keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Marco Gamez

El gerente general de los Mariners, Jerry Dipoto, probablemente hizo su mayor esfuerzo, en términos de aumentar las esperanzas de que su equipo llegara a los playoffs esta temporada, cuando consiguió a Denard Span y Alex Colomé a fines de mayo. Ahora que los A’s han regresado, al menos parcialmente, al planeta Tierra, Seattle puede acomodarse en la silla para lo que debería ser una emocionante carrera hasta el final del torneo. Aventajaban a los A’s por dos juegos en la lucha por el segundo comodín de la Liga Americana, y mientras tanto se preparaban para recibir esta semana a los Astros en Safeco Field, quienes son los campeones defensores y actuales líderes de la división Oeste, estando los Mariners cuatro juegos detrás de ellos.

Quizás, más importante aún, era que el juego del lunes por la noche contaba con el regreso de James Paxton, el as zurdo de los Mariners, quien recién salía de la lista de lesionados después de un breve período de problemas en su espalda y con la esperanza de reanudar lo que ha sido una consistente campaña de seguimiento a su explosión en 2017. Sin embargo, tal vez esa etiqueta de, “el as zurdo de los Mariners”, esté mal aplicada a Paxton. O, que solo se use para Paxton.

Paxton lidera Seattle en WARP, con 3.7, pero durante el fin de semana Marco Gonzales logró su duodécima victoria, lanzando seis buenas entradas contra los Angels mientras los Mariners ganaban. Por cFIP, Gonzales ha sido solo un poquito mejor que Paxton esta temporada. Tuvo muchos problemas a principios de la temporada, y casi pierde su lugar en la rotación, pero desde una apertura en Chicago a fines de abril, su efectividad está por debajo de 2.75 y mantiene a sus oponentes en un promedio de alcanzar base de .285. Sus únicas dos aperturas complicadas en ese lapso fueron durante la gira que en junio tuvo su equipo por Nueva York y Boston. El domingo fue la tercera vez que, en julio, se enfrentó a los Angels, pero no lo han descifrado.

Lo que ha hecho que Gonzales tenga éxito es exactamente lo que ha mantenido a raya a los Angels, al menos en parte. Gonzales es capaz de mantener fuera de balance incluso ofensivas que estén muy familiarizadas con él, porque es el lanzador abridor más impredecible del béisbol.

No es solo que la bola rápida de cuatro costuras ahora es esencialmente un quinto tipo de lanzamiento para Gonzales, sino que lo más desconcertante es que realmente no tiene un primer lanzamiento. Ha usado su cutter, curva, cambio y sinker al menos el 20 por ciento de las veces esta temporada, emplea cada uno de esos cuatro envíos, al menos en cada quinto lanzamiento. No hay un lanzador en el béisbol con ese tipo de mezcla de tantas ofertas diferentes. Los únicos tres lanzadores que se puede decir que están en ese “vecindario” son sus compañeros de equipo Mike Leake y Félix Hernández, y el abridor de los Cardinals Miles Mikolas.

El  cutter es un lanzamiento completamente nuevo para Gonzales esta temporada, y el sinker es casi nuevo, también. Está haciendo esto en una temporada en la que la tendencia del béisbol ha sido hacia la bola rápida de cuatro costuras, los cambios de velocidad y los lanzamientos quebrados, y alejándose del cutter y del sinker como variantes de la bola rápida. La razón principal para esta tendencia mundial, lo mejor que he podido precisar, es que esos lanzamientos pueden comprometer el control de un lanzador. Eso hace que este próximo dato sea particularmente fascinante, y habla de ese carácter especial de Gonzales: encabeza a todos los lanzadores calificados en nuestro Comando de Puntuación, con 74.

Gonzales se cambió del lado de la tercera base de la goma de lanzar al lado de la primera base, y desarrolló un mecanismo de cronometraje al inicio de su entrega en el que levanta las manos (con la pelota y su mano de lanzamiento todavía en su guante) en sincronización con su pierna delantera. Lo primero ha creado mejores ángulos para sus envíos y, en general, lo ha llevado a una mejor postura. Gonzales mueve hacia afuera su pierna de aterrizaje, sin perder el equilibrio, mejor de cómo lo hacía en el pasado. Esto último le permite repetir su entrega de manera mucho más confiable, lo que le da un mejor engaño y le permite colocar sus envíos en la zona de strike. Para contribuir a ese elemento de repetición, también ha eliminado su movimiento de giro al lanzar y ahora lanza exclusivamente después de estirar sus brazos hacia arriba. El resultado es una habilidad para poner la pelota no solo dentro de la zona, sino precisamente donde Gonzales la quiere.

Seattle adquirió a Gonzales de St. Louis con este tipo de lanzador en mente. Que Leake (adquirido incluso más tarde que Gonzales, desde la misma organización) y Hernández quienes también se parecen a él por el tipo de variaciones en los pitcheos estén a su alrededor no es una coincidencia. Tampoco es una coincidencia que Paxton tenga la Probabilidad de Strike Cantado más alta entre 88 pitchers que califican en nuestra clasificación, Leake está en la casilla número 23 y Gonzales en la número 26. Seattle ha puesto un énfasis extremo en poder repetir el movimiento de lanzar, mezclar lanzamientos (y en particular, no depender nunca solo de una bola rápida) y colocar siempre los pitcheos en la zona de strike.

Esa es toda la razón, por la cual los Mariners son amenazas legítimas para este otoño. Podrían alcanzar a los Astros y ganar su división. Los Mariners podrían hacer vivir un infierno a cualquier rival en una serie completa de postemporada, incluso si no mejoran la rotación de Gonzales-Paxton-Leake-Hernández. Su diferencial de carreras puede marcarlos como un equipo sobresaliente, pero su porcentaje de victorias de tercer orden es mejor que su primero o segundo, y la realidad es que este equipo desafía a los números agregados de una manera tal que puede hacer que incluso un experimentado sabermétrico desee botar todos esos datos no cooperativos.

Ningún equipo está dando un mayor promedio en sus apariciones ofensivas al plato con jugadores entre las edades de 26 y 30 años. Solo siete equipos están dando un mayor promedio de entradas de sus lanzadores con jugadores del mismo rango de edad. Este es un núcleo con experiencia y talento, pero no es viejo. Tienen jugadores como Mitch Haniger y Gonzales, que vagaron largo tiempo en el  desierto como prospectos, pero se han reinventado y ahora están cumpliendo lo que prometían de una manera enorme. Son peligrosos, incluso para los grandes equipos de la Liga Americana de este año.

Dipoto también cree fervientemente en este grupo. Colome y Span fueron adiciones significativas, perfectamente adaptadas a las necesidades del equipo en ese momento, pero él ha estado tapando nuevos agujeros cuando se han abierto. Sam Tuivailala, Zach Duke, y Adam Warren le dan a Seattle un grupo de relevistas mucho más profundo y versátil que hace una semana. Ese tipo de profundidad hace que la rotación sea mejor, al permitir que el mánager Scott Servais sustituya sin preocupaciones a sus abridores. Gonzales debería llegar al final de la temporada regular con mucho aun en el tanque, y aunque parecerá en desventaja cuando se habla en términos de pura calidad con muchos de los lanzadores contra los que se enfrentará si el equipo llega a la postemporada, él tiene la astucia, el comando (“c” minúscula y “C” mayúscula) y el ingenio para sacar los outs que necesita.

Con una filosofía de pitcheo particular y un grupo de muchachos con una capacidad atlética superlativa, el club de Dipoto está desafiando todos los cálculos matemáticos. Si los Mariners pueden agregar solo una pieza más (tal vez alguien para alternar con Ryon Healy o Guillermo Heredia y un lanzador diestro que se pueda usar de vez en cuando, ¿tal vez incluso hasta obtener a Bryce Harper?), entonces Dipoto podría relajarse un poco y considerar su trabajo bien hecho.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe