keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Kim Klement-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Casey Mize debería estar en las Grandes Ligas.

No es exactamente una gran revelación que Mize sea extremadamente bueno jugando béisbol; fue la primera selección del draft del año pasado. Spring Marie Cullen reportó sobre él en abril como un as en ciernes con cuatro lanzamientos “plus”. Su ERA combinado entre Clase A alta y Doble A en lo que va de temporada comienza con un cero. Va a saltar por lo menos 30 puestos en nuestra próxima clasificación de mitad de temporada, y su posición en el ránking “BP 101” de este año ya ha empezado con un tres.

Pero a lo que voy es que ya está lo suficientemente cerca para ver a dónde va “esto”. Sus lanzamientos rompen en diferentes direcciones después del punto de decisión. Su splitter se mueve en formas que deberían ser ilegales. Su comando y secuenciado están ahí. No es un lanzador de Doble A. Debería ser desafiado por los mejores bateadores del mundo.

Si tuviera que elegir un solo abridor en todas las ligas menores para lanzar el séptimo juego de la Serie Mundial mañana, sería Casey Mize. Si tuviera que elegir un solo abridor en toda la organización de los Tigers, incluidas las Ligas Mayores, para lanzar el séptimo juego de la Serie Mundial mañana… bueno, sería Matthew Boyd, pero podría elegir a Mize por encima de Spencer Turnbull si no pudiera escoger a Boyd. Realmente no hay nadie más en consideración, y si eres el tercer mejor lanzador abridor de toda una organización, deberías estar en las Ligas Mayores.

***

Al Ávila no coincide con esto, al menos no de forma pública. El gerente general de los Tigers opinó sobre la hoja de ruta de Mize recientemente y sus respuestas fueron tanto cortantes como desalentadoras:

Tienes que cumplir con el proceso. Por eso, para nosotros, no hay razón alguna. Escucho a quienes dicen, “llama a Case Mise ahora”. Bueno, pero no existe propósito alguno en hacer eso. … Honestamente (la presencia de Mise) no nos hará contendientes para la postemporada este año. No tiene propósito alguno. Tan sólo es lógica.

Los Tigers son uno de los cinco peores equipos del béisbol. Resulta ser perversamente importante para ellos, a largo plazo, perder tantos partidos como sea posible este año. Su pronóstico de selección y bonificación para 2020 mejora con cada derrota. Tal vez consigan otro Casey Mize al conseguir otro as con otro año de béisbol brutal. Al hacerlo, pueden mantener a Mize en las ligas menores hasta unas semanas después de iniciada la próxima temporada, y obtendrán el beneficio de sus servicios en 2026.

Necesitarían que Mize actuara a niveles de Old Hoss Radbourn para marcar la diferencia y llevarlos a la postemporada ahora mismo, pero eso es claramente planeado. Están tratando de alinear un equipo no competitivo bajo el pretexto de “reconstruir”.

La lógica a la que Ávila se refiere es, obviamente, un residuo mudo de la normativa. ¿Pero, es una normativa buena?

***

Brent Honeywell puede decirte que no es buena normativa.

Mize está lejos de ser el primer prospecto en estar fuera de lugar en la época de reconstrucción de su equipo. Hace dos años, los Rays tenían a Honeywell en Triple-A. Estaba listo para las Grandes Ligas en ese momento, pero los Rays de 2017 no eran contendientes. Así que se marinó en la Triple-A por un tiempo de más, lo que tuvo el efecto esperado de robarle un año de servicio. ¿Qué podría salir mal? Los Rays recuperarían su temporada 2024 a la agencia libre, y el joven lanzador obtendría un poco más de pulimento. ¡Triunfos para todos! (Excepto para el jugador.)

Honeywell arrancó los entrenamientos primaverales en 2018 buscando ganar un puesto, ser tan bueno que el equipo no pudiera regresarlo a las ligas menores, sin importar el tiempo de servicio. Pero fue una de las primeras víctimas de la temporada, a causa de un desgarro del ligamento colateral cubital de su codo de lanzar que lo mantendría fuera hasta 2019. Apenas la semana pasada, mientras incrementaba el esfuerzo en su rehabilitación hacia su debut para la mitad de la temporada y después de algunos contratiempos, se rompió un hueso de su codo. Se perderá el resto de la temporada, si no es que más.

Los Rays seguramente tenían la intención de llamarle en la primera mitad de 2018. Pero por mucho que nos guste intentar pronosticar todo, el futuro nunca está realmente garantizado. En nuestra realidad, Honeywell no participará en las Ligas Mayores antes de 2020 como muy pronto. Una posibilidad temible es que él nunca lanzará en las Ligas Mayores.

Quizá habría sufrido las mismas lesiones si lo hubieran llamado al mismo tiempo. Decir que lo haría o no es ir un poco lejos en el “efecto mariposa” para mi gusto. Pero al menos habría tenido media temporada para mostrar su habilidad en las Ligas Mayores. Tal vez habría mostrado su potencial de grandeza.

***

Chris Paddack indica que nada de eso importa.

Paddack alcanzó el primer equipo en los entrenamientos de primavera, con tan sólo siete aperturas en las ligas menores. Sólo había lanzado una temporada de béisbol profesional, entre una cirugía Tommy John. Pero los Padres pensaron que estaba listo para las Grandes Ligas, así que Paddack salió del campamento en la plantilla del primer equipo e hizo su debut en marzo.

La decisión ha dado frutos. Paddack ha sido uno de los mejores abridores de la Liga Nacional en lo que va de temporada.

Pero los Padres lo enviaron de vuelta a las ligas menores ayer de todos modos. De frente, el movimiento es minimizar su total de entradas; Paddack lanzó sólo 90 innings en las menores el año pasado y ya ha acumulado 65 2/3 esta temporada. Sin embargo, también tiene implicaciones laborales. Toda decisión en el béisbol ahora se basa en la lógica laboral.

Si los Padres pueden mantener a Paddack allá abajo por 20 días entre ahora y el final de la temporada, no se le acreditará con una temporada completa de tiempo de servicio en 2019. Tomarán el control de su temporada 2025 de la agencia libre. Si es tan bueno como lo ha sido hasta ahora, esa podría ser una temporada que valdría decenas de millones de dólares.

Tal vez no lo hagan realmente. Tal vez lo hagan. Está claro que es la decisión correcta para el negocio. Pero es la decisión deportiva equivocada, y, a diferencia de Mize, unas cuantas aperturas extra de Paddack podrían ser la diferencia entre alcanzar o no la postemporada para los Padres. ¿Qué dicta la lógica?

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe