keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José Portillo II

Para ser justos, la imagen de Steven Matz rompiendo cadenas hace que me estremezca un poco, ya que el historial de lesiones del zurdo, sobre todo con una cirugía de Tommy John en 2010, y en la cirugía de seguimiento del nervio cubano en 2017, sugiere que se le debe evitar cualquier otra actividad extenuante que no sea, ya sabes, lanzar pelotas de béisbol. Dios lo sabe, lanzar pelotas de béisbol es bastante peligroso.

Pero hubo un momento, un pequeño y reluciente pliegue en el tejido del tiempo, cuando Matz era un zurdo prometedor con una bola rápida que oscilaba en mediados de los 90 y lanzamientos secundarios lo suficientemente fuertes como para despertar los pensamientos de un futuro as, o al menos un #2 viable para los Metropolitanos. Su debut en 2015 fue fugaz, pero electrizante, con un ERA de 2.27 y 34 ponches en 35 entradas. Y esta promesa se confirmó aún más en la temporada 2016 en la que Matz ocupó un lugar en una formidable rotación que ya contaba con los titulares de primera línea Jacob deGrom y Noah Syndergaard. Matz tuvo un ERA de 3.40 y 129/31 K/BB en 132 entradas antes de terminar con un golpe en el hombro en agosto de ese año.

Lesiones. Siempre las lesiones.

Después de un truncado 2017 que terminó con la cirugía del codo antes mencionada, Matz fue olvidado en gran medida como un lanzador de fantasía útil para 2018. Y, durante la mayor parte de la temporada pasada, si no era olvidable, tampoco era particularmente memorable. A finales de julio, tuvo un ERA de 4.35 con 99 Ks en 107 2/3 IP. Los ponches fueron útiles, pero las 41 caminatas y los 17 home runs hicieron de Matz un lanzador inconsistente ante los bateadores, en el mejor de los casos.

En algún momento de la primera parte de agosto, Matz redescubrió su slider, añadiendo una cuarta banda de velocidad a su repertorio. O, al menos, volvió a comprometerse a lanzar el campo, a pesar de haberlo abandonado en el pasado debido a la incomodidad que le causó. ¿Mala idea, dices? “¡Hashtag YOLO!”, Respondió Matz (lo cual, para ser honesto, parece algo que diría alguien que va a pescar tiburones). Con el slider de nuevo en su repertorio para mezclarse con su indispensable sinker y su cambio y gancho complementarios, los bateadores no pudieron hacer mucho con Matz, y en sus últimas ocho aperturas de la temporada, el zurdo parecía la dominante fuerza que los Mets esperaban que regresara: en 44 1/3 entradas, el zurdo mantuvo su ratio de ponches mientras cortaba considerablemente sus pases libres, terminando la temporada con un 51/16 K/BB y un 2.44/0.95 ERA/WHIP.

Las advertencias habituales sobre la oposición de septiembre deberían aplicarse aquí, pero si puede continuar manteniendo el pitcheo que cocinó al final de la temporada pasada, Matz se convertirá una vez más en una interesante consideración de última hora. También hay algo por descontar aquí porque nadie, ni siquiera su familia más cercana, amigos y seguidores de Instagram, espera que lance 150 entradas esta temporada. Pero como nuestro Obi-Wan del draft, Rob Silver, nos recuerda, en ligas con alineaciones semanales (que es la mayoría de ellas), no están reclutando un lanzador por su acumulación de estadísticas de toda la temporada. Más bien, reclutan para ranuras semanales individuales. Con Matz, esos slots pueden tener una carga anticipada antes de lo que parece una lesión inevitable, o en el mejor de los casos, una mejora en sus entradas más adelante en la temporada.

Pero en una base por inicio, Matz es actualmente una ganga. Está siendo reclutado con la selección #256 en las ligas de 15 equipos de la NFBC, alrededor de titulares cambiables como Zack Godley y Reynaldo López. Preferiría tener 130 entradas de arranque por un semental como Matz que opciones más ordinarias en ese rango de selección. ¿Matz será rompe cadenas por siempre? Tal vez no. Pero logró desenredarse el tiempo suficiente para una buena racha el año pasado y entrará sin restricciones a esta temporada, ofreciendo un SP5 de fantasía oculto en ese poderoso cabello y los brazos de poder de la formidable rotación de los Mets.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe