keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José Portillo II

El lanzamiento de 3-0 podría ser lo más premeditado que hacen los bateadores. Conocidos por sus reacciones, cada tendencia vinculada a la prerrogativa de un lanzador, ocasionalmente obtienen estos momentos cuando todo está a su favor, cuando pueden ejercer algo de libre albedrío.

En marzo pasado, repasé las razones por las que el letrero de tomas tradicionalmente obligado podría dar paso a más swings de 3-0: el contacto era una mejor apuesta que nunca para producir un jonrón, un swing era menos probable que nunca para producir un contacto y la casi garantía de una bola rápida era una oportunidad muy valiosa. Mi sospecha surgió, en parte, de la temporada de novatos 2017 de Cody Bellinger. Encarnando el estilo de “batea fuerte, espero que hagas contacto”, tomó el reto en más de un tercio de sus oportunidades de 3-0.

Un año después, los swings de 3-0 no han ganado ningún impulso significativo, e incluso los ataques de Bellinger disminuyeron. Al enfrentarse a cerca del 93 por ciento de las bolas rápidas en las últimas dos temporadas, el diferencial de bateo apenas cayó un 10%. A medida que el contacto se vuelve menos común y las oscilaciones son más frecuentes en general, me atendré a la idea de que 3-0 es la próxima frontera lógica de la agresión centrada en el poder. Aun así, el cambio no está arrasando el juego en la ola que imaginé. Si las condiciones aparentemente propicias no producen más oscilaciones de 3-0, ¿qué lógica gobierna el día a nivel individual?

Al menos unos pocos bateadores han dado el salto. En temporadas recientes, Giancarlo Stanton ha sido el bateador más consistente de 3-0 en la liga. Esto tiene bastante sentido, y lo sabe. El conteo convierte a las personas en el montículo en máquinas de lanzamiento muy avanzadas, y si escuchara que Stanton estaba a punto de enfrentarse a una máquina de lanzamiento, estacionaría su automóvil en el próximo condado. En un nivel más profundo, funciona porque su estilo Stantoneano minimiza los peores escenarios: si un swing no va a resultar en un hit, preferiría que se lo pierda por completo: un conteo de 3-1 es muy superior a un out o Una bola de foul que podría convertirse en un out. Stanton es perfecto para esto, ya que casi el 45% de las veces que realiza un corte en una bola rápida en la zona, o huele o se conecta a una velocidad de salida de 95 mph o más.

La temporada pasada, Stanton ofreció 15 de sus 31 oportunidades con 3-0, el sexto bateador más frecuente de cualquier bateador que llegó al menos 10 veces. Nadie tuvo mayor total de swings en 3-0. El disparador de cohetes de los Yankees, el escultural, Aaron Judge aprovechó 11 de sus 34 oportunidades, y también se ubicó en el top 20 de la tabla de clasificación.

Otros prueban que los hachazos de 3-0 pueden ser adoptados más adelante en la vida: uno de los pocos que bateó con mayor frecuencia que Stanton fue Russell Martin. Durante su peor temporada ofensiva, el notablemente paciente receptor apretó el gatillo en 14 ocasiones en 2018, ¡la mitad de las veces! Y puso a dos de ellos en las gradas.

 

Luego están los beneficiarios igualmente sensibles. Mookie Betts bateó un 3-0 solo dos veces en su carrera, una postura firme derivada de tres hechos simples: 1) Los lanzadores aún se pierden de la zona del libro de reglas en más del 39% del tiempo en 3-0; 2) Betts virtualmente nunca deja de conectar cuando batea; 3) incluso con un BABIP altísimo, es difícil obtener una posibilidad de éxito de una bola bateada casi garantizada para eclipsar la posibilidad del 39% de que un lanzador regale una bola. Para un bate de contacto y un talento para recorrer las bases del calibre de Betts, la posibilidad de un strike es un pequeño precio a pagar.

El bateador de 3-0 más irracionalmente agresivo de la liga fue Javier Báez. Esto probablemente no sea una sorpresa. Pero solo piénselo por un segundo: se abrió camino hasta el umbral de una caminata 17 veces la temporada pasada. O, 17 veces un lanzador logró lanzar tres bolas malas consecutivas, incluso para Báez. Incluso habiendo experimentado ese raro fenómeno, Báez bateó en el lanzamiento de 3-0 nueve veces, cuatro de ellos fuera de la zona de foul. Y uno de esos fue un slider, alto y adentro, que Báez bateó para out ante los Brewers en el juego de desempate para Liga Nacional Central.

 

Probablemente hay algún tipo de implicación teórica del juego en la fuerte tendencia de Báez, pero no creo que lo esté beneficiando. Eso nos lleva a las almas estoicas que nunca batean, pero que podrían aterrorizar a los vacilantes si alguna vez deciden romper sus propias reglas.

Ian Happ es el tomador de riesgos que con más obviedad necesita un cambio. Hizo contacto en menos del 70% de sus swings en sus strikes del 2018, un número de la parte baja de la liga, sin embargo, solo tomó un riesgo estando en 3-0 a pesar de haber visto 15 jugosas bolas rápidas en la zona de strike. Estos son los jugadores cuyos caminos se sienten arraigados a la tradición más que al interés propio. Se van por el libro. El libro simplemente no fue escrito con ellos en mente.

Más complejo es el caso de Matt Carpenter. Uno de los mejores bateadores de la Liga Nacional, obviamente no le duele la producción ofensiva. Pero llega allí con un índice de contacto simplemente promedio que hace que su aversión completa a los golpeos estando en 3-0 sea interesante. Él no es rápido y no lo intenta, por lo que los lanzadores no están tentados a lanzarle nada fuera de la zona. La selectividad, al parecer, es solo una parte de su juego, ya que también es uno de los candidatos menos probables a ir tras un primer lanzamiento. La cosa es que sus resultados en los primeros lanzamientos son excelentes. Sus resultados en los swings de 3-0 están limitados por el hecho de que ha “oscilado” en solo dos de ellos en su carrera. Uno fue un jonrón. El otro fue un batazo sencillo el año pasado. Fuera de ese toque, dejó pasar 39, incluyendo 19 bolas rápidas en la zona de strike, teóricamente allí para el golpe.

Un patrón similar es válido para Christian Yelich, aunque con un contacto más consistente. Su temporada de JMV fue famosa por un aluvión de batazos en el primer lanzamiento que se convirtieron en jonrones con una regularidad asombrosa. Esa agresión simplemente no se ha extendido a 3-0. Tiene tres batazos en su carrera en el conteo. Dos fueron sencillos, y su único swing de 3-0 en 2018 resultó en un jonrón.

Sin embargo, el bateador que más necesita este discurso para el 2019 puede ser Stephen Piscotty. En medio de una temporada de rompimiento en la que todos estaban alentando, el jardinero de los A’s demolió bolas rápidas, bateando .676 contra bolas rápidas y cambiando el comportamiento de los lanzadores a medida que avanzaba el año.

Si y cuando las bolas rápidas se vuelven aún más escasas en la dieta de Piscotty, él podría considerar ser más balanceado en una cuenta de 3-0. A partir de ahora, nunca lo ha hecho en sus 76 oportunidades en las mayores. Apenas el año pasado, mientras aplastaba las bolas rápidas tan gravemente que los lanzadores se dieron cuenta, observó a 13 que aterrizaron en la zona sin realizar un corte, y probablemente sin considerarlo.

Solo teniendo en cuenta que es realmente el siguiente paso en el escenario más amplio. La tasa óptima de oscilaciones de 3 a 0 es casi desconocida, y se alteraría irremediablemente al convertirse en una realidad, de todos modos. Lo que quiero ver es algo más simple: la tasa de swing de 3-0 en una liga en la que todos, al menos, permiten que la idea cruce su mente. Si la mentalidad arraigada fuera “sentarse en una bola rápida en el medio” en lugar de “tomar”, ¿cuánto cambiaría eso la dinámica? Ingenuo como era, pensé que esto podría extenderse a través de los clubes como un incendio forestal. En cambio, parece que cada bateador tendrá que encontrar una razón para encender su propia antorcha.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe