keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez 

El martes pasado, vi a los Phillies recibir a los Red Sox. En la tercera entrada, Sandy Leon conectó un jonrón para poner a los Red Sox 1-0 por delante. Rhys Hoskins abrió la quinta entrada para los locales con un jonrón para empatar el juego 1-1. En el octavo episodio, el bateador emergente Brock Holt mandó a los asientos del jardín derecho el primer lanzamiento que vio de Tommy Hunter. El marcador final fue 2-1 para los Red Sox. Cada carrera fue anotada con un cuadrangular con las bases vacías.

Ya sabe que hemos visto un montón de cuadrangulares y una escasez de corredores en los años recientes. Si lo medimos por partido, 2016, 2017, y 2018 (hasta ahora) son el tercer, primer y cuarto año con más jonrones de la historia (desde que la Liga Americana se fundó en 1901). Pero también son el tercero, segundo y primero, respectivamente, con menos sencillos por partido. Son octavo, tercero y segundo, respectivamente, en menos imparables que no fueron jonrones por partido. Añada todas las maneras de alcanzar la base sin contar vuelacercas — sencillos, dobles, triples, bases por bolas y golpes al bateador — y tenemos el 16º año con menos corredores de la historia, comparado con el 21º con menos corredores en 2017 y el 18º en 2016.

Se deduce que si hay muchos cuadrangulares pero escasez de jugadores que llegan a base de otra manera, muchas carreras van a llegar vía vuelacercas, a menudo con las bases vacías. Aquí en BP hemos inventado el Número Guillén para controlar el porcentaje de carreras anotadas vía jonrón. Solo ha habido tres temporadas en las que el Número Guillén ha superado 40, es decir, más del 40% de carreras han llegado mediante jonrones: 2017 (42.29), 2016 (40.20), y hasta ahora en 2018 (40.19).

¿Cuántas veces este juego centrado en cuadrangulares ha resultado en partidos como el del martes, en el que las anotaciones solo ocurren a través de jonrones con bases vacías? Para responder a eso, miré (con la ayuda del Play Index de Baseball-Reference) cada temporada en la era de 30 equipos, comenzando en 1998. Anoté cada partido en el que ambos equipos anotaban, y cada carrera era anotada con un cuadrangular de bases vacías. Sospechaba que en esta era de muchos jonrones y pocos corredores, veríamos un crecimiento.

Me sorprendió qué poco comunes eran los resultados como el del martes. Aquí hay un gráfico que lo muestra.

La línea de puntos es la línea de tendencia. Como puede ver, mi hipótesis parece correcta. El pico para ambos equipos anotando solo en jonrones de bases vacías fue 2015-2017. Este año, sin embargo, estamos en camino de tener… solo cuatro. Eso no es mucho. Pero en realidad, la diferencia entre el ritmo de cuatro de este año y la altura de ocho en 2016 y 2017 no es tanto. Cuatro juegos, para ser precisos.

¡Así que vayamos al detalle!

  • Como podría esperar, el resultado más común para ambos equipos anotando solo cuadrangulares en jonrones solitarios fue 2-1. Eso ha sucedido 63 veces desde 1998.
  • Uno de esos partidos 2-1 fue el 21 de agosto de 2007. Magglio Ordonez y Carlos Guillen, de Detroit, anotaron bambinazos solitarios para abrir el marcador de su equipo en la quinta entrada, y Jhonny Peralta pegó uno para los visitantes Indians en la alta del sexto episodio. Curtis Granderson conectó un doblete en la parte baja de la sexta. Esos fueron los únicos imparables del juego, el menor número desde 1908 para un partido solo con jonrones.
  • Ha habido ocho juegos de 3-1.
  • Ha habido cinco juegos de 3-2.
  • Hubo un empate 1-1 entre Yankees y Orioles, el 30 de septiembre de 2001.
  • El 21 de mayo de 2012, los Reds batieron a los Braves 4-1 con todas las carreras anotadas mediante jonrones solitarios. Esa fue la única vez desde 1998 que sucedió.
  • La vez que se anotaron más carreras en un juego solo con jonrones solitarios fue el 20 de junio de 2016, cuando los Marlins recibieron a los Rockies. En la parte baja de la primera entrada, Marcell Ozuna y Giancarlo Stanton pegaron dos cuadrangulares solitarios seguidos. En la parte alta del segundo episodio, Trevor Story conectó un vuelacercas, y con un out, Mark Reynolds y Nick Hundley pegaron bambinazos consecutivos. Ozuna abrió la parte baja de la cuarta entrada con un jonrón para empatar el partido 3-3. Reynols pegó su segundo bambinazo de la noche en lo alto de la sexta para poner a los Rockies por delante 4-3. Charlie Blackmon aseguró el marcador con otro en la alta de la novena. Rockies 5, Marlins 3, las ocho carreras fueron jonrones solitarios. Estos dos equipos se combinaron para nueve sencillos, dos dobles, siete pasaportes, un bateador golpeado, una base robada, y una base alcanzada por un error, pero ninguna de esas circunstancias llevó a una anotación. Desde 1908 (y creo que en toda la historia) es el único partido con todas las carreras anotadas vía jonrón en el que se anotaron más de 5 carreras.

Fíjese que estoy buscando que ambos equipos anotaran. Si relajo los criterios para incluir todos los partidos en los que todas las carreras se anotaron con jonrones solitarios, incluyendo las blanqueadas, los números se vuelven más grandes.

Este año estamos a un ritmo de producir 24, lo que nos mantendría en la línea de tendencia. Desde 1998, ha habido 257 partidos de 1-0, 68 de 2-0, 14 de 3-0, y cuatro de 4-0 en los que todas las carreras fueron por jonrones solitarios.

También miré toda la Era de Expansión (1961-presente) para asegurarme que estamos viendo más de este tipo de juegos que nunca antes. Y así es.

Espere, me dirá, uno no puede mirar solo puros números. Había 18 equipos en 1961 y hay 30 ahora. Y algunas temporadas fueron más cortas. De acuerdo.

Y no, no me estoy perdiendo un montón de partidos en los que ambos equipos anotaron, solo en cuadrangulares, empezando en 1961. Antes de ese año de expansión, hubo tres de esos partidos en 1958; uno en 1957; dos en 1956, 1955, y 1951; uno en 1947; dos en 1946; y uno en las temporadas 1942, 1940, 1938, 1936, 1935, 1933, 1931, 1929, 1928, 1926, 1924 y 1917. El Play Index llega solo hasta 1908, pero ya ve por dónde voy.

¿Qué podemos extraer de todo esto? Diría que tres cosas.

  • Incluso en la era en la que estamos de muchos jonrones y pocos corredores, es inusual ver un partido en el que ambos equipos anotan y toda la anotación llega vía un jonrón solitario.
  • Dicho esto, esos partidos son mucho más comunes ahora que antes.
  • De 1908 a 1999, hubo 82 partidos en los que ambos equipos anotaron a través de jonrones solitarios. Eso se compara con 184 partidos sin hits. En el siglo 21, las cosas han cambiado: 73 juegos de jonrones solitarios, 47 no-nos.
  • Y se han convertido en mucho más común en los últimos años que a comienzos de los años 2000. La ascensión continúa.

Así que si a usted le gustan los vuelacercas solitarios, está viviendo en la era adecuada. Si, por el contrario, considera esto aburrido, bueno, sigue siendo bastante inusual.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe