keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Marco Gamez

Los Seattle Mariners adquieren J-Z Denard Span, al PD Alex Colomé, y recibieron $4.75 millones de Tampa Bay Rays a cambio de PD Andrew Moore y PD Tommy Romero. [5/25]

Mientras que la esperanza brota eternamente en la tierra húmeda del noroeste del Pacífico, sería difícil encontrar demasiadas personas que proyectaran un comienzo tan sólido para los Mariners. Por supuesto, no todo ha sido chocar los cinco y apretones de manos, pero a pesar del intento de Houston de evitar carreras a un ritmo sin precedentes históricos, los Mariners se ubican a solo un partido detrás de los actuales campeones y en posición de luchar por un cupo de Comodín a pesar de haber perdido a su jugador de posición más reconocido y confiable.

Entonces, ¿qué debe hacer un gerente general? Si usted es Jerry Dipoto, hace un intercambio, porque no importa la situación, su amor por las transacciones no conoce límites. Especialmente cuando su socio comercial en Tampa Bay tiene un cerrador en venta y un jardinero que lo acompañará. Y por aguardar su oportunidad y esperando el momento adecuado -es tan chocante escribir esto como lo es para quien lo lee- los Marineros podrían haber sido capaces de comprar a bajo precio un relevista de entradas finales que les hubiera costado mucho más de lo que podrían haber ofrecido el año pasado. (¡Más Denard Span!)

Alex Colomé es, sin duda, el premio de esta transacción. Después de un 2016 dominante, retrocedió un poco en 2017 y vio sus ponches disminuir, pero todavía está en plena posesión de un lanzamiento cortante perverso que parece generar más swings fallidos cuanto más lo lanza. Este año, como cerrador de los Rays, sus problemas para dejar en circulación a los corredores lo condujeron a un ERA cercano a 4.00, pero está ponchando bateadores como un lanzador mucho más efectivo. Todavía es relativamente joven y relativamente barato, Colomé tendrá menos de cada una de esas cosas en 2019, pero seguirá siendo un Mariner, y estimo que seguirá siendo bastante bueno. En lo que respecta a los preparadores, inmediatamente se convierte en uno de los mejores en este negocio porque trabaja antecediendo a Edwin Díaz.

Luego está el nuevo jardinero, que podría haber sido incluido como un bono adicional por un equipo que reduce costos como los Rays, o podría haber sido un valor añadido real para un equipo que puede usar otro bateador zurdo. El poder minimalista con el bate de Span ha disminuido aún más, y es probable que no se beneficie demasiado al mudarse de un estadio favorable para los lanzadores a otro. Pero si puede continuar alcanzando la base en cantidad similar a su ritmo en Tampa Bay, proporcionará aún más viabilidad en las bases de uno de los equipos con menos boletos recibidos de la liga. (¡Realmente! A pesar de su eficacia ofensiva general, solo el horrible triunvirato de la División Central de la Liga Americana de Detroit, Chicago y Kansas City ha recibido bases por bolas a un ritmo menor que el de Seattle).

Ben Gamel ciertamente no se ha cubierto de gloria ni se perfila como alguien muy superior al más bajo rendimiento del mejor Span. Pero, con una alineación así con tantos bateadores derechos y pesados, contar tanto con Span y Gamel como opciones, ya sea en el jardín izquierdo o para el final del juego, mejora el techo ofensivo, aunque sea levemente. Con casi $5 millones ingresando también, el desembolso financiero para agregar a estos dos no es irracional; hay que tener en cuenta el hecho de que la suspensión de Robinson Canó puede convertirse en una ganancia inesperada, y uno podría ser capaz de entrecerrar los ojos y ver otra transacción viniendo por la tubería a finales de este verano. En serio, ¿a quién vamos a engañar? Es Dipoto. ¡Siempre viene otro movimiento!

Pero teniendo en cuenta lo bueno que ha sido la ofensiva de los Mariners en lo que va de la temporada, es un poco sorprendente que tengan como objetivo la profundidad en los jardines y en el grupo de relevistas en lugar de tratar de reforzar una rotación que se sostiene con pinzas y cinta adhesiva. Se podría argumentar que los Mariners han estructurado uno de los mejores 5 grupos de relevistas hasta la fecha, con Díaz, el ascendente James Pazos, y lo que parece ser un Erik Goeddel que funciona. (Este último es un completo misterio para cualquiera que lo vio lanzar en Nueva York, cuando parecía acabado). Sin embargo, si algo sabemos, es que el talento y el rendimiento de un cuerpo de relevistas puede fluir como las aguas del Estrecho de Puget, y lo que da resultados un día puede ser inestable al día siguiente.

Desde hace un par de años, las personas han estado sosteniendo que los Mariners deben realizar este tipo de transacciones del tipo efectivo ahora, y ganar ahora, con el fin de mantener abierta una ventana de contención cada vez menor. Este es otro de la colección de movimientos como los de Mike Leake o Drew Smyly diseñados para mantener el bote a flote un poco más. A pesar de la suspensión de Canó y de que todo no funciona exactamente como estaba planeado, los Mariners siguen firmemente en disputa por el Oeste de la Liga Americana y por un puesto de Comodín, al menos por ahora. Su rotación mágicamente intacta probablemente no se mantendrá así para siempre, esto abrirá algunos otros agujeros mientras Dipoto espera para ver qué abridor puede encontrar a continuación. Si hay algo que sabemos con certeza, es que Dipoto tiene otra operación lista, y si hay una segunda cosa que sabemos con certeza, es que los Mariners necesitan más pitcheo abridor. Algunas cosas nunca cambian. -Bryan Grosnick

***

Tampa Bay Rays adquieren a PD Andrew Moore y PD Tommy Romero de Seattle Mariners a cambio de J-Z Denard Span, PD Alex Colomé, y $ 4.75 millones. [5/25]

Posiblemente hayas escuchado que a los Rays les faltan abridores, y a cambio de Denard Span y Alex Colomé, el equipo obtuvo un brazo joven con experiencia de Grandes Ligas. No fue una buena experiencia, técnicamente, ya que Andrew Moore fue castigado en nueve aperturas con una DRA de 6.51 en 2017. Luego de esa pequeña muestra, el lanzador derecho de cuatro lanzamientos exhibió mejores resultados en las ligas menores, y los Rays obviamente esperan trasladar a ese Moore hacia las ligas mayores muy pronto.

Moore roza las 90 mph (145 kmh) con la bola rápida y sus otros lanzamientos se describen mejor como funcionales que desconcertantes, dejándolo sin un lanzamiento verdadero para sacar outs y dependiente del contacto y su defensa para retirar a los contrarios. Ese fue el problema en Seattle, ya que Moore es un lanzador al cual le conectan muchos batazos elevados, con una ratio de roletazos entre el 20 y 30 por ciento en las altas ligas menores. Combine eso con una tasa de lanzamientos para bateados (en la mitad de la zona de strike) de 8.4 por ciento, en comparación con el promedio de la liga de 7.3 por ciento, y muchas pelotas navegan por encima de la valla. No hay duda de que Moore puede lanzar strikes, pero contra los bateadores de Grandes Ligas tendrá que lanzar mejores strikes para alcanzar su techo de Wade LeBlanc de 2018, tan opuesta a la versión 2017. -Patrick Dubuque

Hay que darle crédito a los Rays por encontrar un verdadero prospecto en los niveles inferiores del sistema de los Mariners.  Tommy Romero es de complexión robusta y físicamente maduro con la apariencia de un futuro devorador de entradas ubicado al final de la rotación. La entrega tiene cierto esfuerzo, pero es limpia y repetible, lo que permite un mayor potencial de control. La bola rápida se registra entre 91-92 mph (146 a 148 kmh), llegando a 93 (150 kmh), y es pesada con algo de recorrido para el lado del brazo. Romero coloca bien sus pitcheos en la parte baja de la zona, generando muchos roletazos, pero lanza su recta de cuatro costuras a lo alto de la zona de strike cuando el conteo le favorece.

El cambio de velocidad (82-84) (132-135 kmh) es el más desarrollado de sus pitcheos secundarios. Muestra un buen desvanecimiento y Romero lo hace bien al replicar la velocidad de su brazo. Usó algunas curvas mientras lo observaba. Quebraron de manera aceptable, pero fueron inconsistentes, sin mucho efecto. No es un perfil atractivo, pero en términos de prospectos de los Mariners, es lo mejor que los Rays podían desear. -Nathan Graham

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe