keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Marco Gamez

A estas alturas, todo el mundo ha oído que Adam Ottavino no se preocupa mucho por Babe Ruth. En una discusión con Mike Petriello en el podcast de Statcast de MLB.com, el relevista que es agente libre declaró que “poncharía a Babe Ruth en cada turno”.

No hay duda de que los números de Ruth disminuirían si tuviera que enfrentarse a jugadores como Ottavino. Sin embargo, algunos cálculos matemáticos hechos a vuelo de pájaro sugieren que, si Ruth tuviera las ventajas del entrenamiento moderno, podría ser mejor de lo que Ottavino supone.

Hay una interpretación trivial de los comentarios de Ottavino que no creo que valga la pena abordar. Es lo que llamo el enfoque del “viajero en el tiempo” para comparar jugadores del pasado y del presente: si alrededor de 1920 Ruth hubiese entrado en una máquina del tiempo y hubiese aterrizado en 2018, ¿qué tan bueno sería en el béisbol actual? También puedes hacer la pregunta a la inversa: si se enviara a Ottavino al pasado, ¿dominaría la Liga Americana de los años 20?

Según el escenario del viajero en el tiempo, Ottavino se queda con todos los beneficios de la tecnología moderna y la capacitación, mientras que Ruth tendría que superar dificultades debido a que se formó en una sociedad donde los médicos  respaldaban el uso de cigarrillos. No es culpa de Ruth que haya nacido cuando lo hizo, y es igualmente injusto dar crédito a Ottavino por desarrollar sus habilidades en un momento en que el entrenamiento atlético era mucho más avanzado.

Pero por encima de todo, el béisbol de la década de 1920 era tan diferente de la variante moderna que era casi un deporte completamente distinto. Las cercas de los estadios medían hasta 150 metros, los guantes eran primitivos y los médicos a veces trataban las lesiones con sangrado. Los gerentes esperaban que los abridores lanzaran juegos completos y la bola de saliva aún era legal hasta 1921.

¿Cuánto tiempo podría Ottavino mantener su velocidad cuando se le pidiera lanzar nueve entradas, incluso en días consecutivos? El juego era tan diferente que equivale a preguntarse qué tan bueno sería Mike Trout en el fútbol. (Ottavino admitió tanto que dijo : “Era solo un juego diferente”.)

De los comentarios de Ottavino se desprende claramente que considera que Ruth no es competencia en el escenario del viaje en el tiempo. Creo que es probable que Ottavino tenga razón, pero por razones que tienen mucho menos que ver con la habilidad de Ruth o la de Ottavino y mucho más que ver con los grandes avances en nutrición, medicina y entrenamiento físico realizados en el último siglo.

Sin embargo, hay un dilema interesante por debajo de los comentarios de Ottavino que podemos considerar como un experimento mental diferente. Lo llamaré la pregunta de la reencarnación. Digamos que, en lugar de viajar en el tiempo, Ruth reencarnó como un bebé en 1985 (el mismo año en que nació Ottavino).

Esto hace que Ottavino y Ruth jueguen el mismo juego con la misma tecnología. De repente, el levantamiento de pesas refina la famosa fuerza de Ruth. Los entrenadores lo pusieron a dieta, perdiendo esos kilos de más. Los entrenadores reconstruyen su estilo de batear con el beneficio de los datos modernos. Ahora, ¿quién sería el ponchado?

Incluso con todos estos beneficios, hay una buena razón para creer que los talentos de Ruth se verían disminuidos. La población de jugadores de béisbol en los días de juego de Ruth era muy limitada, en parte por la barrera del color y en parte porque el béisbol aún no había alcanzado un atractivo internacional. Entre excluir conscientemente a grandes jugadores de las Ligas Negras como Satchel Paige y no haber descubierto a increíbles jugadores latinoamericanos y asiáticos, Ruth acumuló sus estadísticas contra una liga debilitada.

Es difícil estimar en qué medida esas limitaciones mejoraron el rendimiento de Ruth, pero vamos a tratar de usar algunas matemáticas sangrientas. (Si eres reacio a ese tipo de cosas, salta al siguiente párrafo). Supongamos que la habilidad general de béisbol se distribuye normalmente entre los humanos. La  distribución  normal tiene la forma de una campana y gobierna todo tipo de características, como altura, peso, presión arterial y otras. La población de unos mil jugadores de calidad de MLB se selecciona del borde exterior de esta distribución; lo mejor de lo mejor, los jugadores dignos del Salón de la Fama como Babe Ruth están en la punta más pequeña de la cola, los cinco o diez jugadores más grandes del mundo en un momento dado.

El número de jugadores potenciales controla cuánto mejor son los jugadores de la MLB si se comparan con la población general. A medida que el béisbol organizado selecciona su talento de un grupo más grande y más grande cada día, los mejores 1,000 jugadores de ese grupo tienen más habilidades que el promedio.

Pero algo curioso les sucede a los jugadores excepcionales, incluyendo a Babe Ruth. A medida que la población aumenta cada vez más, los 10 mejores jugadores comienzan a parecerse más a un ciudadano común.

Los mejores jugadores, los 10 primeros en nuestra medida hipotética de la habilidad general de béisbol, son el doble de buenos que el promedio de la MLB cuando la población es pequeña. Cuando la población alcanza los cinco millones, la ventaja se reduce alrededor del 30%. Lo extraordinario se vuelve más y más ordinario. (A la inversa también, el jugador promedio de hoy, como Ottavino, probablemente sería bastante bueno, hasta miembro del Salón de la Fama, en el pasado lejano).

Tenemos alguna evidencia empírica de que este patrón exacto se ha desarrollado a lo largo de la historia de la MLB. En casi todas las facetas del juego, las actuaciones más extremas han disminuido constantemente desde la época de Ruth. (Una notable excepción es la era de los esteroides, donde las actuaciones extraordinarias aumentaron repentinamente). El mismo Ruth regularmente batea 120% mejor que el promedio de su tiempo, pero muy pocos bateadores exceden el 70% en estos días.

A pesar de ese efecto de nivelación, todavía hay esperanza para Ruth con estos números. Eso es porque los mejores jugadores, cuando la población es pequeña, siguen siendo bastante buenos cuando la población aumenta, de acuerdo con esta simulación de juguete. Incluso si el número de jugadores potenciales de la MLB se multiplicara por 100 desde la época de Ruth, los jugadores de esa era que llegaron al Salón de la Fama aún se mantendrían un 20% mejor que el promedio.[1] Aunque la MLB se basa en un grupo mucho más grande hoy en día, es difícil creer que sea más de 100 veces más grande que el grupo limitado de 1920.

Dado que no tenemos ni una máquina del tiempo ni una tecnología de reencarnación, nunca podremos responder realmente la pregunta de qué tan bien le iría a Ruth en cualquiera de los dos escenarios. No es justo compararlos de la forma en que Ottavino pretende hacerlo, con ventajas modernas tan extremas que Ruth podría estar jugando un juego diferente. Pero un argumento contra Ruth tiene un mérito significativo: la competencia contra la que jugó era mucho más débil. Sin embargo, la idea no es convertir a uno de los mejores bateadores de todos los tiempos en material desechable.


[1]La intuición estadística subyacente a este hallazgo es bastante simple. Debido a la forma de la distribución (gruesa en el medio, delgada en las colas), la adición de más dibujos aleatorios (una población más grande) completa el centro de la distribución mucho más rápido de lo que expande los bordes. Como resultado, los jugadores excepcionales mejoran más lentamente que los buenos jugadores, que mejoran más lentamente que los que eran relleno en el roster, y así sucesivamente hasta alcanzar el promedio.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe