keyboard_arrow_uptop
The Annual is coming! Click here to pre-order the 2020 Baseball Prospectus Book
Image credit: Gregory J. Fisher - USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Nunca he empezado una carta a Santa Claus o los Reyes Magos con regalos sin importancia. El haber crecido en un hogar en el que el dinero no sobraba no me privó de pedir regalos carísimos o difíciles de encontrar. Iba a por todas, me importaba bien poco la situación económica. De pequeño siempre pedía disfraces de Superman, motos y todos tipo de cosas que los chavales con los que crecí pedían pero nunca tuvieron.

Voy a ser fiel a mí mismo en lo que se refiere a los regalos de Navidad y al béisbol de fantasía: voy a pedir un receptor que puede batear y marcar las diferencias. No me importa que las diferentes franquicias no hayan podido (o no hayan estado dispuestas) a desarrollar las habilidades ofensivas de sus receptores para que estos sean mejores que un bateador promedio. No me importa que a ellos les valga con un buen “enmarcador” de lanzamientos o un buen defensor que no sea capaz de ir más allá de la Línea Mendoza. Dame estrellas en la receptoría, al menos las suficientes como cubrir una Tout Wars Mixed League de 15 equipos. Eso significa, si quiero que todos estemos en igualdad de condiciones, que necesito 30 cátcheres. Ah, y quiero que todos tengan al menos 350 apariciones en el plato.

Quizás estoy pidiendo mucho. Lo cierto es que cuando vi los datos del 2019 me eché a llorar. Así de triste fueron los receptores en la última temporada. Estas son solo algunas de las cosas que encontré:

  • Solo hubo 21 receptores con 350 o más apariciones en el plato. Había uno con más de 600 PA, tres con 500-600 PA, 10 con 400-500 PA y siete con 350-400 PA. Si agrandamos la muestra hasta las 300-350 PA nos encontramos con otros nueve.
  • Según DRC+ solo diez receptores batearon al promedio de la liga o mejor. Esto es un poco engañoso, tres de los diez estaban en el promedio de la liga (100 DRC+). Tres más estuvieron entre el 106-110 DRC+, y hubo cuatro receptores que registraron un DRC+ entre 121-149. En ninguna otra posición hay tan pocos bateadores bateando por encima de la media.
  • Mirando solo las estadísticas en bruto para los receptores con más de 350 PA podemos ver lo horrible que es el panorama de cara a las ligas de fantasía. Por ejemplo, solo hubo ocho receptores que pegaron al menos 20 home runs, siete que anotaran más de 60 carreras, 10 que impulsaran más de 60 carreras y nueve que acumularan más de 120 en la suma de impulsadas y anotadas. ¡Pffff!
  • En las estadísticas de proporción hubo hasta una docena que bateó por encima del de .250. Para las ligas con OBP hubo 14 que registraron un .320 o superior, pero solo ocho se fueron por encima del .330. Solo diez receptores tuvieron un porcentaje de slugging superior a .450.

Ninguno de los números anteriores es demasiado sorprendente, pero cada vez se está volviendo más difícil usar receptores en las ligas fantasía, especialmente si juegas en una liga que exige dos receptores activos en todo momento. No hay suficientes receptores decentes para completar una liga de 15 equipos que usa solo un receptor, imagina dos.

Hubo varios propietarios en la Tout Wars Mixed League que fueron rotando al menos una de las posiciones de cátchers durante la mayor parte de la temporada. Estuvieron muy atentos a los receptores que obtenían tiempo extra de juego, así como a aquellos que estaban atravesando buenas rachas. Los elegían y los alineaban según fuera conveniente. Por lo tanto, ahora tenemos que controlar a los lanzadores que alineamos, estar muy atentos a quienes cierran juegos y mover a los receptores dentro y fuera de nuestras alineaciones solo para mantener competitivos a nuestros equipos de fantasía. ¡Se suponía que este juego era divertido!

En los últimos 10 años solo ha habido 18 casos en los que un receptor bateó más de .250, conectó 20 o más cuadrangulares y acumuló al menos 120 entre impulsadas y anotadas. En los últimos cinco años solo lo han hecho seis, pero tres lograron tal hazaña en 2019. Tal vez eso sea una señal de que las cosas están cambiando, aunque sinceramente lo dudo

Mira, sé que la comunidad de las ligas de fantasía ha estado lloriqueando sobre los receptores disponibles durante muchos años. Echamos de menos los días en que había muchas y muy buenas opciones para llenar una liga de 15 equipos. Nos acordamos de la última década, cuando se podía contar con cátchers como Mike Piazza, Javy López, Jason Varitek o Jorge Posada. Cualquiera tenía impacto positivo. En aquellos años, si tenías que alinear dos receptores podías conseguir uno muy bueno y otro que al menos era el promedio de la liga. Hoy, tienes que pagar una cantidad exorbitante en el draft o usar una selección temprana para obtener a uno de los pocos cracks disponibles. Para tu segundo receptor puedes conformarte con tener a alguien que no dañe el promedio de bateo y pegue algún bambinazo.

La conclusión es esta: la posición del receptor es un agujero negro que absorbe tu promedio de bateo, tu OBP y es un lastre para tus estadísticas de conteo, a menos que hagas sacrificios en otras posiciones bien surtidas en el draft. No es divertido contar con un receptor que batea para .225 y que podría disponer de 200-250 PA si tienes suerte. Me doy cuenta de que otra vez estoy pidiendo una capa de Superman o esa carísima bicicleta de montaña. Tal vez algún día podamos volver a llenar nuestros rosters con buenos receptores. Pero no estoy seguro de que alguna vez podamos completar una liga de 15 equipos con los 30 receptores necesarios. Ni siquiera un deseo navideño hará que esto suceda.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe