keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez

Durante el último año, en un esfuerzo de mejorar en segunda base, los Brewers adquirieron al veterano 3B Mike Moustakas de los Royals y cambiaron a su tercera base titular, Travis Shaw, a segunda. Shaw nunca había jugado en segunda base, ni en las Ligas Mayores ni en las Ligas Menores, pero los Brewers sentían que tenía las habilidades necesarias para aprender la posición sobre la marcha y, quizás más importantemente, creían que sus reacomodos defensivos le darían las habilidades necesarias para jugar de manera aceptable en la segunda base.

Y funcionó. La defensiva de Milwaukee estuvo entre las mejores de la liga después de ese traspaso. Shaw lució competente en 36 titularidades en la segunda base, y tanto Shaw (.231/.346/.506) como Moustakas (.256/.326/.441) batearon bien durante la carrera hacia el cetro de la División Central de la Liga Nacional. Fue una de las decisiones poco convencionales de unos Brewers que terminaron la temporada a una victoria de llegar a la Serie Mundial. Y, como escribe Zach Crizer en su vistazo a los cuadros de las Ligas Mayores, fueron los primeros en crear una tendencia de elegir buenos bates antes que buenos guantes.

Moustakas salió a la agencia libre después de la temporada y vio una falta de ofertas por segundo invierno consecutivo. Volvió a fichar por los Brewers durante la primera semana de los entrenamientos de primavera por un año y $10 millones de dólares. Milwaukee no podía obviar ese tipo de valor, incluso si eso significaba estrujar la defensa una vez más. Esta vez, sin embargo, en vez de mover a Shaw otra vez a la segunda base, han decidido dejarlo en tercera y convertir a Moustakas en el segunda base a tiempo completo. “Moustakas va a jugar en segunda base”, anunció el entrenador Craig Counsell el lunes. “Ese debate se ha acabado internamente”.

Moustakas, de 30 años y habiendo jugado segunda base exactamente cero de sus 12,000 entradas en toda su carrera, es un segunda base titular. Fue seleccionado como parador en corto al salir de la universidad y jugó ahí brevemente como profesional, pero Moustakas no ha jugado un partido en temporada regular en otra posición que no haya sido la tercera base o la primera desde que tenía 19 años en Clase-A. Counsell insiste en que el traslado es permanente, apunta que Moustakas ha hecho un trabajo “sin errores” en primavera y explica que Moustakas y Shaw “no cambiarán” posiciones salvo en momentos finales del juego donde “todo vale”.

Por su parte, Moustakas parece totalmente dispuesto a realizar este cambio de posición poco convencional, y le dijo esto al Milwaukee Journal Sentinel:

“Cambiar posiciones con 30 años de edad es un poco diferente, pero es divertido. Me gusta la segunda base. Me hace estar más involucrado en el juego. Me siento más atlético en el medio del diamante. Tienes que hacer algo en todas y cada una de las jugadas. Es sobre todo posicionarse, saber dónde estás en qué situaciones. Hablamos mucho sobre eso. Obviamente, quiero hacer todo lo que pueda para ayudarnos a ganar, y eso significa estar en el lugar adecuado. Hacer las jugadas correctas, hacer los lanzamientos correctos en según qué situaciones. Cuanta más experiencia tenga, mejor seré en esas cosas. Estoy disfrutando en segunda base. Es divertido, es nuevo. Y me siento cómodo, que es lo más importante”.

Es posible que los Brewers pensaran que Moustakas estaba mejor preparado para segunda base que Shaw todo este tiempo, pero parecía que preguntarle a un veterano que hiciera un cambio en mitad de temporada de esa magnitud con la agencia libre a la vuelta de la esquina no era una opción. Sea como fuere, los Brewers ahora tienen un novato de 230 libras (104 kilos) en segunda base y Moustakas está intentando hacer algo que pocos jugadores en la historia han intentado y mucho menos conseguido. ¿Pero cuántos? Le encargué al personal de estadísticas de Baseball Prospectus esta tarea y el investigador Lucas Apostoleris apareció.

Asumiendo que aparece en 50 juegos en la segunda base esta temporada, Moustakas sería el decimoprimer jugador desde 1940 en hacerlo a los 30 años o más con cero experiencia de Grandes Ligas en esa posición. Y lo que está intentando es todavía más raro que lo que sugieren esos números, porque cada uno de los 10 jugadores anteriores en intentar ese movimiento—Tony Fernández, John Valentin, Pat Meares, Deivi Cruz, Cristian Guzmán, Stephen Drew, Bud Harrelson, Don Kessinger, Alex Grammas, Johnny Pesky—fueron en realidad paradores en corto que se cambiaron un nivel en el espectro defensivo al final de sus carreras.

Eso en realidad es bastante común, lo “raro” es que esos casos no hayan sucedido tras un partido o dos de repente antes de hacer la mudanza completa. Nadie tuvo que explicar el pensamiento detrás de esos 10 jugadores que se movieron a segunda base, porque los jugadores como esos se mueven a segunda bsase todo el rato. Moustakas es una historia muy diferente. Nunca ha jugado en segunda base o de parador en corto en las Ligas Mayores, nunca ha jugado una posición en la mitad del diamante desde que jugara unos meses como parador en corto en las Menores, no ha construido nada como jugador de cuadro, y ahora se mueve hacia arriba en el espectro defensivo después de llegar a la treintena. Nadie ha hecho eso en segunda base en 80 años.

Como era de esperar, eso también aplica para los paradores en corto, donde ningún jugador de 30 años o más ha conseguido nunca ser un titular después de cero experiencia previa en esa posición. La tarea de Moustakas no es tan desafiante como sería moverse a las paradas cortas, en parte porque la segunda base es simplemente una posición menos demandante en general. Más allá de eso, los reacomodos defensivos extremos de los Brewers reducen cualquier énfasis en el rango.

Mirando en apariciones al plato con y sin reacomodo defensivo conjuntamente, Baseball Savant muestra dónde los segundas bases de los Brewers estuvieron la última temporada comparados con los segundas bases de las Grandes Ligas en general.

Comparado con las Grandes Ligas, Milwaukee posicionó a sus segundas bases más allá de la mitad del diamante y unos 3-5 pies (1-1.5m) más atrás.

Ahora mire la misma comparación usando solo apariciones al plato con reacomodo defensivo contra bateadores zurdos.

Milwaukee no tuvo a su segunda base jugando en el jardín derecho contra bateadores zurdos. Y en ambos escenarios mostrados arriba—con y sin reacomodo defensivo—los Brewers pusieron a Shaw lo más lejos en el medio del campo comparado con cualquiera en otra posición.

Parece seguro suponer que Moustakas puede esperar algo parecido, enfatizando la fuerza del brazo (y tiene mucha), manos seguras, y posicionamiento antes del lanzamiento sobre rango, velocidad y atletismo más tradicionales. Con eso en mente, sin embargo, la idea de que Moustakas podría ser el primer jugador mayor de 30 años en moverse en el espectro defensivo para convertirse en un titular en el medio del cuadro con cero experiencia previa es muy poco convencional, incluso para un equipo que se ha sentido cómo haciendo cosas poco convencionales.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe