keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez 

Estoy seguro que ha escuchado que la asistencia en la MLB ha caído este año.

Ahora, es bastante probable que eso no sea una preocupación para algunos equipos. Digamos que es usted los Giants. El año pasado, San Francisco promedió 40,786 aficionados por partido. Este año cayó a 38,965, una reduccion de 4.5%. Ese descenso va a ser noticia. Pero digamos – me lo estoy inventando, es solo un ejemplo hipotético – que los Giants subieron el precio medio de las entradas un 6%. Eso es probablemente parte de la causa del descenso; los juegos eran demasiado caros para algunas personas. Como resultado, la gente que fue al estadio fue, posiblemente, ligeramente más rica. Así que quizá ellos gastaron, en promedio, un 5% más por persona en comida y otros artículos del estadio que en 2017. Y con menos gente en el parque, el equipo no necesita tantos vendedores, trabajadores y limpiadores después del partido.

El punto es que no es difícil ver cómo un equipo que experimenta un descenso en la asistencia podría en realidad hacer más dinero que cuando el estadio estaba lleno. Una entrada más baja podría no ser una buena estrategia a largo plazo – los hinchas potenciales de toda la vida no se aficionan al juego – pero podría funcionar a corto plazo. Pero ignoremos eso ahora, ya que los equipos no van a dar a conocer los datos financieros que necesitaríamos para juzgar su veracidad. En su lugar, miremos solo la asistencia, no el efecto total sobre otras operaciones del equipo.

Hay tres excusas, a falta de un término mejor, que usted escuchará sobre la caída en la asistencia:

  1. El mal tiempo de marzo y abril
  2. El número de equipos no competitivos, especialmente en la Liga Americana…
  3. …que generan en una falta de equipos candidatos a la postemporada, especialmente en la Liga Americana.

Para evaluar las tendencias de asistencia y filtrar potencialmente estos efectos, miré la asistencia de cada equipo por mes en 2017 y 2018, y calculé el cambio. Esto no es una medida perfecta. Los Rays van a traer más aficionados durante un mes en el que los Yankees y los Red Sox estén de visita en comparación con los Orioles y los Blue Jays. Estar en casa durante los fines de semana de vacaciones debería traer más gente que jugar en casa un fin de semana de dos días. El tiempo, las promociones, y otros eventos en la ciudad pueden afectar los números.

Cuando le diga que la asistencia de los Angels bajó un 10% en junio y un 3% en julio pero subió un 4% en agosto, hay muchas cosas que destacar (por ejemplo, la ausencia de cierto bateador designado en la alineación del 4 de junio al 2 de julio), que pueden afectar a los números.

Voy a comenzar con dos gráficos. Estos muestran el cambio en la asistencia promedio por partido, por mes, y por equipo. Son gráficos con mucha información. Quizá no deduzca mucho de ellos. Le enseñaré los datos en una table en un rato; quizá eso sea más fácil de leer.

Esta es la Liga Americana.

Esa línea azul que representa la asistencia subió un 33% en julio, un 13% en agosto, y un 54% en septiembre en Oakland. Eso no debería ser una sorpresa. La línea azul oscura que corresponde a un 12% de incremento en julio, un 43% en agosto, y un 25% en septiembre es Houston. Recuerde que el huracán Harvey golpeó Houston a finales de agosto del año pasado, lo que hizo que bajara la asistencia. Esa línea amarilla que subió un 14% en agosto y un 48% en septiembre son los White Sox, lo cual me sorprende. La asistencia en el sur de Chicago cayó al final de la temporada pasada. La subida de esta temporada es un reflejo de que eso no pasó. Por otra parte, las líneas grises, naranjas y marrones en la parte baja del gráfico son Toronto, Baltimore, y Kansas City. No hay sorpresas aquí.

(Nota: durante este análisis, AVG (la línea de puntos rojos) se refiere al promedio de los 15 equipos. No se refiere al total general).

Creo que el gráfico de la Liga Nacional es increíble.

Ningún equipo en la LN agitó las taquillas tanto como lo hicieron los A’s en la LA, pero los Phillies (línea marrón) y los Brewers (línea rojo oscuro) tuvieron ganancias consistentes. Pero hombre, ni que la LN tuviera un equipo al que le fuera mal. Con ustedes, los Marlins 2018.

Creo que presentar los datos en formato tabular es más útil. Primero, la Liga Americana.

Mar/Abr May Jun Jul Ago Sep/Oct
ANA 12.8% -4.5% -9.9% -3.3% 3.9% -1.2%
BAL -35.2% -26.4% -15.0% -24.1% -1.7% -34.7%
BOS -6.6% -0.4% -1.0% 0.3% 0.2% 2.5%
CHA -26.2% -25.8% -5.0% -12.6% 13.8% 47.8%
CLE -19.5% 5.6% 5.4% 5.9% -7.7% -11.2%
DET -32.3% -19.2% -17.2% -12.9% -18.8% -13.4%
HOU 29.6% 21.5% 6.3% 12.0% 42.9% 24.6%
KCA -35.7% -11.0% -26.7% -21.0% -29.2% -29.2%
MIN -3.0% -6.2% 4.4% -7.9% -0.4% -16.6%
NYA 4.9% 16.7% 6.0% 8.7% -1.0% 8.1%
OAK 14.5% -21.4% -28.1% 33.4% 12.8% 54.2%
SEA -5.0% 4.3% 18.6% 18.1% 4.8% 0.8%
TBA -10.1% -1.4% 0.2% -19.6% -3.4% -22.6%
TEX -17.4% -3.9% -18.6% -21.1% -17.3% -14.5%
TOR -28.6% -23.9% -24.9% -23.5% -21.7% -36.2%
AVG -10.5% -6.4% -7.0% -4.5% -1.5% -2.4%

Mira la última fila, el promedio de los 15 equipos. Abril fue realmente malo, y las cosas mejoraron conforme avanzaba el año. Si excluyo a los Orioles, White Sox, Tigers y Royals, que no estaban en la pelea, no hay un mes en el que la caída promedio sea mayor al 2.6%, y julio y agosto mostraron ligeros incrementos. Quite a los Blue Jays y a los Rangers, que tampoco resultaron ser candidatos a ganar, y la asistencia promedio por equipo creció cada mes.

Un patron similar es evidente en la Liga Nacional.

Mar/Abr May Jun Jul Ago Sep/Oct
ARI 2.0% 14.9% 13.0% -10.6% 6.1% 0.7%
ATL -3.4% 3.7% 13.8% -14.6% -5.5% 9.0%
CHN -9.7% 1.4% 2.5% -3.2% -0.2% -3.4%
CIN -22.1% -13.6% -6.3% -15.5% -7.5% -7.5%
COL 7.1% -10.4% -7.1% 4.7% 9.2% 4.8%
LAN 2.7% -0.9% 7.6% 3.7% -7.4% -2.0%
MIA -59.2% -52.4% -58.7% -55.3% -42.8% -46.0%
MIL 15.6% 15.7% 34.8% -7.9% 3.6% 14.8%
NYM -0.7% -2.9% -6.8% -18.6% -20.1% -2.5%
PHI -17.0% 2.9% 16.4% 29.8% 21.9% 27.6%
PIT -41.3% -16.0% -18.6% -18.8% -8.6% -28.3%
SDN -5.5% -7.8% 11.6% 4.8% -0.4% -0.6%
SFN -6.2% -8.1% -7.7% -1.7% -0.8% -2.9%
SLN -7.8% -2.5% 0.5% 8.7% -5.4% -0.5%
WAS -16.2% 8.2% 5.1% 7.5% 10.8% -1.6%
AVG -10.8% -4.5% 0.0% -5.8% -3.1% -2.6%

Lo mismo que la LA: un inicio difícil de la temporada y no más que un ligero descenso durante los meses de verano. Durante la temporada, resultaba bastante claro que los Reds, Marlins, y los Padres no iban a competir por nada. Solo quitar a esos tres equipos reduce el descenso en marzo/abril al 6.2% y el descenso en julio al 1.8%. El resto de meses subió comparado a 2017.

Creo que hay cinco conclusiones aquí.

El inicio de temporada fue horrible. La asistencia bajó a una ratio de dobles dígitos en marzo/abril, y los descensos fueron tan generales, de los increíbles Red Sox y Cubs a los execrables Marlins y Tigers, que probablemente tenga que ver con el clima.

La asistencia mejoró durante el verano. El peor mes fue marzo/abril, y el segundo peor fue mayo (aunque julio no tuvo premio). Las comparaciones de asistencia estuvieron en su punto álgido durante los dos últimos meses del año a pesar de una falta general de carreras por el banderín (tampoco es que el 2017 tuviera alguna).

Algunos equipos destrozaron los números. Los Orioles, Royals, Blue Jays y Pirates tuvieron caídas de más del 20%, y los Marlins bajaron un – cúbrase los ojos – 49%. Quite esos cinco equipos y el promedio de asistencia de los equipos de la LN subió en cuatro de los seis meses, y la asistencia promedio de los equipos de la LA subió en tres de los seis meses. Y en general la asistencia de la MLB cambiaría de -4.1% a +0.1%. Note, sin embargo, que este es un argumento un poco engañoso; siempre habrá equipos al que les irá mal en una temporada cualquiera, incitando a los fans a no ir al estadio.

Nadie creció a lo grande. Los únicos equipos con subidas de asistencia de dobles dígitos fueron los Astros, debido a su título de la Serie Mundial y la comparación de Harvey, y los Phillies y Yankees, que fueron aspirantes. Quite abril/marzo y solo otros dos equipos, Milwaukee y Oakland, promediaron alzas de asistencia de dos dígitos por mes.

La preocupación puede ser más a largo plazo que a corto. No hay duda de que, incluso ajustando los números por la primavera tan brutal y la cantidad de equipos no competitivos, la asistencia de 2018 fue decepcionante. Pero como se dijo antes, eso no pone en entredicho la salud financiera de la industria. Es totalmente posible hacer más dinero con menos aficionados.

El riesgo para el béisbol es lo que signifique a largo plazo que haya menos fans hoy. No está claro si los consumidores del deporte necesitan visitas regulares al estadio para mantener su entusiasmo. La asistencia baja puede coexistir con el interés de los aficionados. Por otra parte, buscando una analogia deportiva, el aumento del snowboarding fue la salvación de la industria de los deportes de nieve, ya que el número de participantes se duplicó entre los inviernos de 1996/1997 y 2009/2010. Los propietarios de resorts, capitalizando la demanda, subieron los precios de los boletos, y el número de los participantes cayó un 13% desde ese pico de 2009/2010.[1]

Así que el descenso en asistencia en 2018 es menos duro de lo que los titulares sugieren, y no se correlaciona necesariamente con una falta de interés por parte de los aficionados (o beneficios para los equipos). ¿Qué significa esto más allá de 2018? Es difícil decir.


[1] National Ski Areas Association, “Number of Active U.S. Participants Overall and by Equipment Type: 1996/97 to 2016/17,” http://www.nsaa.org/media/304017/participants.pdf

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe