keyboard_arrow_uptop
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez

Hace poco, un amigo mío—aficionado de los Red Sox—me envió este correo electrónico:

J.D. Martinez ha bateado .356 en los 30 partidos que ha jugado en el jardín izquierdo o el derecho. Batea .282 en los 39 partidos que ha sido bateador designado.

Ya que soy una Persona Oficial de Analítica del Béisbol™, le expliqué por qué esto no es sorprendente. Le conté sobre la Penalización del Bateador Designado, un concepto introducido por Tom Tango, Mitchel Lichtman y Andrew Dolphin en The Book.

Los jugadores, en promedio, batean peor en juegos en los que son bateadores designados que cuando están en la alineación en una posición defensiva real. Eso es lo que sucede con Martínez. De hecho, pensé, con los grandes cuerpos de lanzadores comiéndose los banquillos y creando menos oportunidades para bateadores designados a tiempo completo, la penalización probablemente esté creciendo. Los bateadores designados a tiempo parcial probablemente sean menos capaces de adaptarse a la posición que jugadores como David Ortiz y Edgar Martínez de antaño.

Amigo, no podía estar más equivocado.

No sobre la penalización del bateador designado. Eso es algo real. Lo comprobé. Miré cada bateador con al menos 20 juegos en el puesto de bateador designado desde el año 2000. Calculé su rendimiento como bateador designado comparado con su rendimiento en otros partidos.

Por ejemplo, el año pasado, Evan Gattis tuvo 325 apariciones al plato para los Astros. Su OPS global fue .767. Su desglose fue 118 apariciones al plato como bateador designado con un OPS de .580 comparado con otras 207 apariciones al plato con un OPS de .875. ¡Sufrió una buena penalización! Por otra parte, Khris Davis tuvo un OPS de .926 en 159 apariciones al plato como bateador designado comparado con un OPS de .844 en sus otras 407 apariciones al plato. Fue mejor como bateador designado.

Aquí está el desglose año a año. Para cada jugador con al menos 20 juegos como bateador designado, sumé sus estadísticas de bateo cuando eran bateadores designados y sus estadísticas de bateo cuando no lo eran. Entonces calculé el OPS para cada uno. (¿Por qué OPS en vez de nuestro TAv, o wOBA, como se usó en el análisis en The Book? Porque es simple de calcular, y se acerca lo suficiente para realizar el análisis).

Aquí están los resultados desde 2000 hasta 2017:

Como puede ver, los bateadores normalmente lo hicieron peor como DH (línea azul) que cuando no eran bateadores designados (línea negra). Como resultado, la penalización del bateador designado (línea roja) fue positiva en todos salvo cinco de los 18 años. En promedio, ser un bateador designado le quitó 11 puntos al OPS de un bateador. Esa es una diferencia significativa.

Los aficionados a la estadística quizá estén a punto de criticar este análisis. Esperen, ahora voy con ustedes. ¡No se vayan todavía la sección de comentarios!

Sumando cada aparición al plato para cada jugador, dejo a algunos jugadores que afecten demasiado a los números. Bateadores designados a tiempo completo, como Albert Pujols, Nelson Cruz y Víctor Martínez el año pasado, han sobrepasado el impacto del OPS de los bateadores designados como un todo y un impacto minúsculo en el OPS de los no-bateadores designados. Los tres tuvieron un total de 1,498 apariciones al plato como bateador designado y solo 50 como no-bateador designado. Cuando se calculan los dos promedios, les doy 30 veces la ponderación como bateadores designados como por no-bateador designado.

Una mejor manera de mirar esto, me figuré, es darle a cada jugador la misma ponderación. Así que miré a la penalización del bateador designado (o la falta de) por cada jugador con al menos 20 juegos como bateador designado y como no-bateador designado, y saqué el promedio de ellos. Esto creó algunas diferencias comparadas con el primer cuadro.

Estos resultados son más sorprendentes. Solo hubo una temporada, 2015, en la que la penalización del bateador designado fue negativa. La penalización promedio del bateador designado durante los 18 años fue de 38 puntos de OPS. Para los bateadores que tuvieron al menos 20 partidos como bateador designado y 20 partidos en otro lugar, batear como bateador designado fue claramente, en promedio, un gran detrimento.

Lo que es más, mi intuición era correcta. Las bancas tan finas que han convertido en bateadores desingados a tiempo parcial a tipos como Adrián Beltre (OPS de .772 como bateador designado, .975 en otros juegos en 2017) y Chris Young (OPS de .547 como bateador designado, .783 en otros juegos) han sobrecargado la penalización del bateador designado, que subió de -7 puntos en 2015 a 25 en 2016 y a 56 en 2017.

¿Entonces, por qué el comentario que le hice a mi amigo estaba equivocado?

Él tenía razón sobre Martínez. Su OPS, hasta los juegos del 25 de junio, fue de .985 como bateador designado. ¡Excelente! Pero fue mejor en el jardín (OPS de 1.085). Así que, sí, una penalización del bateador designado.

La cosa es: Él ha sido más la excepción que la regla.

Esta tabla muestra cada jugador con al menos 10 juegos como bateador designado y 10 como jugador de posición este año. (Sí, lo sé, usé 20 como el número de corte antes. Sólo estamos a mitad de la temporada 2018). Todos los datos son hasta los juegos de la noche del lunes.

Player DH OPS Non-DH OPS Penalty
Adrian Beltre .817 .813 -.005
Albert Pujols .709 .692 -.017
Blake Swihart .326 .426 .100
C.J. Cron .795 .700 -.094
Curtis Granderson 1.101 .794 -.307
Daniel Palka .657 .774 .117
Danny Valencia .628 .823 .195
Edwin Encarnacion .810 .683 -.127
Giancarlo Stanton 1.010 .733 -.277
Hanley Ramirez .700 .715 .015
J.D. Martinez .985 1.085 .100
Joe Mauer .877 .658 -.219
Josh Donaldson .693 .779 .086
Kendrys Morales .752 .615 -.137
Logan Morrison .598 .671 .073
Mark Trumbo .713 .998 .285
Matt Davidson .743 .942 .199
Mike Moustakas .955 .726 -.229
Mike Trout .772 1.161 .388
Nomar Mazara .456 .856 .400
Pedro Alvarez .685 .733 .049
Robbie Grossman .737 .602 -.135
Salvador Perez .698 .659 -.039
Shin-Soo Choo .887 .863 -.024

Vemos 24 jugadores; de ellos, la mitad tienen una penalización del bateador designado negativa – batean mejor como bateadores designados que en otros partidos. Y la penalización media ha caído hasta los 17 puntos, menos de la mitad de la media del siglo XXI. Elimina esa dualidad absurda de Nomar Mazara, y la penalización promedio del bateador designado desaparece completamente.

Aquí están los datos, gráficamente:

Y volviendo al primer gráfico que les mostré, el promedio ponderado de OPS de jugadores con al menos 10 juegos como bateador designado en 2018 es medio punto superior al de sus apariciones al plato como no-bateador designado.

¿Qué nos dice esto? Bueno, para ser honesto, no demasiado. La penalización del bateador designado está bien establecida en el béisbol. Vive, a pesar de los santos gigantescos de un año a otro.

Mi respuesta tan confiada a mi amigo, sin embargo, ilustra el disparate de tomar unos pocos puntos en una gráfica y dibujar una línea sobre ella. Era muy simplista por mi parte asumir que la penalización del bateador designado había crecido. No se precipite en las conclusiones. Sobre todo cuando tiene los datos disponibles para verificarlos. O, como dijo Benjamín Franklin, una de las grandes tragedias de la vida es el asesinato de una bonita teoría por una racha de hechos brutales.

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe

Baseball Prospectus uses cookies on this website. They help us to understand how you use our website, which allows us to provide an improved browsing experience. Cookies are stored locally on your computer or mobile device and not by BP. To accept cookies continue browsing as normal. You will see this message only once. Privacy Policy

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. See the BP Cookie Policy for more information. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close