keyboard_arrow_uptop
The Annual is coming! Click here to pre-order the 2020 Baseball Prospectus Book
Image credit: Aaron Doster-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

En la desconcertante vorágine de la agencia libre, puede ser difícil evaluar lo que los equipos ven como valioso en un jugador. Cuando Zack Wheeler fichó por $118 millones a principios de esta temporada de descanso, por ejemplo, algunos expertos recibieron la transacción con desdén debido a sus totales de entradas limitadas y de su efectividad cercana al promedio de la liga. El contrato de Wheeler superó la mejor cifra esperada por el público sobre lo que recibiría y también a algunas conjeturas de los expertos. ¿Qué vio Filadelfia en él que les hizo ofrecer tanto?

En una época en la que unos pocos equipos están a años luz del consenso público, es tentador levantar las manos y dar a los Phillies el beneficio de la duda. Pero lo podemos precisar. La semana pasada, mostré un método para medir cómo la liga valora a los agentes libres. Al rastrear los valores del contrato otorgados a cada jugador según sus características de desempeño, mostré que los equipos comenzaron a pagar más por el encuadre del receptor solo un par de años después de ser descubierto.

Esta semana, quiero echar un vistazo a los jugadores como Wheeler con un desajuste entre algunas medidas de su producción y la elevada cantidad en dólares que finalmente reciben. Resulta que, en muchos casos, la brecha puede deberse a la forma en que los equipos priorizan las características intrínsecas de los bateadores y lanzadores más que las estadísticas de tasa llamativa o las infladas cifras de jonrones.

Las características intrínsecas no son lo que ves en las estadísticas del juego. Por el contrario, provienen de la introducción de dos nuevos conjuntos de datos en el béisbol: PitchF/X para lanzar y Statcast (aunque realmente es su componente de seguimiento de pelota bateada, Trackman) para batear. Antes de PitchF/X y Trackman, los espectadores podían ver lo que hacía un jugador (la cantidad de jonrones que conectó o permitió, su efectividad u OPS) pero no cómo lo hicieron. De repente, los analistas pudieron examinar la forma en que los lanzadores lanzaron la pelota o los ángulos y velocidades con las que los bateadores la batearon. Estas tecnologías permitieron mirar detrás de la cortina en el proceso de jugar béisbol, en lugar de solo ver el resultado.

Llamo a estos puntos datos intrínsecos porque reflejan aspectos del rendimiento del jugador que es poco probable que cambien significativamente de una temporada a otra (excepto debido a lesiones y envejecimiento). Los lanzadores no suelen ganar o perder dos mph (3.2 kph) en sus bolas rápidas; cuando ocurre, hay una razón importante. Los bateadores pueden ajustar su forma de batear y los ángulos de salida del batazo, pero su velocidad de salida rara vez aumenta lo suficiente para darles un perfil ofensivo radicalmente diferente.

Y debido a esa estabilidad, las características intrínsecas ayudan a predecir el rendimiento del jugador, en algunos casos, incluso mejor que el rendimiento pasado del propio jugador. Es lógico que si los equipos prestan atención a los datos provenientes de PitchF/X y Statcast, pueden estar guiando sus decisiones de contrato menos por cuántas entradas ha sumado un abridor o el porcentaje de slugging de un tercera base y más por el tipo de lanzamientos que lanzan o las velocidades de salida que generan.

Para comenzar, veamos cuánto han pagado los equipos por el valor de una carrera de ERA (examinando solo los lanzadores abridores y sus ERA en el año anterior a la agencia libre). En pocas palabras, hice regresión al valor promedio anual de los contratos otorgados cada temporada por el desempeño del jugador en el año anterior (para más detalles, vea el artículo de la semana pasada). Las ERA más bajas son mejores, por lo tanto, cuanto más negativa sea la conexión entre la ERA y el valor promedio anual, más valiosas las oficinas centrales percibirán que es la ERA.

Si bien existe cierta fluctuación a lo largo de los años, en general los equipos han comprado ERA a una tasa de ~ $1-3 millones en AAV (Valor Promedio Anual, por sus siglas en inglés) por carrera. Por lo tanto, un gran lanzador abridor podría recibir $6 millones por año más que uno con una ERA por debajo del promedio. (Es probable que al gran abridor también se le pague más por año gracias a más entradas lanzadas, más ponches y otros factores que trabajan a su favor, por lo que esto no explica la brecha total en las ganancias).

ERA es una medida del desempeño, sin embargo, no es un proceso. La velocidad de la bola rápida a veces es tan predictiva (y tal vez más) que lo que hizo un lanzador abridor en las últimas temporadas. Quizás reconociendo que los equipos están pagando más de lo que solían por una mph (1.6 kph) de velocidad en la bola rápida.

Los datos en un solo año son confusos, pero en promedio los agentes libres han obtenido salarios cada vez mayores por lanzar bolas rápidas más rápidas a lo largo de los años. Desde 2008-2013, los equipos recompensaron una mph (1.6 kph) adicional con un aumento de $0.6M en el valor del contrato, pero a partir de 2014, pagaron más del doble por ese rubro ($1.4M). De hecho, en los últimos cinco años, la velocidad de la bola rápida ha ganado una prima más alta que la ERA.

Wheeler es, en la práctica, un ejemplo de este patrón: puede que haya registrado promedios de carreras permitidas bastante mediocres, pero cuenta con una bola rápida de 97 mph (156 kph) que lo coloca entre la élite para los lanzadores abridores. (Si revisamos detalladamente el currículo de Wheeler usando una estadística más avanzada como el Promedio de Carrera Merecida (DRA, por sus siglas en inglés), que parece alinearse mejor con la forma en que los equipos están pagando a los jugadores recientemente, muestra que fue un lanzador significativamente superior al promedio en los últimos dos años).

Un patrón similar se ha desarrollado para los bateadores en un intervalo mucho más rápido. Si bien los equipos han tenido unidades Trackman individuales desde hace algún tiempo, no fue hasta que Statcast entró en escena en 2015 que tuvimos números de toda la liga. Rápidamente se hizo evidente que una de las descripciones más importantes del potencial de un bateador era la velocidad de salida de sus batazos: los bateadores con más de ella rinden más. La mala suerte o la inestabilidad BABIP pueden amortiguar la señal de la habilidad de un bateador, pero la velocidad de salida es casi puramente una consecuencia de la fuerza y ​​la capacidad del bateador para conectar en el punto óptimo la pelota. Y al igual que la velocidad de bola rápida, la velocidad de salida puede ser increíblemente predictiva incluso en las muestras más minúsculas.

Así es como los equipos han pagado por una desviación estándar de OPS (la curva azul; esto equivale a aproximadamente 150 puntos) en comparación con una desviación estándar de la velocidad de salida promedio (la línea roja; aproximadamente 4 mph) (6.4 kph).

OPS tiene una forma de arco gradual, con valores entre $1-3 millones por año. Sin embargo, el contraste con la forma en que las oficinas centrales pagan por la velocidad de salida es enorme, ya que EV exhibe un aumento masivo en las cuatro temporadas de descanso en las que los datos han estado disponibles. La velocidad de salida ha pasado de ser prácticamente irrelevante (en la primera temporada estaba disponible para el público) a casi igual al OPS el año pasado, una medida apropiada del rendimiento ofensivo general de un bateador. Sin la temporada de descanso 2019-2020 completa en los libros, no puedo decir lo que sucedió este invierno, pero parece probable que la velocidad de salida eclipsará a OPS en el futuro cercano, si aún no lo ha hecho.

Lo que tienen en común la velocidad de salida y la velocidad de la bola rápida es que ambos miden algo esencial para el jugador, una característica que es poco probable que cambie de la noche a la mañana. Los entrenamientos y la madurez pueden mejorar estas habilidades, pero para los agentes libres con años de servicio en su haber, es poco probable que ganen varios kilómetros por hora en cualquiera de las estadísticas. Por supuesto, un bateador puede abrirse camino hacia un buen OPS con un poco de suerte con la pelota bateada, o un lanzador puede maximizar su rendimiento con los corredores en la base para ganar una buena efectividad, pero es probable que ninguno de los niveles de rendimiento continúe sin las estadísticas subyacentes requeridas.

Lo que muestra este análisis del mercado de agentes libres es que los equipos están cambiando su énfasis cada vez más hacia esos atributos intrínsecos. Atrás quedaron los días en que los agentes libres obtuvieron contratos por su desempeño anterior; ahora, los equipos pagan por lo que un jugador, en proyección, todavía puede hacer. En una liga en la que los pequeños detalles determinan si una plantilla es exitosa o por el contrario una perdedora, es el movimiento inteligente enfocarse en lo que los jugadores realmente son, en lugar de lo que han hecho, y ayuda a arrojar algo de luz sobre los recientes y desconcertantes fichajes, como el de Wheeler.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe