keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por José Portillo II

 Los San Diego Padres ficharon al SS/3B Manny Machado a un contrato de 10 años y $300 millones.

 El martes vio la realización de un momento que ha estado poblando las fantasías del béisbol al menos desde diciembre del 2015. Manny Machado, una superestrella de 26 años, firmó un contrato de agente libre. Su acuerdo de 10 años y $300 millones con los San Diego Padres establece un récord de mercado abierto (por ahora), y le paga como uno de los jugadores más valiosos del juego. Sin embargo, no llega con la misma euforia o cantidad de dólares que se pronosticó en abril de 2017, cuando Jeff Passan escribió que “siempre que se parezca a sí mismo las últimas dos temporadas en los próximos dos años, la licitación comenzará en $300 millones y aterrizará muy al norte de la misma”.

La visión original de esta clase de agentes libres de 2018 se degradó en la forma en que siempre estuvo predispuesta, pero Machado era una imagen de sí mismo, digna de un frenesí de alimentación. Entró en el invierno luego de una temporada de 6 WARP, uno de los agentes libres más atractivos en la historia del deporte.

Con cualquier enfoque de dólar por WARP a nivel de superficie, los potenciales fanáticos del equipo de Machado se habrían pellizcado al enterarse de este acuerdo. Ya acumuló 30 WARP en lo que equivale a una carrera de seis años. Según los estándares actuales, el contrato sería un éxito perfectamente eficiente si igualara ese total en los próximos 10. Según la estimación de PECOTA , este acuerdo (si no se excluye), costará a los Padres aproximadamente $8.5 millones por victoria. Por $300 millones, los Padres agregan un candidato a MVP de 26 años de edad, capaz como shortstop y sublime en la tercera base, a un equipo que está siendo abastecido por el mejor sistema de granjas del juego. Agregan un bate raro que ha sido 30 por ciento mejor que el promedio de DRC + en tres de los últimos cuatro años. Consiguen una alineación con Machado y Fernando Tatís Jr. lado a lado durante al menos cinco años.

Es un sueño, uno que más de un equipo compartió, y sin embargo, nadie más se sintió impulsado a ofrecer más de $300 millones. Todo se basa en una pregunta: ¿Cómo se llevó el béisbol los grandes sueños y la idea generalizada de donde debería estar el precio máximo?

***

Cuando los Mariners reunieron para atraer a Robinson Canó lejos de Nueva York, el análisis de la transacción de Sam Miller aquí en BP diagnosticó el pensamiento prevaleciente de esta manera:

Durante mucho tiempo hemos tratado estos grandes contratos como valor cargado por adelantado, donde un equipo obtiene algunos buenos años por una buena tasa, pero sabe que tienen que cancelar los últimos dos años. En una liga en la que nadie llega a la agencia libre y todo el mundo es un comprador, los equipos como los Mariners podrían tener que cancelar el primer año también. Es demasiado arriesgado esperar hasta que tengas 86 victorias para ir de compras por el jugador que te empujará a 91.

Esto fue tres años después de que los Nationals ficharan a Jayson Werth, dos después de que los Angels obtuvieron a Albert Pujols y uno después de que los Mariners y los Tigers hubieran extendido a Felix Hernández y Justin Verlander , respectivamente. Los Mariners estaban atando algo de dinero en la esperanza, haciendo una especie de pago inicial en la contienda, porque la alternativa implicaba el riesgo de que la pieza final no estuviera allí cuando realmente la necesitaran. Desde ese invierno antes de la temporada 2014, algunas cosas importantes han cambiado.

Los Cubs y los Astros dispararon las intenciones y ganaron la Serie Mundial. Los Cubs llenaron su núcleo joven con Jon Lester, Jason Heyward y Ben Zobrist, pero lo que se quedó en la mente colectiva fue una nueva forma de esperanza que se fijó en Corpus Christi o Knoxville en lugar del mercado de agentes libres.

A continuación, se eliminó la gran y costosa esperanza internacional. Los cambios de reglas amigables con el propietario aplastaron el borrador de la compensación y limitaron los tratos que el talento internacional podía recibir hasta los 25 años, eliminando efectivamente las guerras de licitación por Shohei Ohtani y muchas otras formas menores de él. No solo era esta nueva forma de esperanza en el estilo, sino que cada vez era más barata.

Finalmente, hubo un deslizamiento hacia el conocimiento. Siendo este Baseball Prospectus, disfrutamos la búsqueda de la comprensión y deseamos aportar información. El éxito de la industria en este ámbito, sin embargo, ha tenido consecuencias imprevistas. A medida que los equipos se han acercado más a la certeza sobre cómo se desarrollará cada temporada, sus acciones han comenzado a reflejar esas estaciones percibidas más de lo que le gustaría a cualquier fan interesado. Eso se ha manifestado en grandes gastadores como los Yankees y los Dodgers que tratan el Impuesto al equilibrio competitivo como un tope salarial, cómodos con sus probabilidades de postemporada y desmotivados para reforzarse. Por otro lado, mejorar ansiosamente una lista de 86 victorias ya no es un hecho: es una estrategia que se puede emprender si no hay listas de 95 victorias al acecho en la división, o si hay otros contendientes al comodín.

En conjunto, los cambios generados en nombre de la eficiencia y la innovación introdujeron sueños alternativos en el espacio previamente dominado por las superestrellas en movimiento. Las alternativas generan competencia y comparación. Así que la desventaja de $200 millones (y la reacción predecible de un dueño multimillonario a la misma) se mantuvo contra la desventaja de un prospecto destruido, pero casi libre. Los contratos desastrosos se convirtieron en puntos de conversación ubicuos en las respuestas de Twitter y en las secciones de comentarios. Mark Appel fue olvidado.

El cálculo en dólares por WARP ha llegado a abarcar todo o ha dejado de existir, dependiendo de cómo se lo mire. Cuando todos son eficientes y ricos, solo hay grados de superación o decepción, y la posibilidad de que una zanahoria supere la amenaza de un palo cada vez. Así que cuando este publicitado invierno dio vuelta, casi no importó que las preocupaciones de contratos desastrosos lanzados a los treinta y tantos no se aplicaran lógicamente a Machado.

Su combinación de edad y habilidad supera a Cano y Heyward y Giancarlo Stanton y Zack Greinke. Solo el 2001, Alex Rodríguez claramente supera el caso de Machado, en lo que respecta a los agentes libres, y si alguien se encuentra entre ellos en la lista, es probable que sea Bryce Harper. Pero la lógica fría ya ha seguido su curso. Durante unos pocos años, ha llevado a los mercados terrenales del béisbol y a los mentales que intercambian esperanzas a un estado en el que menos equipos en un momento dado encuentran un jugador que gana 5 victorias, sin importar cuán joven o emocionante, vale la pena comprar en todos.

***

Hay razones válidas para señalar el riesgo en este tipo de acuerdos, pero en esta ocasión, en su mayoría sirven para acentuar la ardiente conveniencia de Machado. Cuando se redujo esa firma preventiva de Cano, BP clasificó el sistema de los Mariners como el 17º mejor, con algunos talentos de pitcheo cerca de las mayores. Los Padres, por supuesto, cuentan con una de las granjas más cargadas en la memoria reciente.

No es probable que un solo jugador de béisbol empuje a un equipo encima de la curva de inmediato, y mucho menos a un boleto de Serie Mundial. Sin embargo, la mayoría de los que incluso se enfadan como tales solo tienen de dos a cuatro años de superestrella por delante. Machado tampoco llevará a este equipo solo a la postemporada, pero su ventana para impulsar a un contendiente es casi tan amplia como es posible, y agregarlo no le cuesta nada a los Padres de los jugadores esperanzados, baratos y sin temor que todos codician. La esperanza para Machado es que el equipo gane, que disfrute del clima de San Diego y que, finalmente, experimente una demanda más adecuada para sus servicios, ya sea a través de una extensión o su exclusión voluntaria en cinco años.

Como un equipo para un jugador que merece un mega-trato, los Padres son perfectos y lejos de ser únicos en el juego de hoy. Este movimiento no provocará muchas pesadillas en el lado sur de Chicago o en Pittsburgh o Nueva York, pero tal vez debería hacerlo. Un gran número de seguidores merecedores y devotos están perdiendo una carrera que vale más que su riesgo para la billetera de un multimillonario. San Diego, mientras tanto, duerme profundamente, formulando sueños que ayer no parecían demasiado realistas para entretener.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe