keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Marco Gamez

Si has leído mis artículos desde hace tiempo, sabes que tengo algunos temas favoritos:  Golpeado por los lanzamientos. Historia del deporte. Economía aplicada al Beisbol. Peloteros que no entraron en el Anuario de Baseball Prospectus. Y la falta de fiabilidad de las estadísticas de abril.

Escribo algo sobre los números de abril cada año. Para recapitular: los resultados de abril están menos correlacionados con los resultados de todo el año que cualquier otro mes. La gente intenta sacar conclusiones en abril, cuando abril es en realidad el peor mes para sacar conclusiones. Es mejor simplemente sentarse, disfrutar de los juegos y esperar a que los jugadores y los equipos cambien de manera significativa cuando el clima sea más cálido y las muestras sean más grandes.

Sé que ya no es abril. Pero estaba pensando en abril recientemente, y recordé una de las tendencias extrañas que vimos en el primer mes.

Normalmente, alrededor del 7.5% de los juegos de las Grandes Ligas, tres de 40, si no te gustan los porcentajes, van a entradas extras. Exactamente un cuarto de los 24 partidos jugados el 29 de marzo y el 30 de marzo para comenzar esta temporada se extendieron a entradas extras. Para el 27 de abril—luego de 376 juegos en la temporada 2018- 11.2% de los juegos duró más de nueve entradas. En un punto similar en 2017 (el 1 de mayo, 380 juegos), el 10.0% de los juegos habían pasado de nueve. Cuando la temporada 2016 tenía 379 juegos (el 2 de mayo), solo el 7.7% de los juegos habían durado tanto tiempo.

El 9 de abril, escribí:

Así que el 14.1 por ciento de los juegos de este mes han pasado de nueve entradas. Eso fácilmente establecerá record para la era de las divisiones en MLB si se mantiene así.

Por supuesto, probablemente no se mantendrá. Apenas llevamos una semana en abril. La regresión siempre está rondando. Pero para responder a mi pregunta retórica, ¿Estamos presenciando una gran cantidad de juegos con entradas extras en abril?, la respuesta hasta ahora es sí, la estamos presenciando.

¿Estaba pasando algo? Sabemos que los cuadrangulares, carreras anotadas y hits han disminuido este año. ¿Eso significa que los juegos son más cerrados, forzando a más entradas adicionales? ¿Es esa la forma de pensar que apoya a las Grandes Ligas en su (inserte el adjetivo de su elección aquí) idea flotante de comenzar las entradas extras con un corredor en segunda base?

Como se señaló anteriormente, a principios de la temporada 2017, el 10.0% de los juegos duró más de nueve entradas, en comparación con el 7.7% en 2016. Esa tendencia inicial no se mantuvo. Cuando terminaron las temporadas, el 7.6% de los juegos en 2016 fueron a entradas extras. ¿Y en 2017, cuando hubo muchos juegos de entradas extras en abril? El total de la temporada fue del 7.5%. Alineados con los promedios de hace años, y sin diferencia real entre los dos años.

Para evaluar esto, le pedí a Rob McQuown, nuestro mago de los datos, crear una hoja de cálculo que contuviera el marcador de cada juego de las temporadas 2016, 2017 y 2018 (este último hasta la pausa del Juego de las Estrellas). Anoté cada juego que duró más de nueve entradas, y calculé, para cada día, el porcentaje de juegos, hasta esa fecha, que llegaron a entradas extras. Utilizando el ejemplo anterior, mi valor para el Juego 379 de 2016 fue del 7.7%. Para el juego 380 de 2017 fue 10.0%. Para el juego 376 de este año fue del 11.2%.

Déjame mostrarte el gráfico. Creo que es más fácil que tratar de explicarlo. El eje X es la cantidad de juegos. (Una temporada completa es 162 x 15 = 2,430 juegos). El eje Y es el porcentaje de juegos, hasta esa fecha, que entraron en entradas extras desde el inicio de la temporada.

Abril incluyó los primeros 354 juegos de 2016, los primeros 369 juegos de 2017 y los primeros 419 juegos de 2018. ¿Ves cuan ruidosa es la información en ese extremo del gráfico? Este año tuvo una tonelada de juegos de entradas extras al principio. En 2017, apenas hubo, pero luego tuvimos mucho más tarde. El año anterior fue lo opuesto: un diluvio temprano de juegos entradas extras seguido de una sequía.

Pero mira lo que sucede más tarde: las líneas convergen. Todo se reduce a un rango entre aproximadamente el 7% y aproximadamente el 9.5% y los atípicos números locos en abril se extinguen.

¿Cuál es la lección aquí? Bueno, todavía estamos por encima de la tendencia. Hasta el receso por el Juego de Estrellas, el 9.3% de los juegos de este año requirieron entradas adicionales en comparación con el 8.5% del año pasado y el 7.8 por ciento del año anterior. Tal vez ese porcentaje seguirá siendo más alto que en los últimos años. Pero me siento bastante seguro de que no estará por encima del 10, o 15 o 20%, como lo fue en abril.

Tenga cuidado con leer demasiado de los atípicos registros de abril. Lo más probable es que terminen como los juegos de entradas extras durante abril: una instancia curiosa que desaparece a medida que se juegan más juegos.

¿No me crees? Pregúntale a los Mets de finales de abril, cuyo récord de 17-9 lideró la División Este de la Liga Nacional y entonces era el cuarto mejor registro del béisbol.

Gracias a Rob McQuown por su ultrarrápida ayuda en la investigación.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe