keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

En la primera parte de esta serie, comencé un estudio sobre lo predecible de las marcas de los equipos en juegos que ganan por una, dos, tres, cuatro y cinco o más carreras. Estudié todos los juegos jugados en la era de 30 equipos, 1998-2018. Encontré que al incrementar el margen de victoria, también incrementa la correlación con su marca en general.

La marca de un equipo en juegos de una carrera tenía un coeficiente de correlación de 0.56 con su marca general en una temporada, y una correlación de 0.29 con su marca en juegos no decididos por una carrera. Por el contrario, la marca de un equipo en juegos decididos por cinco o más carreras tenía un coeficiente de correlación de 0.85 a su marca general y una correlación de 0.56 a su récord en juegos decididos por cuatro o menos carreras. En términos estadísticos, el carácter descriptivo aumenta con el margen de victoria.

Pero eso no es realmente lo que estamos buscando, ¿verdad? Si a un equipo le va bien o mal en los partidos de una carrera o en las reventadas, esperamos que le vaya bien o mal en los partidos en general durante una temporada, ¿verdad? La pregunta más interesante es qué tan predecible es el desempeño de un equipo en partidos con varios márgenes de victoria. ¿Un buen o mal registro en los partidos de una carrera habla de una característica que augura buenas perspectivas para la próxima temporada? ¿O prevalece el punto de vista de Sabermétrica estándar de que los juegos de una carrera son pura suerte? ¿Y qué hay de los juegos que se deciden por más de una carrera?

Antes de considerar la predicibilidad, decidí abordar el tema de la fiabilidad. ¿El récord de un equipo en partidos decididos por varios márgenes predice cómo le irá en partidos similares la próxima temporada?

Comencemos con juegos de una carrera. Esta gráfica muestra las marcas en juegos de una carrera desde 1998 hasta 2017 en el eje x mostrado contra su marca en juegos de una carrera el año siguiente en el eje y.

El coeficiente correlativo de 0.10 es insignificante. No existe relación alguna entre la marca de un equipo en juegos de una carrera en una temporada comparada con la siguiente. Ninguna.

Esta es la gráfica para juegos de dos carreras.

Podrías ver el coeficiente correlativo subir de 0.10 a 0.19 y pensar, “hmm, aquí existe una relación más fuerte”. Pero también podrías decir que los Marlins fueron un mejor equipo que los Orioles la temporada pasada. Así que no hay nada que ver aquí tampoco.

Juegos de tres carreras.

Nada todavía.

Cuatro carreras.

Estamos alcanzando el nivel en donde, si haces ojitos, puedes comenzar a discernir una relación. Pero tienes que bizquear mucho, eh.

Finalmente, juegos decididos por cinco o más carreras.

Vaya, aquí sí hay algo. La mancha se ve claramente inclinada, extendiéndose de la parte inferior izquierda a la superior derecha. Esto significa que existe una relación positiva. Los equipos a los cuales les va bien en palizas en una temporada tienden a tener los mismos resultados en la siguiente, y viceversa. Existe una correlación.

Entonces, la marca de un equipo en partidos que se deciden por diferentes números de carreras en una temporada no te dice nada acerca de lo que es probable que ocurra en los partidos que se deciden por carreras similares en la siguiente temporada, a menos que estés hablando de palizas.

¿Qué tal predecir la marca general de un equipo? ¿Los equipos que tienen éxito en juegos de una carrera por lo general tienen éxito al año siguiente? Presento otro conjunto de gráficas, con otro color para los puntos, para responder a eso.

Realmente no hay mucho aquí. La marca de un equipo en partidos de una carrera tiene una correlación de 0.24 con su marca general del año siguiente. Esto significa que cuando se describe el porcentaje de victorias de un equipo en una temporada, su rendimiento en los partidos de una carrera del año anterior representa menos del 6% del resultado. Tal vez los juegos de dos carreras son más descriptivos.

Pues apenitas. No hay mucho que ver. ¿Y los de tres carreras?

Las correlaciones están subiendo un poco a medida que aumenta el margen de victoria, pero las correlaciones siguen siendo bastante débiles. El récord de un equipo en juegos decididos por tres carreras representa el 11% de su marca final el año siguiente.

Ganar o perder por cuatro carreras no cambia las cosas.

Pero, nuevamente, las palizas sí nos dicen algo importante.

Qué tan bien le va a un equipo en los juegos decididos por cinco o más carreras en una temporada es un indicador justo (pero sólo justo). La regla general es que las correlaciones por debajo de 0.5 se consideran débiles. Este es débil, pero apenas. Ciertamente, hay más que para los juegos que se deciden con menos margen.

La conclusión es que si quieres tener una idea de lo bueno que es un equipo en realidad, y de lo bueno que probablemente será el año que viene, deberías mirar cómo le va en los partidos con palizas, no en los de una carrera. La temporada pasada, los tres mejores equipos en los juegos de una carrera fueron los Athletics (31-14, .689 porcentaje de victorias), los Braves (23-12, .657), y los Red Sox (25-14, .641). Todos fueron buenos equipos, pero los tres mejores equipos en palizas fueron los Astros (37-8, .822), los Dodgers (31-10, .756) y los Yankees (32-14, .696). Mientras escribo esto, PECOTA proyecta que los tres equipos anteriores obtengan un promedio de 85 victorias este año. Proyecta los últimos tres para un promedio de 96.

¿Quieres medir lo bueno que es un equipo en realidad? No te concentres en juegos de una carrera. Mira las palizas.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe