keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: Evan Habeeb - USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

No hay nada como una Serie Mundial para inyectar oxígeno a la carrera de un joven pelotero. Aunque Andrew Benintendi no fue un importante participante ofensivo para los Red Sox campeones de 2018, sí ofreció una jugada defensiva de época atrapando el toletazo de Alex Bregman en el cuarto juego de la serie. Ese es el tipo de momento estelar que le puso en la mente de los conocedores del deporte el tenue mote de “estrella del futuro” junto al apellido Benintendi.

El empuje por encontrar una narrativa para Benintendi fue muy fuerte en 2019. Era una estrella emergente que venía de una temporada de despunte, escondida en la cima de una ofensiva extremadamente potente. ¿Qué podría salir mal? Bueno, no salió exactamente mal, pero tampoco salió particularmente bien. ¿Qué había detrás del retroceso de 2019 de Benintendi?

Expectativas para 2019

 En el marco de equipos de fantasía, las expectativas eran tan grandes que podríamos considerar apodarle “Pip” (si, en referencia a Dickens, no me importa). Después de una campaña de estadísticas llamativas en la que registró 190 carreras combinadas con RBI, junto con 21 robos, y 16 jonrones normales pero creíbles, Benintendi fue visto con mucho amor en los drafts de 2019. A través de diferentes ligas, le seleccionaban al final de la segunda ronda en ligas mixtas de 15 equipos (promediando la elección número 30 en formatos NFBC).

La narrativa mencionada anteriormente sintió un tirón extra por comparaciones con otro bateador de jardín con algo de velocidad que acababa de pasar por un despunte masivo. Hablo, por supuesto, de Christian Yelich. Fue muy fácil colocar el molde de Yelich en Benintendi y proyectar al patirrojo para experimentar un cierto aumento en potencia (aunque, claro, los zurdos la tienen difícil en Fenway), junto con una base segura en carreras y RBI. Con la escasez de bates de poder, conseguir uno que fuera útil, si no de élite, en ambas facetas, parecía una base ofensiva prudente para una plantilla bien equilibrada.

¿Qué pasó en 2019?

 Pues vaya, no fue la segunda venida de Yelich. El problema de compararles es que son bateadores muy distintos. Mira el ángulo de salida y la tasa de bolas bateadas con fuerza durante los últimos tres años:

Año    Yelich AS Benintendi AS Yelich %bbf Benintendi %bbf
2017 4.7 14.2 46 33
2018 4.7 12.6 51 33
2019 11.2 17.3 49 38

Para empezar, Yelich fue y sigue teniendo un swing más nivelado que Benintendi. El ángulo de salida de Benintendi es virtualmente idéntico al de toleteros como Daniel Vogelbach, Trevor Story y Cody Bellinger. Ese no es el problema, obviamente. Mientras tanto, aunque Yelich subió su swing desde que llegó a Milwaukee, sigue ubicándose en el puesto 250 entre 406 bateadores con al menos 100 pelotas bateadas en 2019.

El contacto duro cuenta una gran parte de la historia. Y como esto no se trata de Christian Yelich, en realidad, nos limitaremos a notar que golpea la pelota muy fuerte y la jala muy a menudo. Bien por él. Benintendi, por el contrario, no. Incluso con mejoras moderadas en el ángulo de salida y el aumento de la velocidad de salida, Benintendi todavía no conecta con fuerza en comparación con sus compañeros, lo que limita su aspecto positivo. Junto con el poder modesto, algunas debacles entre sus compañeros de Boston hicieron que su contexto fuera menos robusto, y su R+RBI experimentó un descenso significativo, de 190 a 140. Si a eso le sumamos una fuerte reducción de sus robos de bases (de 21 a 10), el núcleo del valor ofensivo de Benintendi quedó expuesto como algo con un piso un poco más bajo de lo que pensábamos anteriormente.

Esto no significa de ninguna manera que Benintendi fuera un mal jugador, ni que no fuera útil para propósitos de fantasía. Según nuestro gurú de valores, Mike Gianella, Benintendi devolvió un valor de $18 dólares frente a su precio promedio de $32 en formatos exclusivos de Liga Americana. Claro, fue una pérdida, pero no catastrófica, como la de, digamos, un Giancarlo Stanton quien estuvo lesionado.

Expectativas para 2020

 Benintendi ha acumulado un historial de más de 2,000 apariciones al plato en Grandes Ligas, por lo que los lineamientos de su juego ya deben estar bastante claros. Todavía podíamos ver un salto de potencia a mediados de sus años 20s, aunque la combinación de su poca fuerza de bateo, junto con lo poco amigable que es su hogar hacia los zurdos, no me haría contar con más de 20 cuadrangulares. Sin embargo, yo buscaría algún rebote en carreras y en RBI, donde una simple regresión podría ponerlo en algún lugar cerca de un punto medio entre sus números de 2018 y 2019.

En términos de valor de fantasía, los robos son la cuestión más importante aquí. Pasó de batear primero o segundo a principios de año a batear quinto hacia el final. No es de extrañar que siete de sus 10 robos se produjeran en uno de los dos primeros puestos de la alineación. Pero incluso si regresa al primer puesto, tendrá el poder de Mookie Betts, Xander Bogaerts, J.D. Martinez, y Rafael Devers detrás de él (¡suponiendo que no habrá intercambios!). Si 2019 es una señal, esto seguiría siendo un obstáculo para sus robos, incluso desde la parte superior del orden. Si esperas lo suficiente, uno de esos jugadores te va a anotar con un elevado.

En los primeros formatos de los Draft Champions tipo NFBC, Benintendi ha caído hasta la posición 99, o sea, la mitad de la séptima ronda en este formato mixto de 15 equipos. Creo que estaría bien si le doy a Benny una vuelta para asegurar una producción general. Aunque nunca llegue a la estratósfera de Yelich (que, en serio, no lo hará), muy bien podría ser un jugador que anclara muchos equipos de fantasía en 2020. Aunque “Esperanzas moderadamente decentes” no suene a Dickens, podría resultar un buen cuento para Benintendi el año que viene.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe