercambios se ha desarrollado a un ritmo anormalmente lento en esta temporada de descanso. La falta de actividad de este año es extrema, y ​​no está claro si las preocupaciones más profundas sobre el equilibrio competitivo dentro de la liga harán de esta temporada de descanso una advertencia de lo que vendrá, o si el renovado enfoque en la competencia de equipos como los Reds, Diamondbacks y Padres lo hará, al proporcionar un punto medio más firme desde el cual comenzar y negociar en los próximos años.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe