keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos José Lugo

Miren, esto no va a pasar, al menos no esta temporada. Rob Manfred ya lo dijo. La Liga Nacional no va a adoptar al bateador designado en el 2019. Todos pueden tranquilizarse.

Todos conocemos los argumentos a favor y en contra. Yo sé que algunas personas disfrutan ver al pitcher batear. Y yo disfruto contraatacar con este grafico que muestra cómo es el bateo de los pitchers:

OPS, por supuesto, es la suma del porcentaje de embasarse y el porcentaje de slugging. OPS+ es la versión ajustada a parque y contexto ofensivo anual del mismo, en donde 100 es igual al average de la liga. El gráfico solo llega hasta 1927 porque hasta ahí es que el Play Index de Baseball Reference tiene la información.

Los pitchers siempre han sido terribles al plato. Estos se han vuelto, de manera consistente y sin interrupción alguna, más terribles cada año que va pasando. Y el descenso hasta la más terrible de las incompetencias se ha acelerado recientemente.

En adición a esto, y como he argumentado anteriormente, el argumento estratégico en contra del BD, basado en que los managers de la Liga Nacional tienen que decidir si traer un bateador emergente por un lanzador que está tirando un buen juego en las ultimas entradas de un partido cerrado, en gran parte se ha vuelto irrelevante debido al patrón de uso moderno de los pitchers.

Dave Martinez no tiene que decidir si deja batear a Stephen Strasburg por sí mismo en la parte baja de la séptima entrada con los Nationals perdiendo 2-1; Strasburg ya seguramente estaba fuera de juego debido a razones como conteo de lanzamientos o número de veces que ha enfrentado la alineación contraria. Y Martínez no tiene que decidir si mantener al relevista Sean Doolittle en el juego luego de que este retirara los tres bateadores que enfrentó en la parte alta de la entrada, porque Doolittle ya lanzó su inning que le correspondía. (Y él no estaría tampoco en el juego en una situación de no-salvamento, pero síganme la corriente.)

Yo no voy, sin embargo, a cuestionar la estética del BD. Si usted prefiere un béisbol sin el bateador designado, muy bien. No interprete mi titular como una implicación de que sus argumentos anti-BD son absurdos.

Más bien, estoy hablando de esto:

En respuesta a lo anterior, mi colega Matthew Trueblood tuiteó: “No estoy ni siquiera seguro de dónde empezar.” Yo haré el intento.

Es cierto que fue la Major League Baseball Players Association (el sindicato de jugadores), no Major League Baseball, quien propuso la adopción universal del bateador designado. Y es ciertamente correcto de que hay razones para que el sindicato apoye la propuesta. De aprobarse se eliminarían las lesiones bateando y corriendo las bases de miembros del sindicato que son lanzadores. Los dueños de equipos de la Liga Nacional, aun aquellos que se oponen al BD, no deberían tener problema alguno con ese objetivo. Pero un bateador designado universal prolongaría las carreras de miembros del sindicato que son bateadores. Y presumiblemente es ahí donde radica el problema. ¿Pero un problema de $15 millones comparado a uno de $545,000 (en realidad, uno de $555,000 que es el salario mínimo del 2019)?

Observemos esto de dos maneras. Primero, los salarios de los bateadores designados. He aquí los designados más utilizados por cada equipo de la Liga Americana la temporada pasada:

Equipo BD Principal
Salario 2018
Baltimore Mark Trumbo $12,500,000
Boston J.D. Martinez $23,750,000
Chicago Matt Davidson $570,000
Cleveland Edwin Encarnación $18,667,000
Detroit Victor Martinez $18,000,000
Houston Evan Gattis $6,700,000
Kansas City Salvador Pérez $8,700,000
Los Angeles Shohei Ohtani $545,000
Minnesota Robbie Grossman $2,000,000
New York Giancarlo Stanton $25,000,000
Oakland Khris Davis $10,500,000
Seattle Nelson Cruz $14,250,000
Tampa Bay C.J. Cron $2,300,000
Texas Shin-Soo Choo $20,000,000
Toronto Kendrys Morales $11,000,000

Ustedes no necesitan que les recite los detalles. Solo noten que apenas cinco bateadores designados ganaron más de $15 millones en el 2018, y uno de ellos ahora está retirado.

Pero el argumento de que los designados ganan más dinero que el vigesimoquinto jugador del roster habla más acerca de construcción del roster. Usted necesita tener disponibles a especialistas del bateo, reza el argumento, y eso eleva más la nómina que un lanzador marginal o un jugador de posición. ¿Significa la presencia del BD que los equipos de la Liga Americana, en general, incurren en nóminas de pago más elevadas que sus homólogos de la Liga Nacional?

Para revisar esto, observé los gastos de cada equipo en el roster de 40 jugadores al final de la temporada. La razón por la que elegí el roster de 40 hombres en lugar del de 25 es que los números para el roster de 25 hombres se contaminan con las lesiones. Cuando un jugador está fuera por lesión, todavía es parte del roster de 25 para propósitos de nómina. Dependiendo del momento en que uno observe el roster de 25, el salario agregado estará inflado por jugadores lesionados.

Los Yankees iniciaron la temporada pasada con Jacoby Ellsbury y su salario de $21,142,857 en la lista de incapacitados (que de ahora en adelante será llamada lista de lesionados), lo que quiere decir que su gasto en nómina del Día de Apertura refleja ese salario y el de un jugador extra. El roster de 40 hombres no tiene ese problema (Esto no aplica para jugadores en la lista de lesionados por 60 días, si bien esas asignaciones son relativamente poro comunes, usualmente reservadas para jugadores con lesiones severas o fuera por el resto de la temporada.)

Utilicé el valioso recurso de los Contratos de Beisbol de Cot para recoger las nóminas del roster de 40 de final de temporada de cada equipo desde el 2000 hasta el 2018. Calculé las nóminas promedio para cada equipo de las dos ligas. Aquí está la media de las nóminas de los equipos en millones de dólares:

Un momento, antes de que digan que estos promedios están sesgados por los Yankees o Red Sox o Dodgers o Giants o cualquiera, aquí está la mediana de las nóminas de los equipos:

¿Deben los equipos de la Liga Americana pagar por los bateadores designados? Sí, deben hacerlo-usualmente. No siempre. La media de las nóminas de la Liga Nacional fue más alta que la de la Liga Americana en el 2014. La mediana de las nóminas de la Liga Nacional fue más alta que la mediana de las nóminas de la Liga Americana en el 2003, 2004, 2009, 2012, 2014…y la temporada pasada. En el 2018, la media de las nóminas de la Liga Americana fue $152.45 millones, escasamente más alta que la media de las nóminas de la Liga Nacional de $150.75 millones. Y la mediana de las nóminas de la Liga Nacional –Colorado, si usted está interesado- de $151.19 millones excede la mediana de la Liga Americana de $150.83 millones (Cleveland).

¿Qué tan inusual es esto? Este grafico muestra la diferencia entre las nóminas de las Ligas Americana y Nacional, tanto en la media (línea purpura) y mediana (línea anaranjada):

Las nóminas de la Liga Americana que son, como implicaba Keith Olbermann, unos $14.5 millones más altas que las de la Liga Nacional, se han convertido en inusuales. Esto ha ocurrido solo una vez, en el 2016 (el último año de David Ortiz), en los últimos siete años.

Y esto refleja la evolución en la posición. Como apunté un par de años atrás, con cuerpos de lanzadores de 12 y 13 hombres, el bateador designado que es verdaderamente solo un designado se ha convertido en un lujo. Observe la lista anterior de los designados de cada equipo la temporada pasada. De esos 15, seis no fueron bateadores designados especialistas. De los otros nueve, uno está retirado (Victor Martinez), uno no ha firmado (Evan Gattis), y uno que es un caso especial (Shohei Ohtani). Si usted está demandando más versatilidad de sus bateadores designados, le está proporcionando entonces más apariciones al plato como BD a gente como C.J. Cron y Robbie Grossman, y entonces usted gastará menos en la posición.

Y así lo harán los equipos de la Liga Nacional, si adoptan el BD. A lo largo de los últimos siete años, el equipo promedio de la Liga Americana ha invertido $6.27 millones más por año en su roster de 40 hombres que su contraparte de la Liga Nacional. No he mantenido en secreto mi visión de que los dueños de equipos están tratando de conseguir su pedazo del pastel con retornos de inversión en doble dígitos, y también comerse sus márgenes operativos de doble dígitos por igual. Pero aun esa preocupación demostrada por los retornos financieros, $6.27 millones por año –cerca de cuatro por cierto de la nómina promedio- no es disuasoria, particularmente si se puede enmarcar como una estrategia de negociación.

La codicia de los dueños de la Liga Nacional no se interpondrá en el camino de un bateador designado universal.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe