keyboard_arrow_uptop
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Cuando comencé a jugar béisbol en 2016, ya tenía un entendimiento bastante profundo de las reglas del juego, pero no tenía idea de los matices que sólo se pueden aprender al jugarlo. Tenía muchas preguntas y había (y todavía hay) mucho por aprender. No sabía qué estaba causando tanto movimiento en mis tiros que cruzaban el cuadro. No sabía por qué me dolía tanto el codo. No sabía dónde pararme cuando cubría la segunda base en un robo. No sabía hasta dónde podía adelantarme al correr desde la primera base. Y más tarde, no sabía cómo lanzar desde un montículo o cómo tirar lanzamientos que no fueran bolas rápidas.

Con esta nueva curiosidad, empecé a explorar varias vías para encontrar las respuestas a mis preguntas. En vez de encontrar una respuesta simple, me encontré siguiendo conversaciones sobre conceptos complejos de física, nuevas tecnologías e investigación del béisbol para mejorar el desarrollo de los jugadores. Mis preguntas sobre lanzamientos me llevaron por el camino del aprendizaje sobre el diseño del picheo.

El diseño del picheo ha sido un tema de moda últimamente, y hemos oído hablar de equipos de Grandes Ligas que arman cosas como laboratorios de lanzamientos, pero ¿qué es exactamente el diseño de lanzamientos y qué ocurre en esos laboratorios? Una definición simple del diseño de lanzamientos es usar retroalimentación inmediata de la tecnología para hacer ajustes menores a la forma en que un lanzador tira un lanzamiento en específico. El diseño de lanzamiento no suele referirse a cambios mecánicos importantes, sino a cambios más pequeños como un nuevo agarre de la pelota, cambios en el tipo de lanzamiento y cómo se utilizan estos, la forma en que ellos juegan juntos, como la tunelización, o pequeños ajustes en la forma en que la pelota sale de la mano.

Una definición más específica del diseño de lanzamientos es difícil porque lo que un entrenador y un jugador se enfocan mientras diseñan los lanzamientos depende en gran medida de las características de cada lanzador individual. Oímos mucho sobre lanzadores que añaden un lanzamiento completamente nuevo a su repertorio, pero a menudo ellos pueden mejorar con ajustes muy pequeños a sus lanzamientos existentes. El acto de modificar la forma en que los lanzadores lanzan y añadir nuevos lanzamientos no es un concepto nuevo. Los jugadores han estado haciendo este tipo de ajustes desde el comienzo del deporte. La razón por la que el diseño es un concepto nuevo es debido a la tecnología que permite que los ajustes se realicen de forma más intencionada y mucho más rápida, con un mayor grado de especificidad en los cambios que se están realizando.

El primer paso para el diseño de lanzamientos es construir un laboratorio. Un laboratorio de picheo generalmente tiene por lo menos algún tipo de tecnología que da retroalimentación inmediata y métricas en un picheo individual. La información que es útil incluye el movimiento del lanzamiento, la tasa de revoluciones, la eficiencia de esas revoluciones y su eje. Algunos ejemplos de tecnología que dan este tipo de retroalimentación incluyen Rapsodo, Yakkertech, Trackman, Flightscope, Diamond Kinetic Pitch Tracker, y pitchLogic baseball. Cada uno de estos dispositivos técnicos funciona de manera distinta en la forma en que determinan la información, pero todos proporcionan una retroalimentación similar que es útil para el diseño del lanzamiento.

Una segunda herramienta que es muy útil y posiblemente la más importante, en mi opinión, es una cámara de alta velocidad. Estas cámaras pueden ser costosas pero son útiles porque te permiten ver exactamente cómo sale la pelota de la mano del lanzador. Ser capaz de ver exactamente cuándo y cómo la pelota sale de los dedos del lanzador y la dirección en que la pelota está girando es uno de los comentarios más relevantes que un lanzador y un entrenador de lanzamiento puede recibir.

El siguiente paso para el diseño de lanzamientos es más un arte que una ciencia. Muchos equipos profesionales han construido laboratorios de lanzamientos y han comenzado a recopilar información sobre sus lanzadores, pero saber qué hacer con esa información y cómo utilizarla para mejorarlos sigue siendo una habilidad poco común y en alta demanda. Hay algunas cualidades importantes que hacen a un gran entrenador de diseño de lanzamientos.

La primera es entender cómo funciona la tecnología y qué significan los números que otorga. Un entrenador no va a poder ser de mucha ayuda si no sabe lo que está mirando. Una segunda habilidad importante es ser capaz de entender las fortalezas y debilidades del lanzador y cómo se aplican a las situaciones del juego antes de hacer cualquier cambio en el laboratorio. Es importante saber con qué está trabajando antes de comenzar.

La tercera habilidad que se requiere es la de hablar con los jugadores y conocerlos donde están para entender la información. Algunos lanzadores están interesados en entenderse a sí mismos y otros sólo quieren instrucciones sencillas sobre qué hacer. Conocer a tus jugadores y cómo hablar con ellos es importante. Cada jugador es único en su forma de lanzar y en su forma de pensar, y saber comunicarse con todo tipo de personas es la clave.

Decidir en qué trabajar en una sesión de diseño de lanzamientos individual puede ser una cuestión de artesanía del entrenador de lanzamiento o puede depender de una filosofía y enfoque organizacional. Imagínate que un lanzador decide que quiere encontrar una manera de obtener un rompimiento más horizontal en su lanzamiento rompiente. Hace 15 años, un lanzador podría probar nuevos agarres mientras calienta para tratar de encontrar algo que funcione mejor que su agarre actual. Pueden intentar nuevas señales mentales como “tirar de la cuerda” o “pintar la cerca”. Encontrar la manera de lograr el objetivo era como apuñalar en la oscuridad.

Ahora, para alcanzar el mismo objetivo, puedes usar exactamente el mismo método de prueba y error, pero con mejor retroalimentación. En lugar de probar nuevos agarres y sensaciones mientras se calienta, un lanzador puede saber inmediatamente si el cambio que hizo aumentó la cantidad de descenso horizontal. Si el cambio resulta positivo, el lanzador puede revisar el video para ver exactamente cómo salió la pelota de su mano, y refinar aún más el agarre, la posición de la muñeca o la liberación para optimizar aún más el rompimiento de la pelota.

El diseño de lanzamientos puede ser una palabra de moda en el lenguaje actual del béisbol, pero el concepto ha existido desde siempre. En lugar de descartar lanzamientos o pasar por varias opciones sin encontrar nunca una tercera oferta funcional, los lanzadores en la era actual pueden recibir con alta especificidad, una retroalimentación instantánea que les permite cultivar y desarrollar los lanzamientos que mejor se adapten a su mecánica natural.

Los avances tecnológicos han permitido a los equipos construir laboratorios de lanzamiento creando un entorno no sólo para la experimentación sino para la experimentación con intención. Ese proceso está conduciendo a una tasa de revoluciones más eficiente en las bolas rápidas, más quiebre en las bolas de rompimiento, y más profundidad en los cambios de velocidad, lo cual ha estado alimentando despuntes y resurgimientos en las trayectorias de muchos lanzadores.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe