keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez

El mes pasado, escribí sobre dos tendencias en el béisbol – muchos jonrones junto a un descenso de los bateadores que llegan a base – se han dado lugar a un aumento de juegos que se deciden por jonrones en solitario. Ha habido 21 partidos este año (hasta el domingo) en los que toda la anotación vino únicamente por cuadrangulares solitarios. Hace una década, había 20. Una década antes, 17. Una década antes de eso, en 1988, hubo 12. Hubo 15 en 1978. Incluso ajustando las diferencias por el número de equipos, hay un aumento en los juegos en los que todas las carreras se anotan vía jonrón.

Eso provocó una pregunta inteligente de Chris Zayner en la sección de comentarios:

Si damos un paso adelante… ¿qué porcentaje de jonrones en solitario son batazos en solitario? Parece que ese número se ha incrementado en los últimos años también.

¡Buena pregunta, Chris!

Contando los juegos hasta el domingo, aquí hay una disección de los jonrones con cero, uno, dos y tres bateadores en base durante la Era de Expansión (1961-actualidad):

El término técnico para un gráfico como ese es inútil. Usted no puede diferenciar si hay tendencias si lo ve todo junto en un gráfico. Así que voy a diseccionarlo a un gráfico según número de corredores en base.

Comencemos con las bases llenas:

He añadido puntos rojos y azules para los máximos y mínimos. También he añadido una línea de tendencia, que es la línea negra de puntos. Como puede ver, en el año 2000, más del 3 por ciento de jonrones fueron grand slams, mientras que solo el 1.7 por ciento lo fueron en 1965. La línea de tendencia sube, pero ligeramente. Es tan ligero, y los datos son tan ruidosos, que me inclino por ignorarlos. Digamos que los grand slams constituyen entre el 2-3 por ciento de jonrones.

Aquí está el gráfico de jonrones con dos en base:

Espere, espere, espere… No baje hasta la sección de comentarios todavía. Ya que el punto rojo en 1972 no corresponde al máximo valor. Eso es nueve años después, en 1981. Pero 1981 fue el año en el que se acortó la temporada por la huelga. Los equipos jugaron entre 103 y 111 partidos. Eso es una muestra significativamente más pequeña de lo normal, sujeta a una variación de muestra pequeña. Ahora, 1972 fue una temporada de huelga también, pero los equipos jugaron entre 153 y 156 partidos cada uno. Eso no está muy lejos de la marca de 162 juegos. Y si eso no le satisfice, imagine la línea roja tres años después, en 1975, cuando no hubo huelga y casi la misma proporción de cuadrangulares tuvieron lugar con dos hombres en base.

No hay mucha tendencia ahí, pero las últimas siete temporadas han estado por encima o por debajo de la línea de tendencia. Parece que 2018 será la octava seguida. Los jonrones de tres carreras están definitivamente en decadencia últimamente.

Aquí están los jonrones con un hombre en base:

Datos muy ruidosos, pero una línea de tendencia parece acertada, ¿verdad? Durante la Era de Expansión, ha habido un descenso de más de un 1 por ciento, en promedio, en la proporción de jonrones de dos carreras. Desde 1961 a 1985, no hubo un solo año en el que los jonrones de dos carreras constituyeran menos del 28 por ciento del total. Desde 2002, ha pasado ocho veces y no ha pasado otras ocho, y 2018 inclinará la balanza de un lado.

Finalmente, para responder a la pregunta de Chris:

Sí, diría que es una tendencia. Quite ese destacado -1968, El Año del Lanzador – y de las 10 temporadas con la proporción más alta de cuadrangulares con las bases vacías, seis han ocurrido en las últimas ocho temporadas. Incluyo 2018 en el gráfico. Estamos viendo más jonrones con bases vacías. Dicho esto, la diferencia no es tan grande. La línea de tendencia solo crece 1 por ciento.

Para tener una idea de cómo han cambiado las cosas, aquí hay gráficos circulares que muestran de cuadrangulares en el abismo de 1976, cuando el 55 por ciento fueron bambinazos solitarios, y 2013, cuando la proporción llegó al 60 por ciento:

Ciertamente, esos trozos del pastel son diferentes. Pero no son tan diferentes. Más jonrones ocurren hoy con las bases vacías, pero no sobrepasan a los cuadrangulares con corredores en base.

De hecho, si miramos los números crudos, en lugar de las proporciones, los jonrones parece que suben. Voy a mostrarle el número total de cuadrangulares por equipo por 162 partidos por temporada. Eso igualará las cosas entre los escenarios de 18, 20, 24, 26, 28 y 30 equipos que hemos tenido desde 1961, así como suavizará las temporadas más cortas (incluyendo esta, hasta la fecha).

Aquí están los bambinazos con bases vacías:

Sin sorpresas: están al alza.

Pero aquí están los jonrones con un corredor en base, que han ido en descenso como porcentaje de todos los cuadrangulares:

Y jonrones con dos en base:

Y, por último, grand slams:

Así que, ¿la proporción de jonrones que se anotan con bases vacías está creciendo? Sí. Pero no por mucho. Durante la mayor parte de la Era de Expansión – hasta 2010 – el 57.2 por ciento de jonrones fue con las bases vacías. Desde 2011, eso ha crecido al 58.8%. Estamos a un ritmo para llegar al 59.6 por ciento este año. Es un aumento, pero no un cambio drástico.

Y los cuadrangulares en general, aunque bajen un poco este año, crecen fuertemente respecto a décadas previas, sin importar los corredores en base. Si ve 2.000 cuadrangulares hoy comparados con 2.000 en, digamos, 2007, vería 20 menos con un corredor en base, 35 menos con dos en base, y tres menos grand slams, reemplazados por 58 vuelacercas solitarios. Por otra parte, si ve 100 juegos hoy comparados con 100 en 2007, usted verá un grand slam más, un jonrón más de tres carreras, y 11 jonrones de dos carreras para acompañar a los 34 jonrones adicionales en solitario. Parece que los últimos números quizá sean los más indicativos de estos tiempos.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe