keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.

Traducido por José M. Hernández Lagunes

El momento del optimismo injustificado vino y se fue. Es tiempo de vernos a nosotros mismos, aunque no te guste lo que veas.

Como siempre, este listado es completamente subjetivo. Puedes no estar de acuerdo conmigo, por supuesto, pero estarás equivocado. Los récords están actualizados al 5 de junio de 2018.

Nivel de pánico 0: ¡La vida es buena!

Houston Astros (37–25)

New York Yankees (39-18)

Hasta ahora, todo va viento en popa para dos de los tres mejores equipos de la Liga Americana. Los Yankees sólo han jugado alrededor de un tercio de sus juegos agendados, pero esto no les ha impedido aniquilar a sus rivales. Si logran vencer a su mayor némesis—ESPN—deberán mantenerse así el resto de la temporada. Los Astros tuvieron un comienzo lento para sus estándares (léase: dominadores del universo), pero están más o menos donde todos pensábamos que iban a estar cuando empezó la temporada. Da miedo pensar que todavía tienen las piezas necesarias en las ligas menores para añadir a un buen pelotero antes de la fecha límite de intercambios de julio.

Milwaukee Brewers (37-24)

Atlanta Braves (36-25)

Este es un par muy divertido. Los Brewers están siendo premiados por hacer movimientos llamativos durante una temporada de descanso anquilosada. Podrían echar en falta a algún lanzador inicialista, pero su bullpen es fantástico y están hinchados de talento al bate. La gente piensa que los Cubs les van a alcanzar, pero no estoy tan seguro de ello. En cuanto a los Braves, los Nationals están mucho más cerca de lo que aparentan, pero deben estar muy felices con los resultados hasta ahora. Si eligen cambiar a alguno de sus prospectos para mejorar al primer equipo, la División Este de la Liga Nacional podría mantenerse muy interesante.

Nivel de pánico 1: cautelosamente optimista

Boston Red Sox (42-19)

¿Acaso este es el listado de un aficionado de los Red Sox extremadamente precavido? Puede ser. Pero hay algunos quebrantos en la armadura, a pesar de contar con el mayor número de victorias de las Grandes Ligas. Dustin Pedroia aguantó menos de una semana en su regreso de cirugía de rodilla antes de regresar a la lista de lesionados. El co-líder al premio al Jugador Más Valioso, Mookie Betts, no parece vislumbrar su regreso. Chris Sale no ha estado fino en sus últimas salidas, y Drew Pomeranz ha estado mal todo el año. Existen muchas cosas positivas, desde luego, pero hasta que el equipo no mejoren de salud (y hasta no asegurarnos al 100% que Hanley Ramírez no va a firmar con los Yankees), no puedo fingir que no hay algo de pánico. Si, entiendo bien que me odies por esto último.

Seattle Mariners (38-22)

Los Angeles Angels (34-28)

Este es el listado de una persona extremadamente precavida, pero que es consciente de cómo el universo trata a los Mariners. A pesar de la racha positiva en la que se encuentran últimamente, seguro extrañan a Robinson Canó. Y pese a su sólido comienzo, el Rey Félix aparentemente va a acabar como Maximiliano de Habsburgo. De todas formas, los Mariners se encuentran en buena salud (para los estándares de los Mariners), y con una o dos adquisiciones sólidas en julio pueden ser serios contendientes.

En cuanto a los Angels, desperdiciaron un gran comienzo, ya que los Astros y Mariners les han alcanzado. Pero tienen el suficiente talento para mantenerse en la pelea, incluso con un poquito mejor suerte en cuanto a lesiones se refiere. Pero, ¿qué tanto pánico puedes tener si Mike Trout y Shohei Ohtani están en tu equipo? Son maravillosos.

Washington Nationals (34-25)

Chicago Cubs (33-24)

St. Louis Cardinals (32-26)

Arizona Diamondbacks (32-28)

Philadelphia Phillies (32-26)

Estos cinco contendientes de la Ligas Nacional viven vidas distintas pero se encuentran en situaciones similares. Los Nationals se encuentran de regreso después de un comienzo muy lento, como muchos pensaron, y ya están a tiro de golpe del liderato de su división. Los Diamondbacks se asentaron después de un gran comienzo, como muchos pensaron, y están en peligro de perder el liderato de su división. Igual para los Phillies, menos lo de “liderato de su división”.

Los Cubs y Cardinals… han sido buenos con consistencia pero no excelentes, y St. Louis acaba de perder a Alex Reyes por otra temporada más. Todos estos equipos podrían jugar en octubre, pero por lo menos dos de ellos (quizás tres) no lo harán.

Nivel de pánico 1.5: salvados por las circunstancias

Cleveland Indians (31-28)

Minnesota Twins (26-31)

Si todavía no lo adivinas, este nuevo Nivel de pánico es para equipos que no están jugando bien pero se encuentran en la contienda gracias a las circunstancias, en gran parte, fuera de su control. Los Indians son el equipo más decepcionante de la Liga Americana, ya que su otrora dominante bullpen es hoy uno de los peores de la liga. Dicho esto, están en primer lugar de la peor división del béisbol. Los aficionados de los Indians no deben sentir mucho pánico ya que, de entrar a la postemporada, Corey Kluber, Trevor Bauer y Carlos Carrasco pueden hacer magia. De cualquier forma, no ha sido un buen comienzo.

Los Twins se encuentran en el mismo barco, pero el barco se hunde. Miguel Sanó está lesionado. Byron Buxton está lesionado y es malo. Los lanzadores son muy irregulares. Están cerca del liderato de su división porque sus rivales son malísimos, pero no son uno de los 15 mejores equipos del béisbol; este es un puesto en el listado muy generoso.

Colorado Rockies (31-29)

Los Angeles Dodgers (30-30)

San Francisco Giants (30-31)

Ah vaya, aquí está la mayoría de la división oeste de la Liga Nacional. Sabemos que esta división pintaba para ser pareja, pero esto ya raya en la locura. Los Rockies y los Dodgers van en direcciones opuestas, pero ambos equipos tienen muchísimas dudas. Es difícil imaginar que los Dodgers sobrevivirán a las pérdidas de Clayton Kershaw además de la de Corey Seager, encima de otras dolencias. Es difícil ver a los Rockies avanzar, considerando que John Grey se convirtió en una calabaza. Y es difícil ver a los Giants hacer cualquier cosa.

Pero alguien tiene que ganar esta división, y los Diamondbacks no son invencibles. Puede ser que el ganador sea quien ponga la mayor cantidad de fichas en la mesa al momento de jalar el gatillo para realizar cambios en julio.

Nivel de pánico 2: Muertos por dentro

Detroit Tigers (29-33)

San Diego Padres (28-35)

Si, los Tigers y Padres están muertos por dentro, ¡pero menos muertos que el resto de los demás equipos! De hecho, puedes argumentar que los Tigers en particular pueden encontrarse en el párrafo de “cautelosamente optimista”. Pero con Michael Fulmer lesionado y pocos destellos ofensivos (sin contar a Jeimer Candelario), su marca puede ser engañosa. Todavía falta mucho para que sean verdaderamente interesantes. En cuanto a los Padres, se siente que llevan más de una década con marca de 28-35 por estas fechas. Viven en el purgatorio del béisbol.

Kansas City Royals (21-40)

Chicago White Sox (19-39)

Cincinnati Reds (21-40)

Miami Marlins (21-39)

Nada debe ser añadido sobre este cuarteto. Ellos deben ser quienes elijan a las cinco primeras selecciones del draft de 2019.

Nivel de pánico 3: Ya viene el invierno

Pittsburgh Pirates (30-30)

Si eres aficionado a los Pirates seguro piensas que esta posición es injusta. Si no lo eres, entiendes lo que significa encontrarse en .500 en este punto de la temporada cuando los Brewers, Cubs y Cardinals comparten la división. Pittsburgh no está muerto todavía, pero no van a mejorar—especialmente después de que descompusieron a Felipe Vázquez.

Oakland Athletics (31-30)

Tampa Bay Rays (28-31)

Toronto Blue Jays (26-34)

Texas Rangers (26-37)

Aquí tenemos a los segundones. No mucha gente fuera de Oakland, Tampa o Texas pensaba que alguno de estos equipos competirían esta temporada. Pero sus plantillas no pintaban tan flacas para que sus aficionados temieran al 2018. Pero ya llegamos a ese punto. El récord de Oakland es tan mediocre como el talento de su plantilla. Descontando el despunte de Blake Snell, los Rays son mejor conocidos por su fallido experimento con los lanzadores. Los Rangers no tienen lanzadores y han enfrentado una gran cantidad de lesiones. Es tiempo de recargar, y tal vez de una reconstrucción masiva en Texas.

En cuanto a los Jays, pues deben estar muy decepcionados. Aarón Sánchez y Marcus Stroman han retrocedido de manera importante. Roberto Osuna probablemente no lance más este año. Josh Donaldson siempre está lastimado. Tienen algo de talento de élite en las ligas menores, pero van a empeorar.

Nivel de pánico 4: El perro calmado

New York Mets (27-31)

Baltimore Orioles (18-41)

Por un momento, imagina combinar a estos dos equipos: ¡ve nada más qué talento! Jacob deGrom, Noah Syndergaard, Steven Matz, Dylan Bundy, y Kevin Gausman en la rotación. Zach Britton, Jeurys Familia, A.J. Ramos, y Brad Brach en el bullpen. Manny Machado, Jonathan Schoop, Amed Rosario, y Jay Bruce en el cuadro. Adam Jones, Yoenis Céspedes, y Michael Conforto en los jardines. Sería un gran equipo plagado de estrellas; uno que debería ganar más de 90 partidos.

Pero acabaría ganando como 72 nada más porque ambas franquicias están embrujadas en estos momentos. Hacer chiste de los Mets pasó de moda, pero ha regresado como los pogs de Alf y es divertido nuevamente. Los Orioles se desmoronan a tal velocidad que resulta increíble que Scott Pruitt no sea su gerente general. Son momentos horribles para ambas fanaticadas y no sé quien la esté pasando peor. Los Orioles necesitan comenzar una reconstrucción total y esta será dolorosa. Pero los aficionados de los Mets deben ver a los Mets jugar y esto es igualmente doloroso.

Agárrense fuerte, chicos y chicas. Un futuro de “muertos por dentro” está a la vista.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe